Es noticia
Menú
El plan de Moreno para cambiar la visión de Andalucía: del vagón de cola a 'paraíso fiscal'
  1. España
  2. Andalucía
Satisfacción en San Telmo

El plan de Moreno para cambiar la visión de Andalucía: del vagón de cola a 'paraíso fiscal'

El presidente andaluz rompe con la estrategia anterior de sentimiento de agravio y pasa al ataque. El PP no cree que sufra coste político por eliminar un impuesto que el PSOE considera "de cayetanos"

Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE/José Manuel Vidal)
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE/José Manuel Vidal)

En San Telmo, hacen un símil futbolístico con lo que ha ocurrido en los últimos tres días, después de que Juanma Moreno anunciase la supresión del impuesto al patrimonio en Andalucía. La decisión del presidente de la Junta ha llenado portadas, como cuando un equipo mediano gana al Madrid o al Barcelona un título de forma inesperada. No hablan del Sevilla, el Betis o el Málaga para no herir sensibilidades locales. Pero en el entorno del líder popular están indisimuladamente satisfechos por marcar un debate fiscal que ha desarbolado a propios y extraños. Y están convencidos de que es un avance crucial para cambiar la imagen de Andalucía.

Moreno, experto en protocolo, es muy hábil en marcar los tiempos. Pero también en elegir los lugares donde hace sus anuncios. Se fue hasta Madrid, al Hotel Palace, para desvelar que su sexta reforma fiscal incluía el final del impuesto al patrimonio, algo que solo ocurre en la comunidad presidida por Isabel Díaz Ayuso. Se trataba de un viejo anhelo de los populares y es cierto que estaba en su programa electoral, pero nadie daba por inminente este recorte. Moreno no lo citó en la campaña previa al 19-J y en su discurso de investidura sí habló de los otros dos tributos que ha recortado.

Foto: Juanma Moreno, en una conferencia en Madrid. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Soltó la bomba delante de la plana mayor del PP, con la bendición de su jefe, Alberto Núñez Feijóo. No estaba la anfitriona, Isabel Díaz Ayuso, que tenía una entrevista en la radio y saludó la idea de su compañero con un tuit. No ha habido malas palabras entre los dos barones populares más relevantes, sino todo lo contrario. Pero en la Puerta del Sol, como en San Telmo, saben que el gesto del andaluz es un intento de captar a esas rentas altas que salieron de Andalucía en busca del entorno fiscal más laxo que es marca de la casa del PP de Madrid desde hace casi 20 años.

En San Telmo, niegan recelos del resto de líderes populares por meter Andalucía en la carrera fiscal, y el mensaje es claro. "Andalucía va por delante del PP y eso lo saben en el partido", apuntan desde el Gobierno andaluz. Eso no es incompatible con el intento que ha puesto en marcha el presidente de la Junta de desviar el foco hacia Cataluña. En un foro organizado por Vocento este martes, dejó ver que su órdago con patrimonio no solo buscaba cazar a las rentas altas de Madrid, sino también a los catalanes que buscan un mejor entorno fiscal y consideran hostil la capital. Y a eso hay que sumar su insistencia en que muchos de los grandes contribuyentes que quiere atraer son extranjeros que pasan gran parte del año en Andalucía y no tributan en la comunidad porque no quieren pagar por sus grandes patrimonios.

En San Telmo, admiten que es complicado explicar cómo beneficia a la mayoría eliminar un impuesto que pagan solo unas 20.000 personas

La maniobra de Juanma Moreno tiene un claro objetivo de proyección fuera de Andalucía y va aparejada a un "cambio de mentalidad". El presidente andaluz se expresó de esta forma en la firma del decreto que oficializó la reforma fiscal. En San Telmo, han celebrado actos después de aprobar cada reducción fiscal y esta no ha sido una excepción. El presidente andaluz se rodeó de representantes empresariales y de los técnicos responsables de la reforma para presumir de "la Andalucía líder en España que quiero". "¿Cuántas veces ha mirado Andalucía de tú a tú a Madrid y Cataluña?", cuestionó el malagueño, que reconoció que le gusta que Andalucía sea "referencia y protagonista". Sobre todo, por liderar un debate alejado del agravio o de malas cifras económicas.

La decisión de Moreno de bonificar al 100% el impuesto al patrimonio no ha generado solo un eco entre sus compañeros de partido. El anuncio provocó una nueva disparidad pública en el seno del Gobierno de Pedro Sánchez, con José Luis Escrivá fuera del guion de la armonización fiscal que siempre ha abanderado María Jesús Montero. Cuando la ministra de Hacienda abrió la puerta a gravar las grandes fortunas, un debate eternizado en la coalición PSOE-UP desde su nacimiento, en San Telmo casi se escucharon aplausos.

También debe ser una satisfacción para el PP andaluz que Isabel Díaz Ayuso haya entrado en el debate sobre la autonomía fiscal después del anzuelo que Juanma Moreno lanzo en una entrevista en la COPE. El andaluz fue quien advirtió primero de que cualquier movimiento del Gobierno generaría una respuesta judicial "contundente". "La autonomía fiscal está en la ley y en el Estatuto", recordaron desde el Ejecutivo andaluz horas antes de que Isabel Díaz Ayuso siguiera su estela.

Descartan el coste político

La satisfacción en el Gobierno andaluz bebe del brillo que ha adquirido la propuesta fiscal de Juanma Moreno, pero también de un cierto convencimiento de que no supondrá un coste político relevante. Es cierto que parte de esa tranquilidad tiene que ver con la lejanía de las próximas elecciones andaluzas. "Tenemos cuatro años por delante, una mayoría absoluta y un escenario favorable", recuerdan en San Telmo. Pero hay que tener en cuenta que las urnas se volverán a abrir en siete meses para unas elecciones municipales en las que el PP se juega consolidar el éxito del 19-J.

La reacción de la oposición a la sexta reforma fiscal de Juanma Moreno ha sido la esperable. La izquierda ha acusado al PP de favorecer a "los ricos". Es lógico si se tiene en cuenta que el impuesto recién suprimido lo pagaron 20.661 personas en 2020, el último año con datos, con un patrimonio que ronda los tres millones de euros. Así se entiende la reacción del Gobierno central y la crítica de la portavoz del PSOE andaluz, Ángeles Férriz, que cree que la eliminación del tributo es una "paguita a los cayetanos".

Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE/Raúl Caro) Opinión

En el Gobierno niegan que se trate de un impuesto que pagan "los ricos", aunque admiten que es "complicado" explicar cómo bonificar un impuesto tan restringido puede beneficiar a la mayoría de la población. Aseguran que quienes tienen patrimonios de decenas de millones de euros eluden el pago del impuesto por medio de la creación de sociedades y otros artilugios fiscales. Y que no es tan raro acumular un patrimonio superior a los 700.000 euros, aunque la vivienda habitual está exenta hasta los primeros 300.000 euros.

Esa tesis no será un obstáculo para que la izquierda atice al Gobierno de Juanma Moreno con esta decisión ante la cercanía de las elecciones municipales. El éxito del PP dependerá de si es capaz de vender su marco mental, como ya hizo con sucesiones, y convencer al electorado de que eliminar patrimonio no solo no beneficia a los más pudientes, sino que es bueno para la mayoría de la población porque aumenta la recaudación en aplicación de las teorías de Laffer.

En San Telmo, hacen un símil futbolístico con lo que ha ocurrido en los últimos tres días, después de que Juanma Moreno anunciase la supresión del impuesto al patrimonio en Andalucía. La decisión del presidente de la Junta ha llenado portadas, como cuando un equipo mediano gana al Madrid o al Barcelona un título de forma inesperada. No hablan del Sevilla, el Betis o el Málaga para no herir sensibilidades locales. Pero en el entorno del líder popular están indisimuladamente satisfechos por marcar un debate fiscal que ha desarbolado a propios y extraños. Y están convencidos de que es un avance crucial para cambiar la imagen de Andalucía.

Juanma Moreno Partido Popular (PP)
El redactor recomienda