Es noticia
Menú
Las primarias andaluzas exhiben la debilidad de Ciudadanos: 823 votos para Juan Marín
  1. España
  2. Andalucía
SERÁ EL CANDIDATO

Las primarias andaluzas exhiben la debilidad de Ciudadanos: 823 votos para Juan Marín

El vicepresidente de la Junta se impone a sus críticos, aunque el debate sobre la posibilidad de listas conjuntas con el PP sigue abierto y enfrenta la dirección regional con Génova

Foto: El vicepresidente andaluz, Juan Marín. (EFE/Antonio Paz)
El vicepresidente andaluz, Juan Marín. (EFE/Antonio Paz)

Se acabó la tensión. El vicepresidente del Gobierno andaluz y líder de Cs en la región, Juan Marín, ganó las primarias del partido con el 58% de los votos y será por tercera vez candidato a la Junta en las próximas elecciones autonómicas. Se impuso por 823 votos frente a los 454 de su principal adversario, Fran Carrillo. La siguiente en la pugna, Elena Bago, quedó muy atrás, con 74. Son casi la mitad de los apoyos que consiguió Marín en las primarias de 2018 (1.245). En este proceso han participado 1.412 afiliados, lo que da buena muestra de la debilidad del partido y su falta de músculo.

La victoria de Marín cierra las primarias tan solo una semana después de que la dirección nacional de Inés Arrimadas convocara, con un calendario exprés, este proceso interno. Eso no ha ahorrado a Cs exhibir las tensiones de un partido que se juega su supervivencia y que, tras la debacle de las generales, la moción fallida de Murcia y la desaparición del mapa en las elecciones del pasado mayo en Madrid, muestra claros síntomas de descomposición.

Finalmente, Marín se ha impuesto a su principal crítico, el diputado andaluz por Córdoba Fran Carrillo, que fue expulsado de la carrera y luego readmitido al pagar una supuesta deuda de 4.000 euros correspondiente a la donación de parte de su sueldo público. Este movimiento tensó mucho el proceso interno, que acabó convertido en un lodazal con duras acusaciones entre los aspirantes.

Según los datos oficiales, estaban llamados a las urnas 2.589 afiliados, aunque el último dato ofrecido a los candidatos era de 2.264. En 2018 había 5.697, casi el doble, aunque solo cumplían los requisitos para votar 3.337 y ejercieron su derecho menos de la mitad. Obtuvo 1.245 votos Marín y 435, Elena Bago, que volvía a optar en este proceso.

Las encuestas señalan que Cs tiene complicado sobrevivir en las próximas andaluzas, con una horquilla entre los cero y tres diputados. Un resultado pírrico comparado con los 21 escaños que obtuvo en diciembre de 2018. Cs gobierna en la Junta en coalición con el PP y con el apoyo parlamentario de Vox. El partido de Arrimadas aspira a volver a ser determinante y reeditar el pacto de gobierno con los populares.

Las primarias de Cs han estado dominadas por el dilema de si la formación debe ir en solitario a las próximas autonómicas o en una coalición electoral con el PP. Este debate ha tensionado al partido, dividido entre quienes defienden la integración como única tabla de salvación y quienes creen que hay que resistir defendiendo la marca naranja. El PP andaluz guarda silencio sobre esta opción, que la dirección nacional de Pablo Casado ha descartado tajantemente. El consejero de Presidencia, Elías Bendodo, dejó este martes la puerta abierta a esa posible coalición, molestando a la dirección nacional de su partido.

Foto: El diputado de Ciudadanos en el parlamento andaluz, Fran Carrillo. (Javier Zapata)

Frente a la debilidad de Cs en Andalucía, que necesitaría un 5% de los votos para lograr representación en la Cámara autonómica, los sondeos señalan que el PP casi doblaría sus resultados de celebrarse ahora los comicios. El partido de Juan Manuel Moreno obtuvo en diciembre de 2018 los peores resultados de su historia, con 26 diputados, sin embargo, consiguió la gesta de auparse al Gobierno tras 37 años ininterrumpidos de poder socialista en la comunidad. En estos tres años, atendiendo a los sondeos, el PP ha logrado consolidar el liderazgo del presidente y tiene unas expectativas electorales que lo sitúan al borde de la mayoría absoluta. Eso sí, necesitaría a Cs o a Vox para sumar. Ese es ahora el gran objetivo, que los naranjas sigan siendo los socios del próximo Ejecutivo autonómico.

El abrazo del oso del PP

Cs ha luchado en los últimos tiempos contra su invisibilidad y las críticas internas contra Marín han sido duras. Sus detractores le han acusado de plegarse tanto al PP que no ha sabido vender la gestión de Ciudadanos ni capitalizar los logros de la vicepresidencia y las cuatro consejerías que regenta (Empleo, Economía, Educación e Igualdad). Lo cierto es que la sintonía entre los socios ha funcionado sin sobresaltos ni tensiones y el pacto ha sido casi un idilio entre las dos formaciones, aunque, claro, el pez grande se ha comido al chico.

Foto: Inés Arrimadas, junto a Marín. (EFE/Román Ríos)

En este tiempo, las tensiones han venido desde dentro del partido liberal. El episodio más duro fue la filtración de un audio de Marín, en una reunión con su grupo parlamentario, que dinamitó la negociación de los presupuestos andaluces para 2022. Han sido muchas las etapas que se han vivido en un partido que nada más llegar al Gobierno se fracturó en familias. El gran rival interno de Marín en Cs en estos años era el exsecretario de Organización de los naranjas Fran Hervías, que controlaba la mayor parte de los cargos de la formación en Andalucía. Su salto al PP, con asiento en el puente de mando de Génova, puso bocabajo al partido y obligó a los populares andaluces a mover ficha para preservar la alianza tejida en la comunidad. Se firmó un acuerdo, aún en vigor, que impedía el trasvase de cargos de Ciudadanos a las filas del PP. Cs sigue confiando en que no haya un movimiento de fugas masivas cuando se acerquen las elecciones y a eso también se aferra la dirección autonómica para justificar que sería una buena opción una integración en listas conjuntas.

Se acabó la tensión. El vicepresidente del Gobierno andaluz y líder de Cs en la región, Juan Marín, ganó las primarias del partido con el 58% de los votos y será por tercera vez candidato a la Junta en las próximas elecciones autonómicas. Se impuso por 823 votos frente a los 454 de su principal adversario, Fran Carrillo. La siguiente en la pugna, Elena Bago, quedó muy atrás, con 74. Son casi la mitad de los apoyos que consiguió Marín en las primarias de 2018 (1.245). En este proceso han participado 1.412 afiliados, lo que da buena muestra de la debilidad del partido y su falta de músculo.

Partido Popular (PP) Pablo Casado Inés Arrimadas Juan Marín Juanma Moreno Ciudadanos
El redactor recomienda