Arrimadas ofrece una coalición en Andalucía que llega tarde: el PP prefiere la absorción
  1. España
  2. Andalucía
El giro de Ciudadanos

Arrimadas ofrece una coalición en Andalucía que llega tarde: el PP prefiere la absorción

Para los populares la opción de una coalición entre iguales está desfasada. No la ven. La operación para el PP, el pez grande que se come al chico, es una fusión pero por absorción

Foto: Inés Arrimadas, junto a Marín. (EFE/Román Ríos)
Inés Arrimadas, junto a Marín. (EFE/Román Ríos)

La operación de reunificación del centro derecha está cogiendo velocidad de crucero en Andalucía, donde los tambores de las elecciones autonómicas cada vez suenan más cerca. La presidenta de Cs, Inés Arrimadas, por primera vez abrió esa puerta este sábado en un acto en Sevilla junto al vicepresidente andaluz, Juan Marín. Una puerta que ella misma, en ocasiones anteriores, había cerrado de un sonoro portazo. “Creo que llegados a este punto hay que valorar cualquier cosa para poder reeditar el Gobierno respetando que somos partidos distintos”, dijo la dirigente naranja durante un acto informativo organizado por 'Europa Press'. La fórmula de una coalición electoral en Andalucía es bendecida ahora por Arrimadas pero para el PP llega tarde.

Para el PP esa oferta de una coalición entre iguales está desfasada. No la ven. La operación para el PP, el pez grande que se come al chico, es una fusión pero por absorción. Es decir, se abren a incluir en sus listas electorales a cargos de Cs que formen parte de su Gobierno, sí, pero diluido Cs, no con un tándem de siglas en planos iguales. Ya durante el congreso del PP andaluz en Granada, del 19 al 21 de noviembre, este debate se vivió con intensidad. Sobre todo antes de que la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y Génova torcieran el guion trasladando su pugna interna a la arena de Juan Manuel Moreno.

Foto: La presidenta de Ciudadanos (Cs), Inés Arrimada,  junto al coordinador autonómico de Cs en Andalucía, Juan Marín. (EFE/Román Ríos)

Hubo dos guiños importantes. Uno, que el PP andaluz sentó en un sofá chester al líder de Cs en Andalucía y vicepresidente del Gobierno andaluz, Juan Marín, haciéndolo protagonista de la apertura del congreso. Fue raro ver al líder de una formación que forma parte del Gobierno pero que en unos meses debía pelear pidiendo el voto en el mismo espacio para su partido, participar con esa emoción en el cónclave de un partido amigo pero rival. Ese mismo día, en una entrevista publicada en el periódico ‘Ideal’, el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, preguntado sobre si la candidatura conjunta con la que se especuló en su día seguía teniendo sentido ahora dijo: “Nosotros tenemos un proyecto político con mucha personalidad y trayectoria histórica, pero estoy dispuesto a sumar, Este esfuerzo por Andalucía supera a cualquier partido político”. ¿Podría estar Juan Marín en una candidatura conjunta? “Eso es ciencia ficción, todo puede pasar”.

El fichaje de Hervías

Estas dos cosas dispararon las especulaciones. Génova ya inició, con el fichaje de Fran Hervías para asesorar desde el puente de mando, una operación de absorción pero por OPA hostil, por derribo. Una operación que desestabilizó mucho a Cs en Andalucía y lo sigue haciendo, a juzgar por las acusaciones tras la filtración de unos audios en los que Marín tiraba por tierra un acuerdo para los Presupuestos. El vicepresidente andaluz no dudó en acusar a Hervías y Génova de estar detrás. En el PP andaluz aseguraron en esos momentos que una coalición electoral no era la idea pero sí que se mostraban dispuestos, por ejemplo, a integrar a Marín y otros cargos en las listas del PP. De hecho, se dispararon los rumores sobre que había otros audios del líder de Cs especulando con que Moreno le había ofrecido ser número uno en la lista del PP por Cádiz. Esos audios, que algunos dicen haber oído, no han salido a la luz y en el equipo de Marín cuando se pregunta al respecto le quitan importancia o lo resumen a una posible broma o chascarrillo. Ya nadie se fía, claro.

Hace justo un año, Arrimadas desautorizó a Marín sobre la posibilidad de una lista electoral con el PP. Ocurrió el 4 de diciembre de 2020. La interlocuión entonces entre los dos líderes de Cs era muy mala. Ahora han cerrado filas ante la tragedia electoral que se avecina. “Acudir juntos a las urnas no es una opción que nosotros contemplemos porque somos dos partidos diferentes, dos proyectos diferentes”, zanjó Arrimadas.

Arrimadas rechazó la oferta de ser portavoz parlamentaria de ese grupo fusionado

Un día antes Marín había dicho algo muy distinto en un desayuno en Málaga con Albert Rivera al que acudió Elías Bendodo, el hombre más fuerte del PP en el Gobierno tras Moreno y un peso pesado en el partido. “Cuando lleguemos a las elecciones seremos dos partidos políticos que hemos compartido cuatro años y que nos presentaremos a las elecciones cada uno como considere, sin descartar ninguna opción, eso debe ser algo que pongamos sobre la mesa y que lo hagamos con naturalidad”, había dicho el vicepresidente andaluz. Sus críticos lo denostaron con dureza acusándolo de querer vender Cs a precio de saldo al PP.

Hace unos meses, Pablo Casado, presidente del PP, desveló que había ofrecido a la líder de Cs, Inés Arrimadas, un acuerdo para llegar a “una convergencia entre los dos partidos” y que la formación naranja se integrara en las filas populares, incluso con puestos en la dirección. Arrimadas rechazó la oferta de ser portavoz parlamentaria de ese grupo fusionado. Las conversaciones se remontan al momento posterior a que PP y Cs concurrieran en una lista electoral conjunta en las elecciones vascas, en abril de 2020. Una fórmula electoral conjunta que rechazó Alberto Núñez Feijóo en Galicia.

Foto: Fotografía de archivo de Inés Arrimadas y Juan Marín. (EFE)

El PP siempre ha dicho que cedió la candidatura en las elecciones del País Vasco en un acto de generosidad para construir un proyecto de ‘España Suma’ al que finalmente Cs dio un portazo. Después de esto Génova cambió de estrategia y el PP fichó al exsecretario de organización de Cs, Fran Hervías, comenzando lo que la formación naranja vivió como una OPA hostil. Ahora, Andalucía abre de nuevo otro escenario distinto pero el PP está fuerte en los sondeos y Cs desaparecido.

Juan Marín Alberto Núñez Feijóo
El redactor recomienda