Andalucía resiste: PP y Cs ignoran los avisos de Vox y se aíslan para durar hasta 2022
  1. España
  2. Andalucía
NO HABRÁ ELECCIONES

Andalucía resiste: PP y Cs ignoran los avisos de Vox y se aíslan para durar hasta 2022

El presidente andaluz dejó escrito un mensaje en sus redes sociales advirtiendo de que ahora lo que toca es estar centrados en la pandemia y la crisis económica

placeholder Foto: El presidente andaluz, Juanma Moreno, del PP, y el vicepresidente, Juan Marín (izq), de Ciudadanos, han comparecido juntos esta tarde en el patio del Parlamento de Andalucía. (EFE)
El presidente andaluz, Juanma Moreno, del PP, y el vicepresidente, Juan Marín (izq), de Ciudadanos, han comparecido juntos esta tarde en el patio del Parlamento de Andalucía. (EFE)

Todo el mundo mira ahora a Andalucía y aquí el presidente, Juan Manuel Moreno, y el vicepresidente, Juan Marín, reivindican la estabilidad de la alianza de PP y Cs en la Junta y niegan, rotundamente, cualquier posibilidad de adelanto electoral. Seguirán pese a que Vox dé por roto cualquier acuerdo. Así lo transmitieron en una comparecencia conjunta en el Parlamento andaluz. Moreno, que señaló que había hablado con Pablo Casado a lo largo de la jornada, no quiso valorar la decisión de su compañera Isabel Díaz Ayuso, pero puso el acento en que es el momento de afrontar la pandemia y la crisis económica y no de convocar unas elecciones.

El Gobierno andaluz, en boca de Moreno, habló de "tranquilidad", "serenidad", "confianza" y su presidente defendió que "goza de muy buena salud". En la misma línea se pronunció el vicepresidente Marín (Cs) , que garantizó "la unidad total" de su grupo parlamentario, avanzó que también había hablado con Inés Arrimadas de "la estabilidad" en Andalucía y garantizó que, pese a que Vox no dé su apoyo a la coalición, continuarán "en minoría", buscando alianzas parlamentarias ante cada ley o decreto. "Cada uno que haga lo que quiera, nosotros vamos a gobernar", subrayó. Tanto PP como Cs pusieron el acento en que hay un acuerdo firmado para "un gobierno del cambio" en Andalucía y que van a agotar los cuatro años de legislatura.

En la Junta de Andalucía, advierten, hay pacto hasta 2022, cuando toquen las elecciones y presupuestos para 2021, lo que hace la alianza viable pese a la falta de mayoría parlamentaria. En ese sentido, al menos, se pronuncian con firmeza los dos partidos en el Gobierno. “Andalucía es una isla de estabilidad”, afirman desde el PP andaluz.

Los movimientos en Murcia, tras una moción de censura de Cs con el PSOE que desaloja al PP del Gobierno autonómico, y en Madrid, donde Isabel Díaz Ayuso ha aprovechado el movimiento murciano para adelantar sus elecciones y romper con el partido naranja, ha sacudido todo el tablero político en España. Sin embargo, en Andalucía insisten en que serán la excepción y continuarán gobernando. Eso sí, Vox aprieta y pide elecciones.

Foto: Ignacio Aguado e Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

El presidente andaluz, Juan Manuel Moreno (PP), dejó escrito un mensaje en sus redes sociales advirtiendo de que ahora lo que toca es estar centrados en la pandemia y la crisis económica. “En estos tiempos de grave crisis sanitaria, social y económica necesitamos gobiernos estables. Lo más razonable es que todos estemos centrados en lo urgente: superar la pandemia, apoyar a los sectores afectados y avanzar en la recuperación. Es lo que esperan los ciudadanos”, señaló Moreno.

En la misma línea se pronunció Juan Marín, Cs, que defendió la “estabilidad absoluta” del Gobierno andaluz y negó cualquier posibilidad de ruptura. Mantienen los compromisos, subrayó, firmados hace dos años. “La situación de Murcia no es en absoluto extrapolable a la situación de Andalucía. Los andaluces necesitan que no les creemos más problemas”, sostuvo el portavoz parlamentario de Cs, Sergio Romero.

Diferencias con Madrid

Nada tiene que ver la situación política de Juan Manuel Moreno y la de Isabel Díaz Ayuso. Son dos barones del PP muy diferentes y viven en contextos políticos igualmente muy distintos. El hecho de que el PSOE haya gobernado en Andalucía durante 37 años sin alternancia política sigue siendo un pegamento muy fuerte en la alianza PP y Cs para “un Gobierno del cambio” en Andalucía. El PP accedió a la Junta de Andalucía por primera vez en la historia con el resultado electoral más débil de todos los procesos autonómicos, solo 26 de 109 diputados. Encontró en Cs, como socio de Gobierno, y en Vox, como aliado parlamentario, una oportunidad histórica para llegar al poder pese a que fue el PSOE de Susana Díaz el que ganó las elecciones (33 diputados).

Las encuestas dicen que en Andalucía la suma de las derechas seguiría sumando más y podrían seguir gobernando. Pero no como hasta ahora. Esos sondeos indican, desde hace ya más de un año, que Vox sigue en ascenso y se convertiría en el socio necesario del PP, mientras que Cs no frena su deriva en las urnas y caería en picado. Eso dibuja un escenario que en nada interesa al PP de Moreno.

Foto: Macarena Olona, durante el acto del 28 de febrero. (EFE)

El PP andaluz tendría que formar Gobierno con Vox, que ya ha dicho que entraría en el ejecutivo, algo que incomoda al presidente andaluz, de perfil de centro moderado, y además las encuestas dicen que los de Santiago Abascal están, tras las elecciones catalanas, en la cresta de la ola. El PP andaluz ya ha puesto sobre la mesa la conveniencia de una fusión electoral con Cs de la que Arrimadas no quiere ni oír hablar. Por si acaso, el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, número dos de Moreno, deja puertas abiertas y lanza mensajes como este: "Me preocupa más que en un Gobierno esté Podemos a que esté Vox".

La fractura de Cs

Cs ha sido hasta ahora un socio cómodo para el PP. El vicepresidente Juan Marín no ha tenido ningún problema serio con el otro partido de gobierno. Tanto, que hay una fractura interna en Cs y una parte del partido en Andalucía planta cara a Marín y asegura que se han pasado de dóciles frente al PP, lo que les ha llevado a perder su perfil propio. Solo por ahí podría venir el riesgo de ruptura. Si Cs se rompe y una parte del partido, capitaneado por la consejera de Igualdad, Rocío Ruiz, no acata las órdenes de Marín, será el fin de la mayoría que da estabilidad al Gobierno. Eso, de momento, incluso por parte de los críticos, “ahora mismo está descartado”.

Foto: El vicepresidente de la Junta y consejero de Justicia, Juan Marín. (EFE)

Desde el Gobierno andaluz insisten en transmitir que “Andalucía tiene un Gobierno sólido y estable”, “el primero de centro reformista después de 40 años”, agregan. Además hay unos presupuestos aprobados para 2021, que podrían prorrogarse, por lo que la ruptura con Vox no paralizaría la acción de gobierno. “La viabilidad de la legislatura está garantizada”, insisten fuentes de la Presidencia andaluza. “Oasis de estabilidad” y “apuesta por agotar la legislatura”, subrayan.

Vox aprieta y el PSOE sonríe

Vox, eso sí, piensa seguir sacudiendo el árbol andaluz mientras espera para recoger sus frutos cuando toquen las elecciones. Ya hace dos semanas lanzó un órdago y avisó de la ruptura con el Gobierno andaluz si no se aprobaba de forma inmediata el pin parental. Este miércoles, el portavoz de Vox en Andalucía, Alejandro Hernández, leyó el comunicado de su dirección nacional para pedir un adelanto electoral también en Andalucía. “Aquí tuvimos unas declaraciones de la consejera (de Igualdad), Rocío Ruiz, en las que daba a entender que prefiere a los que la insultan que a los que simplemente nos limitamos a criticar”, señaló para sembrar dudas sobre la fiabilidad de Cs como socios. “Somos nosotros los que estamos apostando más por la estabilidad del Gobierno que alguno de los partidos que componen el Gobierno, que los socios, abriendo la posibilidad de pactar con la izquierda”, agregó. “Están buscando socios para su suicidio”, dejó dicho en su comparencia. Vox considera lo ocurrido en Murcia como “un corrimiento de tierras que no sabemos hasta dónde puede llegar” y por eso insisten en pedir elecciones autonómicas ya.

La líder del PSOE andaluz, Susana Díaz, también compareció ante los medios para defender que la moción de censura en Murcia confirma que “(Inés) Arrimadas se ha dado cuenta de que el PP los está llevando a la ruina y que el trágala permanente con lo que dice la ultraderecha los está llevando a una situación insostenible”. “Es más que evidente que Arrimadas se ha dado cuenta de que el PP los está llevando a la ruina”, insistió, aunque no hubo oferta concreta a Cs. Díaz lleva ya meses abriendo cauces de diálogo con el partido naranja, sentándose a hablar con el sector crítico de Cs y contrario a Juan Marín. “Es evidente que a quien no le salen las cuentas es a Moreno Bonilla y hoy se lo ha recordado la ultraderecha. Nosotros no estamos en cábalas electorales, porque con un millón de parados, miles de negocios sufriendo, nos parece que eso no es lo que deben hacer los servidores públicos”, insistió Díaz, que dice estar en la pandemia, pero lleva meses acariciando una ruptura del Gobierno autonómico. De momento, no será así.

Partido Popular (PP) Susana Díaz Juan Marín Moción de censura Juanma Moreno Parlamento de Andalucía
El redactor recomienda