Cs presenta una moción de censura con el PSOE en Murcia para sacar al PP del poder
  1. España
PARA COMUNIDAD Y AYUNTAMIENTO

Cs presenta una moción de censura con el PSOE en Murcia para sacar al PP del poder

Ciudadanos rompe con el PP en Murcia y gobernará tanto la comunidad como el ayuntamiento con el PSOE. Los naranjas presidirán por primera vez un Gobierno autonómico

placeholder Foto: Fernando López Miras y la consejera de Economía y líder de Ciudadanos en Murcia. (EFE)
Fernando López Miras y la consejera de Economía y líder de Ciudadanos en Murcia. (EFE)

Ciudadanos ha registrado una moción de censura con el PSOE en Murcia y romperá el Gobierno con el PP, tanto en la región como en el ayuntamiento. El acuerdo, según ha podido saber este diario, implicará que la formación de Inés Arrimadas presida el Gobierno autonómico mientras que los socialistas estarán al frente del Ayuntamiento de la capital murciana.

Ambas presidencias recaen ahora mismo en el PP, que gobierna en coalición con Ciudadanos. Los dos principales motivos sobre los que los naranjas sostienen la decisión, que revolucionará el panorama político, se fundamentan en la vacunación en Murcia (400 cargos de la consejería, incluido el consejero que dimitió, se vacunaron contra el coronavirus saltándose la cola) y en las exigencias de Vox en esa región, como la implantación del pin parental, para seguir apoyando al Gobierno. También se cita en el texto de la moción presentado en la Asamblea, al que tuvo acceso El Confidencial, la falta de trasparencia y el incumplimiento de acuerdos de gobernabilidad. "El Partido Popular no ha superado la prueba de vivir en coalición", dice el texto conjunto (pinche aquí para leerlo) firmado por los diputados de Ciudadanos y del PSOE murciano.

"La Región de Murcia necesita de un Gobierno regenerador, defensor de la ética pública, de la trasparencia, que sea capaz de generar una esperanza en la ciudadanía, en nuestro futuro como región, y que supere tiempos anteriores en los que el descrédito, la corrupción y la vergüenza han sido el triste legado que el Partido Popular ha dejado", señala el documento. "Es el momento de comenzar una nueva época en la Región de Murcia impulsada por PSOE y Ciudadanos".

La candidata a la presidencia de la región será la líder de Ciudadanos, Ana Martínez Vidal, y no la vicepresidenta actual, Isabel Franco, a la que la formación naranja ha ido orillando en los últimos meses. La gran apuesta de Arrimadas en Murcia siempre ha sido Vidal, consejera de Economía, y persona de confianza de la dirección nacional.

placeholder Ana Martínez Vidal, junto a Mario Gómez, portavoz del grupo municipal del Ayuntamiento de Murcia. (EFE)
Ana Martínez Vidal, junto a Mario Gómez, portavoz del grupo municipal del Ayuntamiento de Murcia. (EFE)

En una comparecencia ante los medios, Martínez Vidal, justificó la ruptura con el PP en la "situación límite" que se había generado en la coalición. También reprochó que los conservadores se hubieran querellado contra el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Murcia, el naranja Mario Gómez, por revelación de secretos. "Están escondiendo contratos irregulares y bloqueando nuestro trabajo de regeneración", dijo el concejal en la misma comparecencia.

"Hoy el PSOE y Ciudadanos comienzan el camino para recuperar el gobierno para los ciudadanos. El aire limpio va a llegar a todos los rincones de la Región", señalaba el secretario general del PSOE murciano, Diego Conesa, quien todavía no ha confirmado si formará parte del nuevo Gobierno.

Los naranjas llevaban semanas tratando de convencer a López Miras para que hiciese una crisis en el Gobierno regional con el fin de cambiar a Franco por Martínez Vidal en la vicepresidencia, resituar a sus consejeros y renegociar la composición de las competencias. Sin embargo, los populares exigían a cambio cumplir el acuerdo de gobernabilidad para modificar la ley de presidentes y consejeros, que limita a "dos mandatos" el plazo de permanencia en el poder. Esto 'de facto' imposibilita a López Miras optar a la reelección en 2023, con lo que la condición del cambio legal era imperiosa para los conservadores.

Ciudadanos presentó una propuesta para fijar el tope de vida de la presidencia en "ocho años consecutivos" a partir de enero de 2023. El PSOE y Vox advirtieron de que jurídicamente había muchas dudas de que esto tuviera efectos retroactivos, lo que ponía a López Miras una alfombra hasta 2031. Martínez Vidal advirtió que retiraría la propuesta si no significaba poner "el contador a cero", lo que ha tensado mucho la relación con el PP en el Gobierno regional hasta el punto de que la cuerda se ha roto. Los socialistas murcianos que dirige Diego Conesa han aprovechado la oportunidad poniendo en bandeja la presidencia a la lideresa naranja.

Foto: Ignacio Aguado e Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

La decisión de romper con el PP llevaba días en el debate interno naranja, pero solo el núcleo duro lo sabía. De hecho, el partido naranja seguía sin confirmar la noticia cuando fuentes socialistas en Murcia daban por hecho que la moción se haría oficial. Según explican fuentes de Ciudadanos a este diario, el objetivo pasaba por cerrar todos los detalles antes de hacerlo público. La duda ahora es si los efectos de la moción de censura se extenderán a otros territorios, teniendo en cuenta que Ciudadanos gobierna en coalición con el PP en Madrid, Castilla y León y Andalucía, además de ayuntamientos muy importantes como el de la capital de España. La presidenta madrileña, la popular Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado el adelanto de las elecciones. Fuentes del PSOE aseguran que el acuerdo se circunscribe únicamente a Murcia. En la Asamblea regional, Ciudadanos y socialistas alcanzan la mayoría absoluta (23) sin necesidad de otros apoyos. No así en el consistorio de la capital, donde necesitan del concurso de Podemos en la operación que en Génova asumen como una gran traición por parte de Inés Arrimadas.

"Es un acuerdo de Ciudadanos con PSOE y con Unidas Podemos. Es decir, Arrimadas pacta con Iglesias. Permite que los radicales puedan gobernar en Murcia. Es una gran irresponsabilidad y trae una enorme inestabilidad en plena pandemia sin ningún motivo", aseguran fuentes cercanas a Pablo Casado.

En cuanto al Ayuntamiento de Murcia, los problemas no han dejado de crecer en los últimos días. El malestar entre el alcalde popular, José Ballesta, y el vicealcalde, Mario Gómez, siempre ha estado ahí. Ya en las negociaciones de 2019 para formar Gobierno afloraron, pero en los últimos días la relación se recrudeció hasta el punto de que el propio vicealcalde denunció al primer edil ante la UDEF por supuestos delitos de corrupción. Arrimadas, el pasado lunes tras la ejecutiva de su partido, se limitó a decir que Ciudadanos "siempre será implacable" ante cualquier sospecha de corrupción. En el ayuntamiento, eso sí, la mayoría no es suficiente y necesitan dos concejales de Podemos para que el socialista resulte elegido. Gómez admitió que los morados estaban dispuestos a apoyar el cambio en el Gobierno local "sin pedir nada a cambio".

La crisis de las vacunas

El escándalo de la vacunación irregular fue el inicio de la crisis que ha terminado en moción de censura. Ciudadanos ya amagó con una posible ruptura cuando se conoció el escándalo de que 400 personas de la consejería de Sanidad se saltaron la cola (incluido el consejero). De hecho, la dimisión del consejero la forzaron los naranjas dejando claro que era "inadmisible" esa conducta y que debía asumir responsabilidades. También impulsaron una comisión para que investigara a fondo la irregularidad de todo el proceso.

Foto: Imagen: Learte

A esto se suman las exigencias de Vox, como el pin parental, a las que Ciudadanos no estaban dispuestos a ceder. De hecho, fuentes de la cúpula naranja ya advirtieron hace días que "no pasarían ni una" al partido de Abascal y que Murcia afrontaría problemas si el presidente popular, Fernando López Miras, cedía ante todas las peticiones.

Moción de censura Partido Popular (PP) Inés Arrimadas Ciudadanos Murcia