Resaca electoral del 26-M

Susana Díaz y Pedro Sánchez buscan salidas para evitar otra batalla en el PSOE

El líder del PSOE recibe a la andaluza en Moncloa en la antesala de una nueva batalla que Ferraz piensa librar para hacerse con el poder de las diputaciones andaluzas

Foto: Pedro Sánchez y Susana Díaz, durante un mitin almuerzo el pasado 25 de mayo en Pinos Puente, Granada. (EFE)
Pedro Sánchez y Susana Díaz, durante un mitin almuerzo el pasado 25 de mayo en Pinos Puente, Granada. (EFE)

Pedro Sánchez y Susana Díaz se reunieron este lunes, en plena resaca electoral, en la Moncloa para buscar salidas que eviten abrir otra gran batalla en el PSOE.

La secretaria general del PSOE andaluz fue vista esta mañana en el AVE destino a la capital madrileña y acompañada de su secretario de Organización, Juan Cornejo. Casualmente coincidió en el mismo vagón con el presidente del PP y jefe de la Junta, Juanma Moreno, que se dirigía a la reunión convocada en Génova.

Nadie del equipo de Díaz quiso confirmar a este periódico el motivo del viaje a Madrid, pero Ferraz, en concreto fuentes de la ejecutiva federal, terminó admitiendo que había prevista una reunión entre la andaluza y Sánchez que se celebraría en la Moncloa antes de que el presidente del Gobierno partiera a París a reunirse con Emmanuel Macron.

Ambos dirigentes tenían prevista una conversación a fondo desde el pasado diciembre, cuando Díaz perdió la Junta de Andalucía y desde Ferraz salieron a pedir “renovación”. Las diferentes citas electorales, generales, municipales y europeas fueron posponiendo el debate para no interferir, alegaban, en los procesos electorales en marcha.

La pasada semana, coincidiendo con la única visita de Sánchez a Andalucía en esta última campaña, trascendió que Ferraz ya había comunicado su intención de intervenir en la designación de los presidentes de las diputaciones andaluzas. Era la forma de intervenir en el poder de Susana Díaz en su comunidad sin ir a una gestora ni al choque de trenes. Esbozaron la teoría del mecano, que pide ir desmontando pieza a pieza el poder susanista para ir dando a los sanchistas el control del partido en Andalucía.

El alcalde de Dos Hermanas (Sevilla), Quico Toscano, se reunió hace más de 10 días con el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, y le comunicó que debía dar un paso al lado. Ferraz no iba a permitir que repitieran ni él ni la secretaria general del PSOE de Cádiz, Irene García, al frente de las diputaciones. Villalobos es presidente del PSOE y ‘padre político’ de Díaz. El aviso iba en línea con la batalla librada con las listas electorales, que en el último momento Ferraz cambió para meter sus nombres en los puestos de salida. Los aparatos de Sevilla y Cádiz fueron los que llegaron más lejos en la pugna con la dirección federal y ahora iban a recibir su respuesta.

Susana Díaz y Pedro Sánchez, el pasado 22 de mayo en Córdoba. (EFE)
Susana Díaz y Pedro Sánchez, el pasado 22 de mayo en Córdoba. (EFE)

Toscano, que ha revalidado y ampliado su mayoría absoluta en Dos Hermanas, donde gobierna desde 1983, volvió a pedir este lunes “generosidad” a Rodríguez Villalobos. Cada vez hay más voces en el PSOE que alertan del riesgo de reabrir la batalla interna e ir de nuevo al choque de trenes entre Ferraz y Andalucía.

Susana Díaz ignoró las ofertas desde Madrid para que diera un paso al lado y se incorporara en las listas de las europeas o al Senado. Consideró que no podía irse cuando había dos nuevas citas electorales inminentes, explicaron desde su entorno. Ahora hay socialistas que recuerdan la operación que puso en marcha en 2009 José Luis Rodríguez Zapatero para dar una salida a Manuel Chaves en su Gobierno despejando la sucesión en Andalucía después de un liderazgo de 19 años. Pero no se sabe si Sánchez estaría dispuesto a incorporar a Díaz a su Consejo de Ministros ni tampoco si Díaz renunciaría a la secretaria general del PSOE andaluz y se desvestiría de todo poder orgánico para marcharse a Madrid. “Este es solo un primer encuentro”, avisan desde Ferraz.

Acuerdo para "relanzar" el proyecto socialista y la voluntad de que no se repita la guerra por las listas

Por Juanma Romero | Madrid 

En Ferraz, fue José Luis Ábalos, el secretario de Organización, el que dio cuenta de la versión del encuentro de Pedro Sánchez y Susana Díaz. Una entrevista que se enmarca dentro de la "normalidad" con la que deben analizar los resultados electorales el líder del PSOE y la jefa de una federación "tan importante como Andalucía". La reunión fue "muy positiva", y ambos concluyeron la necesidad de "aunar esfuerzos para relanzar el proyecto socialista en Andalucía", especialmente de cara a la construcción de acuerdos para la configuración del mayor número posible de gobiernos municipales y a la revisión de la "estrategia" que ha de diseñarse en la comunidad. 

El punto más importante que Díaz y Sánchez han de abordar, con carácter inmediato, son las diputaciones provinciales. Se trata, dijo Ábalos, de hacer "efectivo" un "ejercicio compartido" para seleccionar a los "mejores representantes", los más vinculados a los municipios más pequeños, los que tengan más capacidad de liderazgo... Pero "no hay un calendario de renovación" interna en Andalucía, ni la previsión de un congreso extraordinario para relevar a la baronesa, precisó el número tres. 

"A nadie se le escapan los desencuentros que hemos tenido con las ultima candidaturas, pero esperamos que el ambiente de colaboración vaya a más", explicó Ábalos. Hacía referencia al ambiente bélico con que se configuraron las listas de las generales. Se buscará que "no ocurra" más un episodio similar, a fin de que "los militantes se sientan claramente integrados", que desempeñen un trabajo conjunto para la federación sea más "eficaz" en su trabajo. 

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios