andalucía estrena ciclo

El PP logra el Gobierno de Andalucía rebajando a Vox y en difícil equilibrio con Cs

Juanma Moreno será el nuevo presidente andaluz, con Ciudadanos como socio y Vox como aliado en un trío político difícil de sostener por la enorme tensión entre las fuerzas de Rivera y Abascal

Foto: PP y Vox cierran un acuerdo para la investidura de Juanma Moreno en Andalucía. (EFE)
PP y Vox cierran un acuerdo para la investidura de Juanma Moreno en Andalucía. (EFE)

La semana próxima, Juan Manuel Moreno será investido presidente de Andalucía por mayoría absoluta y en primera vuelta. Se convertirá en uno de los barones con más poder institucional dentro del PP después de que Génova se fajara para convencer a Vox de renuncias que, solo 24 horas antes, eran innegociables para este partido.

El PP logra el Gobierno de Andalucía rebajando a Vox y en difícil equilibrio con Cs

Moreno será el primer presidente del PP en Andalucía después de 36 años de gobiernos socialistas. Juan Marín (Cs) será el vicepresidente en un Gobierno con 11 consejerías, que aún no se han hecho públicas. España estrena en Andalucía un Gobierno de coalición de PP y Cs, con el apoyo externo de una nueva fuerza en la derecha extrema, Vox, que ha irrumpido por el sur.

Los grandes símbolos políticos de Vox, como la derogación de las leyes contra la Violencia de Género, Igualdad o LGTBi, asuntos como la devolución de competencias y un “proceso nacional” para acabar con el Estado de las autonomías, o medidas tan provocadoras como la supresión del 28-F y la celebración del Día de Andalucía el 2 de enero, por el fin de la Reconquista de Granada, no han pasado de ser una bomba sobre el papel que puso el acuerdo contra las cuerdas apenas un día y sirvió como plataforma de propaganda del programa político de Vox.

El PP logra el Gobierno de Andalucía rebajando a Vox y en difícil equilibrio con Cs

El PP cree que se pasó de frenada, quizá por “bisoñez” o puede que en una estrategia para acaparar foco mediático, y se vio obligado a recular por la presión de sus propios prescriptores. Vox sostiene que gracias a ellos “se acabó el cortijo de la izquierda en Andalucía” y se mostraron “muy satisfechos” por todo lo conseguido en su estreno en una institución española y solo con 12 diputados. Como suele ocurrir, todos admiten haber cedido y todos se declaran ganadores.

Cs se desentiende

En el acuerdo con el ‘tercer socio’ se incluyen asuntos que incomodan a Cs y están lejos de su discurso liberal de centro. Hay cesiones a Vox y Cs se retrata en asuntos que nunca han estado en el programa de la formación naranja. De hecho, la escenificación del acuerdo continuó trasladando la idea de que Cs nada tenía que ver con ese pacto con Vox, que dijeron estaba orquestado por Juanma Moreno para amarrar su investidura. Primero firmaron PP y Cs y compareció Juan Marín para dar la buena nueva. Insistió en que nada de lo que se firmara con Vox, que aseguró desconocer totalmente, iba a contaminar su acuerdo ni a vincular al futuro Gobierno que vicepresidirá.

Después, se encerraron PP y Vox y comparecieron por separado Javier Ortega Smith y Juanma Moreno, que lo hizo en un ambiente donde la emoción se respiraba en su equipo y en los dirigentes populares. En todas las reuniones, las cúpulas nacionales llevaron la batuta en las firmas. Cs y Vox ni se tocaron, ni se saludaron ni se prestaron a la foto, aunque tendrán que soportarse toda la legislatura. Marín será vicepresidente de ese Gobierno en Andalucía que solo es posible gracias a los diputados del partido de extrema derecha.

El sello de Vox

Un análisis detallado del documento que firmaron PP y Vox demuestra que la mayoría de esas 37 medidas ya estaba en el acuerdo programático, con 90 puntos, sellado entre PP y Cs. Unas 11 medidas son nuevas, otras son similares, avanzan más aunque recogen el espíritu de la letra del acuerdo de Cs. Vox se las apunta todas como victorias.

Algunas de las lecturas triunfalistas del acuerdo que hizo el secretario general, Javier Ortega Smith, no aparecen recogidas en el papel. Por ejemplo, en el tema de la inmigración. Proclamó que había un acuerdo para que la Junta dejara de encubrir a “52.000 inmigrantes ilegales” en Andalucía y deportara a estos extranjeros. Esto no aparece en el documento, que recoge: “Cumplir con la legislación vigente en materia de inmigración, evitando todas aquellas decisiones que puedan favorecer un 'efecto llamada' y combatir a las mafias que trafican con personas” o “apoyar material, humana y documentalmente a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que tienen encomendada la protección de las fronteras, garantizando una inmigración ordenada, legal, respetuosa con nuestra cultura occidental, vinculada siempre al mercado laboral”. El Gobierno andaluz se compromete a colaborar “con todos los medios a su alcance para prevenir la amenaza del fundamentalismo islámico”, recoge el acuerdo.

Igualmente, Vox celebra haber conseguido “la eliminación de subvenciones a 'lobbies' ideológicos”, mientras que el acuerdo señala “eliminar toda convocatoria de subvenciones a personas físicas o jurídicas que no cumpla evidentes fines de utilidad pública y social”. Entre las victorias que se arroga Vox está la creación de una Consejería de Familia o “la derogación de la totalitaria Ley de Memoria Histórica”, que el documento oficial traduce como “promover una ley de concordia” que sustituya a la norma vigente. Este partido logra también compromisos como eliminar “las embajadas comerciales” e integrarlas en la red del Estado, refiriéndose así a la Agencia Andaluza de Promoción Exterior Extenda, o abrir los planes de empleo a “la colaboración público-privada”.

Las medidas referidas a hacienda y fiscalidad son muy similares en los documentos cruzados de Vox y Cs con el PP. Lo mismo ocurre con el apartado de educación, que Vox logra que haga una mención expresa a la educación diferenciada entre niños y niñas o la extensión de la concertada al Bachillerato. En sanidad se incluyen reivindicaciones de un sector de los profesionales sanitarios andaluces y se dejará de penalizar en la nómina a los que también trabajen en la privada y otros asuntos polémicos como la suspensión de la subasta de medicamentos, que comparten los tres partidos. Se añaden otras, como la puesta en marcha de “un sistema de atención a mujeres con embarazos no deseados” o la lucha contra "el turismo sanitario".

Toros y caza

La supresión de “la administración paralela” y de “organismos públicos superfluos, las rebajas fiscales, con supresión de impuestos, la lucha contra la corrupción, la aprobación de una auditoría independiente de la Junta de Andalucía, la defensa del flamenco, los toros, la Semana Santa o la caza aparecen en los compromisos logrados por Vox y también estaban en el programa del futuro Gobierno de coalición de PP y Cs.

Moreno proclamó que se abría en Andalucía “una nueva página en la historia” tras casi “40 años de monopolio del PSOE” y agradeció “la generosidad” de sus dos nuevos aliados, que no se hablan ni quieren verse. Aseguró que su proyecto nace con “vocación de estabilidad”, que será “el Gobierno del cambio” pero también el del “diálogo”. Con las cuentas autonómicas prorrogadas, su primera prueba como presidente de la Junta será elaborar y presentar unos Presupuestos para 2019. Su Gobierno con Cs está en minoría, con 47 de 109 diputados andaluces. Cada ley, cada medida, cada iniciativa necesitarán el apoyo de un tercer partido. Vox dejó claro,“con toda humildad”, que mantendrá “el apoyo al Gobierno en la medida de que las propuestas estén en consonancia” con lo que piensan.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
47 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios