asamblea los días 7 y 8 de octubre

La 'resistencia' de IU: los críticos claman en Andalucía contra la rendición ante Podemos

El partido perdió 2.670 afiliados en las filas andaluzas desde 2013 a 2017, coincidiendo con la caída en votos. Los críticos creen que la entrega a Podemos ha terminado por alejar a la militancia

Foto: El coordinador general de IU, Alberto Garzón, y el coordinador general de IU Andalucía, Antonio Maíllo. (EFE)
El coordinador general de IU, Alberto Garzón, y el coordinador general de IU Andalucía, Antonio Maíllo. (EFE)

La asamblea andaluza que Izquierda Unida celebrará los días 7 y 8 de octubre ha abierto la caja de los truenos en la formación política. Fue el propio coordinador general, Alberto Garzón, quien en su último informe de gestión admitió la invisibilidad del partido tras la estrategia de confluencia emprendida con Podemos. En IULV-CA, Antonio Maíllo, siempre aliado de Garzón, aspira a revalidar su liderazgo. Enfrente tiene a José Luis Pérez Tapias, hombre fuerte de la anterior etapa de Diego Valderas, que exige abrir un debate sobre el cómo y el porqué de la confluencia con Podemos.

Izquierda Unida pasó en Andalucía de 8.907 afiliados en junio de 2013, cuando gobernaba en coalición con el PSOE, a 6.237 en el mismo mes de 2017. Así se refleja en el informe de gestión presentado por Maíllo, que liga esa caída histórica de militantes, 2.670 menos, al surgimiento de Podemos como "un espacio más atractivo para la militancia". La actual dirección explica además que ahora hay más simpatizantes, de 4.346 en 2014 a 11.813 en 2017, dentro de un nuevo modelo, 'copiado' de los inscritos de Podemos, que apuesta por relaciones más abiertas y sin cuotas.

Fotografía de archivo del excoordinador general de IU Cayo Lara (d) y José Luis Pérez Tapias. (EFE)
Fotografía de archivo del excoordinador general de IU Cayo Lara (d) y José Luis Pérez Tapias. (EFE)

Lejos de estos números, el equipo de Maíllo pone el acento en la reducción de la deuda pública de IU heredada de la anterior dirección, finiquitada con medio millón de euros. Zanjados los recibos pendientes con la Seguridad Social, les queda aún un crédito de 2,3 millones de euros por devolver a los bancos. Una hipoteca que afecta a la confluencia con Podemos.

Presión ante las municipales

Desde el equipo de Maíllo consideran a los críticos 'la vieja guardia', y los describen asegurando que su discurso político nace desde la añoranza del pacto con los socialistas, ese que Susana Díaz voló unilateralmente para adelantar las elecciones. Este martes habrá un debate en el que los dos candidatos se verán las caras y confrontarán sus modelos. "Es necesario e inapelable abrir un debate dentro de IU. Tenemos que aclarar qué va a pasar, cuál es nuestro futuro inmediato", asegura Pérez Tapias en conversación con este periódico y dejando claro que el foco debe estar puesto en las elecciones municipales de 2019, año en el que también tocan las andaluzas si se agota la legislatura.

Los críticos, que durante años llevaron las riendas de IU en Andalucía y que tienen lazos con otros dirigentes de IU en Asturias, cuna de Gaspar Llamazares, o con los dirigentes de Zamora, única capital de provincia donde gobierna este partido, tienen aliados en alcaldes y concejales que no ven claro y temen la confluencia con Podemos. Una cosa es la teoría, los documentos programáticos, y otra la realidad de cada municipio, donde en muchos casos la convivencia de los líderes de IU y los de Podemos es imposible.

En 2015, IU bajó de 12 a cinco diputados en las elecciones autonómicas, pero salvó los muebles en las municipales. Fue la tercera fuerza política más votada, logrando 80 alcaldías, 29 cogobiernos, 1.073 concejales y 17 diputados provinciales. Sus resultados en el ámbito municipal fueron mucho más importante que los de Podemos. De ahí que muchos de estos representantes municipales de IU digirieran muy mal la propuesta de la formación morada en Andalucía, que exigía romper los gobiernos con el PSOE y revisar las políticas de alianzas si querían ir en coalición electoral en las próximas municipales.

En las últimas municipales, IU logró en Andalucía 80 alcaldías y 1.073 concejales, por encima de Podemos

El documento de Maíllo habla de "bloque político", "coalición electoral", "nuevo sujeto político", "bloque de izquierdas"... Un 'metalenguaje' que a los críticos de IU les despierta muchos recelos. "Si [Ada] Colau es el referente para Maíllo y el modelo a seguir, habrá que valorar si se permitirá o no la integración de partidos o solo de personas a título individual, porque allí hemos ido para muchos de los nuestros a la doble e incluso la triple militancia", señala quien pone voz a los críticos.

"Sin entrega y sin debilidad"

"No estamos en contra de la confluencia con Podemos, pero queremos saber cuándo, con quién, cómo o para qué", insiste Pérez Tapias, que abunda en que la "posición subalterna" adoptada por Maíllo o Garzón arrastra al partido a la invisibilidad y lo sitúa en situación de "debilidad". "Nosotros queremos hablar de tú a tú, no desde una posición seguidista, de entrega, sin debilidad y sin apriorismos", agrega este candidato. Tras el 'pacto de los botellines', cerrado por Garzón y Pablo Iglesias en mayo de 2016 y que formalizó una coalición electoral tras muchos desencuentros, "se ha perdido más de un millón de votos", reflexiona Pérez Tapias. "Hay que hablar sobre una confluencia programática y si no sale, pues no pasa nada. Hay vida para IU más allá de Podemos. Sin resignación", asegura en contra de las tesis de los líderes de su formación y convencido de que el entreguismo solo los va a llevar a la desaparición.

La líder de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez. (EFE)
La líder de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez. (EFE)

Los críticos exigen además abordar de forma urgente debates como el territorial, con Cataluña de fondo, y reflexionan sobre la negativa de la actual dirección de IU a pactar o dialogar con el PSOE. En Andalucía, Teresa Rodríguez, desde Podemos, ya ha dejado claro que no dará el gobierno a Susana Díaz. El documento de la actual dirección, 'Ganar Andalucía', puede generar "frustración", considera Pérez Tapias. "Todos salimos a ganar, pero si de verdad se produce un fin de ciclo de la hegemonía socialista tras 40 años en el poder, qué vamos a hacer. Si no podemos ganar, qué vamos a hacer para que nuestras políticas se abran paso", se pregunta Pérez Tapias. Las relaciones de Maíllo con Susana Díaz son casi tan malas, o peores, que las de la líder de Podemos con la dirigente socialista. Si a Teresa Rodríguez se le escapó en el Parlamento ese ya famoso "con el PSOE, ni muerta", Maíllo opina igual. Ese es el otro gran debate en Andalucía.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios