Líder de Podemos Andalucía

“El susanismo es la generación de niños probeta del PSOE, sin ADN de izquierdas”

Teresa Rodríguez, líder de Podemos en Andalucía, discrepa del pacto con los socialistas en Castilla-La Mancha, un acuerdo que cree que colisiona con lo que Iglesias dijo en Vistalegre

Foto: Teresa Rodríguez, secretaria general de Podemos Andalucía. (Pepo Herrera)
Teresa Rodríguez, secretaria general de Podemos Andalucía. (Pepo Herrera)

Teresa Rodríguez, secretaria general de Podemos Andalucía y diputada autonómica, tiene "muy claro" que no va a gobernar con el PSOE en Andalucía, y con Susana Díaz, menos. La rival de la líder socialista en el Parlamento lamenta que el susanismo ha sacado a la luz una generación de políticos socialistas criados en el poder, incapaces de impulsar cambios para mejorar la vida de la gente. Su discurso es muy duro. Se nota su vena de Anticapitalistas.

Tampoco elude la líder del partido morado sus diferencias con Pablo Iglesias sobre el pacto para entrar en el Gobierno socialista de Castilla-La Mancha ni su desacuerdo con el control excesivo y la tutela que se ejerce desde Madrid hacia otras estructuras del partido. Respecto al referéndum de Cataluña, cita a Andrés Calamaro para defender que la historia se escribe con letras torcidas, y entiende que la desobediencia a veces acelera los cambios políticos.

La política andaluza, nacida en Rota (Cádiz) en 1981, profesora, dice con claridad que en ocho años su vida pública habrá acabado. Esta "mili", como la llama, la dejará para volver a dar clases.

PREGUNTA. El rechazo de Anticapitalistas y usted misma al pacto de gobierno en Castilla-La Mancha con el PSOE, ¿es la primera gran discrepancia con Pablo Iglesias desde Vistalegre II?

RESPUESTA. La cautela acerca de los pactos de gobierno con el PSOE no es solo de Anticapitalistas. En Andalucía ya hicimos esa reflexión y fue compartida ampliamente. Creo que por experiencia cercana, y me refiero al pacto del PSOE con IU. Aquí hemos decidido bloquear los gobiernos del PP y no entrar en gobiernos del PSOE como subalternos.

Es difícil de sostener participar en un Gobierno, defender lo que hace ese Gobierno, limitar la crítica porque formas parte de él. Es una situación muy incómoda. Lanza el mensaje al final de que lo más que podemos hacer es descafeinar los recortes del PSOE. Al final, se visualiza Podemos como el 'lobby' de izquierdas del PSOE y no como una alternativa al bipartidismo.

Si Cataluña se independiza, eso no es una agresión a Andalucía

P. ¿Ha tenido oportunidad de hablar de este pacto con Pablo Iglesias?

R. Ha sido una decisión de Castilla-La Mancha y nosotros en ningún momento pedimos ocupar ese espacio orgánico de decisión. Pero de Vistalegre II salió una estrategia de autonomía frente al PSOE, así rezaba en los documentos políticos, ese fue el gran debate frente a otras posiciones como las de Íñigo [Errejón]. Había acuerdo con el sector de Pablo Iglesias acerca de la necesidad de salvaguardar la autonomía de Podemos.

P. ¿Por qué ha virado entonces Iglesias, por qué ahora asume las posiciones de Errejón?

R. Hay un debate legítimo y razonable sobre cómo relacionarnos con el PSOE. La única manera de plantear alternativas a las políticas de austeridad es el pacto con el PSOE, eso lo comparto. Pero hay una diferencia estratégica, de fondo, que puede hipotecarnos de cara al futuro, sobre si se puede estar en gobiernos del PSOE sin erosionarnos. Es una decisión difícil que no corresponde asumir ahora mismo. Ahora toca llegar a acuerdos puntuales para mejorar la vida de la gente, intentar mediante la negociación de presupuestos, que podría ser el caso de Castilla-La Mancha o Andalucía, tratar de arrancar victorias y recuperar derechos.

Teresa Rodríguez, en un momento de la entrevista. (Pepo Herrera)
Teresa Rodríguez, en un momento de la entrevista. (Pepo Herrera)

P. Asume que las izquierdas están condenadas a entenderse... ¿Cómo entonces piden a IU en Andalucía que rompa gobiernos municipales con el PSOE?, ¿no es muy radical?

R. Esa es nuestra posición, pero no vamos a imponer nada. Lo que planteamos es que si vamos a hacer una confluencia de cara al futuro, eso tiene que quedar claro desde el principio. Somos una alternativa al bipartidismo y una barrera a los gobiernos del PP, pero no tenemos prisa por ocupar sillones. Lo haremos cuando la ciudadanía confíe suficientemente en nosotros como para que podamos tener una posición de liderar gobiernos.

P. ¿Hay capacidad para cambiar la vida de la gente desde fuera de los gobiernos? Mirando al Parlamento andaluz, no veo eso.

R. PSOE e IU acordaron 25 leyes y se aprobaron dos, que además eran las que tocaban menos la estructura socioeconómica de Andalucía. Esa es la experiencia inmediata. Entrar en un Gobierno no es ninguna garantía para cumplir los acuerdos, porque no ha sido así. Cuando el PSOE calculó que era su momento menos malo electoralmente, decidió romper el pacto y convocar elecciones. Viendo el trato que le dieron a IU, no resulta nada apetecible ser su socio.

P. El diálogo abierto entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, esas mesas de trabajo en el Congreso, ¿lo comparte?

R. Sí, me parece buena idea. Me gustaría conseguir también ese espacio de negociación en Andalucía, que habla en torno a políticas y no sobre entrar en un Gobierno.

P. ¿Por qué no lo propone con Susana Díaz?

R. Lo hemos hecho hasta en cinco ocasiones, sobre presupuestos, grandes pactos sociales... Y hasta ahora no ha sido posible. Ha habido acuerdos puntuales, pero ni una negociación previa en una mesa.

P. Apoyó la posibilidad de que se apoyara la investidura de Pedro Sánchez, lamentando que Susana Díaz encarnara otro PSOE más a la derecha. ¿Lo sigue viendo así?

R. Es una realidad. Creo que en su momento lo dije con mucha claridad, sí se podría haber llegado a un acuerdo de investidura con el PSOE en el ámbito estatal sin proponer un pacto de gobierno como se hizo. Ahora le toca a Pedro Sánchez demostrar que lo que decía lo va a hacer.

Si su campaña ha sido la crítica a la abstención del PSOE en la investidura de Rajoy, habrá que darle tiempo y esperar a ver si somos capaces de sacar al PP del Gobierno antes de que termine la legislatura. Hay una cuestión que me parece central, como pasen cuatro años con el PP gobernando, la gente se va a acostumbrar a vivir sin derechos. Esa resignación es lo peor que nos puede pasar, es lo que cierra esa ventana de oportunidad que se abrió.

P. Ese “ni muerta” que le soltó a Susana Díaz en el Parlamento... Le sale muy de dentro. Parece que usted tiene muy inoculado el antisocialismo.

R. Tengo muy claro que no voy a gobernar con el PSOE en Andalucía, y con Susana Díaz, singularmente, menos. En los gobiernos de [Manuel] Chaves y [José Antonio] Griñán... Claro, la cuenta final es la que tiene que ver con la corrupción... Pero de alguna manera se percibía que había cierta voluntad de reforzar los servicios públicos, había cierto proyecto. El susanismo ha sacado a la luz una generación de niños probeta socialistas, que no vienen de la UGT, que no vienen de la Transición, que se han criado y han echado los dientes en una sede y que llevan profesionalizados en la política desde los 18 o 19 años, y eso marca carácter también en la forma de hacer política.

Hay que dar tiempo a Pedro Sánchez y tratar de sacar al PP antes de que acabe la legislatura

P. Podemos llama claramente a ocupar ese espacio ideológico que siempre ocupó el PSOE.

R. Con los viejos socialistas puede haber discrepancias sobre si era posible o no una lectura democrática más profunda en la Transición, sobre si era necesario hacer concesiones a la Europa de Maastricht... pero el ADN es diferente. Esta nueva generación socialista es cualitativamente muy diferente a la anterior. Se han criado en la batalla interna, en las primarias, en cómo alcanzar el poder. Les falta compromiso y base ideológica. Cuando se intenta un debate de profundidad, aquí no hay soltura para manejar lo que es el socialismo, aquí lo que hay es un tacticismo permanente.

P. ¿Qué piensa cuando oye que el PP y Podemos hacen las mismas críticas a la sanidad pública y que solo buscan privatizar o reforzar la sanidad privada?

R. Es diferente. Hay que hacer ante todo una defensa del modelo, de la escuela pública, de la sanidad pública, y después una crítica a la gestión. El PP no. El PP critica la gestión para impugnar el modelo. Los profesionales de los servicios públicos en Andalucía son los mejores posibles, estamos orgullosos de nuestros servicios públicos y somos usuarios, pero en la vanguardia de estas críticas están los profesionales, y desde el Gobierno andaluz ha existido una posición de mucha soberbia hacia quienes han estado manifestándose en primera línea. Han salido rápidamente a decir que son del PP. Flaco favor, porque no es así. Cambiaron tras las manifestaciones de Granada y ahora espero que las nuevas consejeras de Salud o Educación lo hagan distinto.

P. Cuando Podemos llega a los gobiernos, por ejemplo, la alcaldía de Cádiz, choca con la realidad y sigue acudiendo a endeudarse a los bancos para tener liquidez.

R. Susana Díaz nunca ha admitido que la situación es difícil porque quienes gobiernan en realidad no se presentan a la elecciones, son las entidades financieras y las empresas del Ibex 35. Nosotros, aunque de momento tengamos que tragar con ese marco, aspiramos a transformarlo.

Ellos tienen una especie de impotencia orgullosa, lo hacen así y dicen que es la mejor forma y quien plantee hacerlo de otra manera es un loco peligroso e inútil. El PSOE en algún momento quiso cambiar las cosas de verdad, vio que no podía y entonces llegó esa generación que defiende que las cosas hay que hacerlas como siempre.

P. ¿Llamaría a votar a los catalanes el 1 de octubre?

R. El 1 de octubre no ofrece garantías para poder hacer lo que quiere hacer, según las encuestas, el 80% de la población de Cataluña, que es votar en un referéndum. Decía [Andrés] Calamaro que la historia se escribe con letras desordenadas. Hay veces que se consolida un derecho por la vía de que primero haya desobediencia desde la inmensa mayoría de la ciudadanía.

Lo que me parece una absoluta torpeza son los mensajes que se están lanzando sobre el Gobierno de Cataluña, esa prohibición de que no se puedan comprar urnas... Es surrealista, podría formar parte de una novela de ficción. Eso es una fábrica de independentistas a medio plazo, va a generar la ansiedad en muchos más catalanes de irse del país porque no se les permite votar.

P. Pero esa 'desobediencia', 'ese referéndum desobediente', ¿lo comparte?

R. Los candados de la Constitución del 78 guardan relación con el modelo autonómico, que tiene sus límites, con la monarquía, con los acuerdos con la Santa Sede y la Iglesia, y con el olvido, la amnistía respecto a la represión franquista y tardofranquista. Tenemos una sociedad mucho más sana que la de 1978 para abrir esos candados.

P. ¿La salida es reformar la Constitución?

R. Soy partidaria de un nuevo proceso constituyente, de volver a pensarnos como sociedad a 40 años de una de las dictaduras más largas de Europa, cuando ya no hay ruido de sables, con una sociedad mucho más moderna y donde podemos llegar a nuevos consensos.

Teresa Rodríguez, secretaria general de Podemos Andalucía. (Pepo Herrera)
Teresa Rodríguez, secretaria general de Podemos Andalucía. (Pepo Herrera)

P. La líder de Podemos en Andalucía, ¿cómo puede explicar a los andaluces que apoya un referéndum independentista en Cataluña? Aquí los andaluces se echaron a la calle hace 40 años, desde el 4 de diciembre al 28 de febrero, para pedir igualdad, como los que más, por una España sin asimetrías.

R. Así es. Andalucía quería lo mismo que las que más, no lo mismo que las demás. Tengo un cartel de la Junta de Andalucía en el cajón de mi escaño en el que anima a votar y pone: “Por la autonomía nuestra, queremos ser iguales a las primeras”.

No fue una reacción contra el estatus de nacionalidad histórica de Galicia, Cataluña o Euskadi sino que era la voluntad de ser iguales a las primeras y así se consiguió de una forma insólita en la historia de este país. Por cierto, a través de un referéndum. Aquí lo que se quería era igualdad para que nuestros hijos no se tuvieran que ir a Cataluña a trabajar. Esa relectura del 4 de diciembre como un momento españolista de Andalucía no tiene ninguna base.

P. Y si Cataluña va a un referéndum, ¿qué propone? ¿Que Andalucía haga lo mismo cuando aquí no hay ningún tipo de sentimiento nacionalista? ¿Se saluda esa independencia? ¿Se convoca aquí también un referéndum?

R. En Andalucía no hay ningún tipo de demanda independentista. Si fuera catalana, no sé lo que sería, pero desde luego que a mí no me gustaría nada que Cataluña se fuera de España. Pero imaginemos que Cataluña se independiza, ¿eso es una agresión a Andalucía? No. No es así. ¿Por qué se entiende así? ¿Qué pasa, que nuestros servicios públicos dependen de lo que los catalanes aportan? ¿Qué pasa, que en 40 años no hemos sido capaces de generar un desarrollo endógeno suficiente como para financiar nuestros propios servicios públicos? Nadie dice la segunda parte de la frase...

P. Termine, termine la frase.

R. Si no fuésemos capaces es porque se han tomado decisiones que también son políticas. Andalucía no está en la antesala del desarrollo, somos su cuarto trasero. Aquí se han potenciado actividades con poco valor añadido, industria contaminante, pesada, refinería de petróleo, papelera, lo que nadie quería en sus territorios. Ese es el desarrollo con el que nos hemos confirmado. La burbuja inmobiliaria, la burbuja turística, y ya está. Una agricultura intensiva que acaba con nuestros recursos hídricos y naturales a cambio de exportación barata y mano de obra barata, en condiciones de semiesclavitud.

P. ¿Cómo va esa negociación para una mayor autonomía de Podemos Andalucía frente a Madrid?, ¿podrán elaborar sus propias listas electorales?

R. No van al ritmo que nos gustaría, nos va a tocar hacer balance y no va bien. Todas las corrientes de Podemos Andalucía estamos muy de acuerdo en seguir trabajando. Hemos conseguido la autonomía financiera y la caja de solidaridad: los sobrantes de los diputados andaluces se van a donar a proyectos solidarios andaluces, sin tener que ir a ese proyecto Impulsa que había en Madrid. Falta el reconocimiento jurídico de la autonomía como partido y hemos intentado establecer alianzas con los territorios que están diciendo lo mismo, el País Valenciano, por ejemplo.

En Podemos debe acabar ese celo controlador de Madrid

P. ¿Por qué se resisten? ¿Por qué Iglesias y Echenique se niegan a ese CIF propio de Podemos en Andalucía?

R. Entiendo que por falta de confianza y por cierto celo de control de la organización que deben abandonar. Debe acabar ese celo controlador de Madrid.

P. Pese a sus denuncias, los diputados andaluces siguen cobrando dietas, incluso en meses de vacaciones.

Teresa Rodríguez, secretaria general de Podemos Andalucía. (Pepo Herrera)
Teresa Rodríguez, secretaria general de Podemos Andalucía. (Pepo Herrera)

R. La reforma del Reglamento tendrá que defenderse antes o después, y cada diputado tendrá que pulsar un botón para decir si mantienen privilegios y prebendas, que es verdad que son el chocolate del loro: nosotros en ningún momento hemos dicho que con eso vamos a arreglar los problemas de la sanidad en Andalucía, pero al menos vamos a trasladar la imagen de que los representantes públicos somos personas comprometidas y no unos vividores.

Hay un divorcio muy importante entre las urgencias de la gente corriente y lo fresquito que se está en el Parlamento y el tiempo que pasamos debatiendo en la Cámara. Al menos hemos acabado con esa especie de pacto de silencio, esa 'omertá' durante años que ha permitido consolidar ese tipo de privilegios. Es un consenso vampírico, sale a la luz y nadie sale a defenderlo. Luego iremos a los altos cargos y a una ley de publicidad institucional que la regule con criterios objetivos, para que no haya medios en Andalucía que entiendan que su supervivencia depende de la obediencia al poder político establecido.

P. ¿Se esperaba tanto machismo en la vida pública?

R. Llegué hace dos años y no me esperaba que el espacio institucional donde todos se supone que manejan ciertos códigos, donde todo creía que iba a ser políticamente correcto, fuera un espacio tan agresivo y tan proclive al machismo. La situación de las representantes públicas desde luego no es comparable a la del resto de mujeres, que es mucho peor. Eso que quede claro. Ese cierto clasismo, machismo, que me destacan por ser mujer, por ser joven, con condescendencia. En la política me han pasado cosas muy chabacanas que no me han pasado ni en mi barrio.

P. El PSOE de Andalucía dice de Podemos que cuidadito “con los populismos de corte caudillista"...

R. Ese es el nivel del debate político del PSOE. Esos son los documentos que escriben los niños probeta del PSOE andaluz. Que hable de caudillismo el PSOE en Andalucía después de lo que hemos visto con los ERE y con los cursos de formación... En algunos momentos deberían de agachar la cabeza.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios