Susana Díaz vuela los puentes con Podemos e IU fichando a Diego Valderas
  1. España
  2. Andalucía
operación contra podemos

Susana Díaz vuela los puentes con Podemos e IU fichando a Diego Valderas

Crea un comisionado de Memoria Histórica, cargo que no existía en una ley aprobada hace tres meses, para fichar al exlíder que encabeza la corriente contra Maíllo y Garzón

Foto: La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha puesto en marcha una operación política con la que trata de avivar la división interna en Izquierda Unida, según entienden desde esta formación. La dirigente socialista telefoneó la noche del domingo al coordinador regional de IU, Antonio Maíllo, para anunciarle que iba a fichar a su antecesor en el cargo y exvicepresidente de su primer Ejecutivo, Diego Valderas, noticia que adelantó la SER horas después. Creará un sillón que no existía para él como comisionado de la Memoria Histórica. Ya hay un alto cargo, un director general en esta materia, pero el nuevo puesto se sumará a este y habrá dos responsables de desarrollar la norma en el mismo gabinete.

La comisión colegiada de IU Andalucía ha emitido un duro comunicado en el que solicita a Valderas que no acepte el nombramiento que tilda de "acto de deshonestidad política y una trampa a nuestra organización". "Poner el foco en una persona que ha tenido relevancia en nuestra organización es un acto de mala fe y de intento desesperado por barnizarse --a costa de la memoria democrática y de nuestros muertos en las cunetas-- ante su apoyo al gobierno de Rajoy y el PP y su gobierno con Ciudadanos". IU duda del interés real de Díaz por desarrollar una ley que no tiene dotación presupuestaria y asegura que ya conocieron "la falta de honestidad de la presidenta" durante la ruptura del acuerdo de Gobierno. "Tampoco es nuevo que Susana Díaz pretenda meter sus sucias manos en nuestra organización", añaden desde IU.

La ley de memoria histórica andaluza se aprobó a finales de marzo. Fue una norma que arrastraba desde la anterior legislatura, donde el PSOE gobernaba con IU y Diego Valderas ocupaba una cartera. El papel de Valderas en la redacción de la ley fue importante y el PSOE asegura que busca así el reconocimiento de quien fue clave en su redacción. El exlíder de IU, que salió del Gobierno en 2014, agotaba ahora las prestaciones que cobraba como censatías por su vicepresidencia. No se sabe cuánto cobrará en el nuevo cargo, porque no existe ni está fijada su remuneración. Hay que cambiar la ley ‘ad hoc’ apenas tres meses después de su creación para crear este nuevo sillón.

Desde IU dejan claro que esto vuela todos los puentes con el PSOE y ven clara una operación para tratar de meterle el dedo en el ojo al actual coordinador regional, Antonio Maíllo. IU ha comenzado en Andalucía una fase de negociación con Podemos para crear un bloque político que les permita concurrir juntos en las próximas municipales. Como condición, la formación de Teresa Rodríguez pidió que IU rompiera sus pactos con el PSOE en los gobiernos locales. Eso agitó las aguas dentro de IU porque en cada localidad la situación política es un mundo muy diferente.

Alas a los críticos de IU

El momento es tenso dentro de la formación, aunque la mayoría dentro de IU apoya esa suma con Podemos que avala su coordinador, Alberto Garzón. Sin embargo, hay una parte crítica, con Valderas precisamente como principal referente, que abomina de esa integración con Podemos y que cree que la formación morada va a acabar por fagocitar a IU.

En esa línea precisamente se sitúa siempre Susana Díaz. La socialista adelantó las elecciones y rompió el pacto de gobierno con IU en enero de 2015. Entonces acusó a Maíllo de haberse arrojado a los brazos de Podemos y puso eso como argumento principal para justiciar esa operación política de alto riesgo que le allanaba el camino para optar, como hizo finalmente sin éxito, a la secretaría general del PSOE. Desde entonces, cada 15 días, la presidenta acusa a Maíllo en el Parlamento de haber entregado IU a Podemos y los llama despectivamente “los del sidecar”. La relación entre ambos, con perfiles políticos opuestos, nunca se ha reconstruido y es pésima.

IU comenzó su confluencia en Andalucía de forma abrupta después de que Podemos pidiera romper todos los pactos locales con el PSOE

La dirigente socialista telefoneó a Maíllo para comunicarle su intención de fichar a Valderas y este le dejó claro que no iba a participar en una operación que tildó de “deshonesta”, según fuentes próximas al coordinador regional de IU. No va a tener tan fácil Díaz que su maniobra prospere. La ley tendrá que modificarse en el Parlamento y el PSOE confía en tener el consenso de todos los partidos. La norma salió adelante sin votos en contra con la abstención de PP y Ciudadanos.

Según ha podido saber este periódico, Valderas, que sí ha aceptado el ofrecimiento de Susana Díaz, no ha llamado ni a Maíllo ni al secretario general del Partido Comunista de Andalucía (PCA), José Manuel Mariscal, para informarles de su decisión. Fuentes de la actual dirección de IU se muestran convencidos de que la operación es tan “burda” que se le volverá en contra a Susana Díaz e insisten en que no van a avalar el nombramiento del ex coordinador regional en el Parlamento. También desde Podemos están convencidos de que la socialista busca agitar el patio interno en IU y reforzar a esa parte que está en contra de la confluencia con el partido de Pablo Iglesias.

Se da la circunstancia además de que la ley de memoria histórica depende de la Consejería de Cultura, que dirige otra ex histórica de IU, Rosa Aguilar, a quien las redes sociales dieron hace poco fuerte y flojo mientras posaba con el voto de Susana Díaz en las primarias. Valderas ha solicitado calma a su formación y confía en que haya consenso en su nombramiento, según fuentes próximas al exvicepresidente.

La voladura de puentes por parte de la presidenta llega justo cuando una parte de la izquierda teme que se pierda el Gobierno de Andalucía tras 40 años y deja claro que Susana Díaz debería dejar de mirar a Ciudadanos y empezar a reconstruir el dialogo con Podemos e IU porque si no, avisan, el PP podría pactar con el partido de Albert Rivera en caso de que la aritmética de las urnas le beneficie.

Izquierda Unida Diego Valderas Susana Díaz PSOE Memoria histórica Antonio Maíllo Alberto Garzón Noticias de Podemos
El redactor recomienda