primer bofetón

El nuevo ‘ecoPSOE’ rectifica y deja tirada a la comarca sevillana del cangrejo rojo

Es el primer bofetón de la ejecutiva federal de Cristina Narbona y Pedro Sánchez a Susana Díaz, que prometió rectificar la ley para salvar la producción de esta especie

Foto: Dos ejemplares de cangrejo rojo americano en la planta de procesado de Alcofan, una de las principales empresas cangrejeras de Isla Mayor, en Sevilla (EFE)
Dos ejemplares de cangrejo rojo americano en la planta de procesado de Alcofan, una de las principales empresas cangrejeras de Isla Mayor, en Sevilla (EFE)

El nuevo ‘ecoPSOE’ presidido por Cristina Narbona cambió el sentido del voto en el último minuto sobre una proposición de ley sobre especies invasoras debatida este martes en el Congreso. El asunto podría parecer menor pero no lo es. Este mismo miércoles, en otro guiño a Podemos, Narbona anunció por Twitter que cambiarían el sentido de su voto para retirar su apoyo al tratado de libre comercio con Canadá, el polémico CETA.

Los diputados, especialmente los andaluces, llevaban muchos meses trabajando en esta iniciativa que iba a permitir salvar la pesca del cangrejo rojo, vital para la comarca sevillana que gira alrededor de la localidad de Isla Mayor. Ha sido el primer bofetón a los socialistas andaluces desde Madrid y en un tema además en el que el PSOE de Sevilla de Verónica Pérez y el Gobierno de Susana Díaz se habían comprometido especialmente.

Al alcalde de esta localidad, el socialista Juan Molero, lo estuvieron llamando diputados andaluces hasta pasadas las once de la noche del martes trasladándole que estaban haciendo lo imposible para salvar la iniciativa. La abstención del PSOE, voto por el que finalmente se decantó Ciudadanos, hubiera permitido salvar la proposición y que comenzara a tramitarse. El PSOE después podría haber presentado todas las enmiendas que quisiera. No hubo ni espacio para la discusión. La orden llegó directamente desde la nueva ejecutiva federal y no se apeó del no. La tensión fue máxima, confirman fuentes de las negociaciones. La pérdida de poder de los diputados andaluces, mayoría, en el grupo del Congreso se ha notado.

Este martes, durante el pleno del Congreso de los Diputados, se debatió la iniciativa del PP que buscaba reformar la Ley de Patrimonio Natural y Diversidad y sortear una sentencia dictada en 2016 por el Tribunal Supremo, por la que se incluyó ciertos animales en el catálogo del Ministerio de Medio Ambiente de especies invasoras. Esto directamente prohibía la pesca del cangrejo rojo. Y ojo porque fue Narbona como ministra la que en 2007 aprobó la ley de biodiversidad que después trató de flexibilizar desde el PP Miguel Arias Cañete y esto fue lo que tumbó el Supremo.

Llegó en 1969

Eso a pesar de que esta especie llegó en mayo de 1969 procedente de Monroe (Lousiana). El cangrejo rojo se introdujo de forma experimental por el Instituto para la Conservación de la Naturaleza (Icona) con autorización de la administración en una finca de Puebla del Río (Sevilla). Desde entonces fue reproduciéndose hasta que en 1974 alcanzó su expansión máxima, según los estudios científicos publicados al respecto. Se exploraba una alternativa económica a la pesca tradicional de forma ecológica. Casi medio siglo más tarde, cuando el ‘Procambarus clarkii’ es no solo un vecino habitual del Bajo Guadalquivir sino un motor económico capaz de facturar 20 millones de euros y generar 180.000 jornales al año, los ecologistas lograron que se prohibiera su comercialización. El impacto socioeconómico para esta zona sin alternativas es brutal.

"Se están equivocando por quitarle cuatro voto a Podemos. Es una traición de los nuevos dirigentes", señala el alcalde socialista

“Es un desastre para el sector después de todos los meses que llevamos trabajando”, lamenta el alcalde de Isla Mayor. “Esto aquí lo hemos vivido como una traición y no del PSOE, no de las siglas, porque hay diputados andaluces que han trabajado mucho para salvar esto, sino de los nuevos dirigentes del partido”, se queja amargamente Juan Molero. Admite que ya el fin de semana saltaron las alarmas y que las federaciones de pesca estaban avisando de que los socialistas estaban virando de posición. “Bastaba ver las fotos del congreso federal con los ecologistas y el peso que se le dio a estas asociaciones”, resalta Molero. Así fue, desde Greenpeace a WWF se sentaron en la primera fila durante la inauguración.

“Se están equivocando y todo esto por cuatro votos ecologistas y por quitarle sitio a Unidos Podemos. ¿No saben la cantidad de gente que vive de esto? Habrá recorrido toda España en coche para acercarse a los militantes pero le puedo asegurar que no se ha bajado del coche a preguntar por los problemas de cada comarca. No tienen ni idea. Sin hubieran preguntado sólo dos minutos qué supone la pesca del cangrejo rojo para esta comarca hubieran permitido la abstención”, continúa el alcalde socialista de Isla Mayor con mucha indignación. Se refiere a Pedro Sánchez sin mencionarlo.

Una 'treta' de la Junta

La guerra de los ecologistas por este asunto es larga y dura. El Gobierno andaluz para salvar la gran industria tejida entorno al cangrejo rojo buscó un resquicio legal y aprobó un plan especial para buscar una salida de forma temporal. Sacó adelante un plan que permitía seguir pescándolo como vía para menguar la población de una especie que alegaban era ya imposible de erradicar. También fue recurrido a los tribunales por Ecologistas en Acción. Fue una solución a corto plazo. La proposición de ley del PP, que se movió ante la cantidad de peticiones de los productores al Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, era la vía para buscar una salida estable a medio plazo. Fijaba que cada comunidad decidía qué era o no una especie invasora, dando margen a las administraciones autonómicas para salvar sus industrias en casos como el sevillano.

Como ya contó este periódico, la pesca, transformación y comercialización del cangrejo rojo mueve al año 4.000 toneladas de producto con una facturación anual de 20 millones de euros. El 85% se exporta, con la Unión Europea y Estados Unidos como principales mercados. Esta industria genera 180.000 jornales anuales, contabilizando la mano de obra directa en la industria de transformación y los pescadores. Más allá de los contratos en temporada alta, con las industrias rindiendo las 24 horas en turnos sucesivos, hay unos 550 puestos de trabajo a tiempo completo al año que están en peligro. Su pérdida sería un mazazo para Isla Mayor, pero también para las localidades de Coria del Río, Puebla del Río, Los Palacios y Villafranca, Utrera, Las Cabezas de San Juan, Lebrija y El Cuervo, todos en Sevilla. También para Trebujena, en Cádiz. La mayoría de quienes trabajan en estas industrias son mujeres. Hay además un censo de 500 pescadores con su actividad en la cuerda floja.

El cangrejo rojo mueve al año 4.000 toneladas de producto con una facturación anual de 20 millones de euros. El 85% se exporta

La reacción del PP no se ha hecho esperar. El diputado sevillano Ricardo Tarno ha lamentado el “bofetón” a Susana Díaz y a la comarca sevillana al rechazarse una iniciativa que finalmente contó con los votos en contra de Unidos Podemos y PSOE.

El PSOE de Sevilla se excusa

El PSOE sevillano emitió una nota en la que su secretaria general, Verónica Pérez, deja claro que los socialistas sevillanos siempre van “a defender a los trabajadores que viven de la pesca del cangrejo rojo y a un sector que es prácticamente el único sustento de vida de los vecinos y vecinas de Isla Mayor”. La dirigente provincial aseguró que el Grupo Socialista en el Congreso “ya está trabajando en la presentación de una nueva iniciativa en defensa de la pesca del cangrejo rojo y de otras especies”. Sobre el papel de la nueva ejecutiva federal sobre este asunto no han querido hacer ningún comentario. Alegan que votaron el contra por "inseguridad jurídica". Hasta este martes jamás habían discrepado de la proposición de ley del PP, que fue negociada y debatida, ha podido comprobar este periódico.

Es el primer encontronazo de esta nueva etapa con los postulados de la exministra de Medio Ambiente Cristina Narbona pero los roces no son nuevos. Ya en 2006 hubo una gran pugna interna cuando Narbona, al frente de su cartera, arremetió contra el desorden en el litoral andaluz y la falta de control urbanístico. El Algarrobico, que sigue pendiente de demolerse en la costa de Almería, estaba de telón de fondo. Narbona, que fue alto cargo de la Junta en 1980 con el entonces consejero de Economía Julio Rodríguez, también se opuso frontalmente a la cesión del Guadalquivir recogida en el Estatuto de Autonomía de Andalucía.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios