39º CONGRESO FEDERAL DEL PSOE

Gestos de tensión e incomodidad frente a las palabras de unidad en el nuevo PSOE

El arranque del cónclave evidencia que las heridas no se han restañado todavía. Aclamación de Sánchez a su llegada, abrazo gélido con Zapatero y rictus serio de Díaz cuando es citada por Pittella

Foto: Pedro Sánchez, flanqueado por su núcleo de poder: José Luis Ábalos, Cristina Narbona y Adriana Lastra, este 17 de junio en la apertura del 39º Congreso del PSOE. (EFE)
Pedro Sánchez, flanqueado por su núcleo de poder: José Luis Ábalos, Cristina Narbona y Adriana Lastra, este 17 de junio en la apertura del 39º Congreso del PSOE. (EFE)

El PSOE arrancó su 39º Congreso Federal donde los discursos llaman a la unidad y los gestos y el ‘informe caritas’ habla de mucha tensión entre los socialistas. Muy fraternales no fueron los saludos de los históricos. La frialdad de Felipe González, que ausente por un viaje a Colombia se dirigió a los socialistas en un vídeo escueto y de compromiso, la tensión entre Pedro Sánchez y José Luis Rodríguez Zapatero o la incomodidad evidente de Susana Díaz, sentada con la delegación andaluza, la más numerosa, en la fila 12 del salón de actos del Palacio Municipal de Congresos de Madrid hablaban más allá de las palabras de este cónclave ‘pacífico’.

Pedro Sánchez entró en el plenario a las once de la mañana al grito de “presidente, presidente”. Abrazó sin muchas ganas y sin mirarse a la cara a José Luis Rodríguez Zapatero y se sentaron próximos, con una silla en medio que ocupó María Ángeles Siemens, ex secretaria general del Comité Español de Acnur. La foto de la incomodidad era clara. Antes se fotografió “con sindicalistas y compañeros socialistas” y en la imagen difundida por Twitter estaban Alfredo Pérez Rubalcaba y Zapatero junto a Ignacio Fernández Toxo y Pepe Álvarez, líderes de CCOO y UGT. Y al escenario subió acompañado del que será su núcleo duro: sus números dos y tres, los diputados Adriana Lastra y José Luis Ábalos, y la nueva presidenta del partido, la exministra Cristina Narbona.

La apertura fue un rosario de intervenciones de representantes de colectivos sociales, organizaciones y ONG. “Es un congreso de apertura a la sociedad”, señalaban desde “el nuevo PSOE”, tratando de convencer de que lo interno ya ha pasado a segundo plano. Un portavoz de WWF, la Plataforma del Tercer Sector, la Sociedad Española de Startups y la ex representante de Acnur tomaron la palabra antes de la fría intervención, en vídeo, de Felipe González.


Vídeo de un minuto

El expresidente del Gobierno, ahora en tierras colombianas donde está “verificando acuerdos de paz”, estuvo ausente de un congreso del PSOE por primera vez en mucho tiempo. En una grabación de apenas un minuto, deseó “lo mejor” y “los mejores resultados” a los delegados, a los nuevos dirigentes y al secretario general, al que mentó sin citarlo por su nombre. “Que tenga la mayor capacidad de acierto y una estrategia que nos devuelva a ser la primera fuerza política de España, porque España nos necesita y también la socialdemocracia europea”, concluyó, y, si su intervención fue gélida, también fueron breves los aplausos del plenario.

González desea en vídeo "acierto" a un líder al que no menciona y que su estrategia devuelva al PSOE a la condición de primera fuerza en España

La sobriedad y el casi ambiente de funeral del que quedó impregnado el congreso del PSOE con las primeras intervenciones los salvó el presidente del grupo socialista europeo, el italiano Gianni Pittella, que puso mucho más entusiasmo y alabó “el coraje” de Sánchez como una gran cualidad política. Saludó a Patxi López y a Susana Díaz, a la que las cámaras enfocaron quizás en un mal momento, con un rictus en la cara revelador. “Bella batalla”, decía mientras el socialista italiano, recordando la pelea de las primarias.

Gestos de tensión e incomodidad frente a las palabras de unidad en el nuevo PSOE

El primer ministro de Portugal, António Costa –dio “fuerza al PSOE”–, y el líder de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, también participaron en esta nueva etapa de los socialistas. “Este es un congreso trascendente, vais a tomar decisiones muy importantes. Tenéis que trabajar no solo para desalojar del Gobierno al PP sino también las políticas neoliberales”, pidió Toxo, quien además reclamó que a partir de ahora "se trabaje en la pluralidad de la izquierda", apremio inequívoco de acercamiento a Podemos, eje fundamental de la estrategia de Sánchez.

Gestos de tensión e incomodidad frente a las palabras de unidad en el nuevo PSOE

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, aplaudió que “los propios militantes han situado en el futuro” al PSOE y celebró “la lección” de democracia interna y debate en el partido. Y es que el sindicato hermano ha sido clave también en la victoria del madrileño y de hecho Toni Ferrer, la mano derecha del anterior líder de la central, Cándido Méndez, entrará en la nueva ejecutiva como responsable de Empleo.

"Congreso histórico"

Nada tuvieron que ver los discursos a la entrada del cónclave con el lenguaje no verbal que impregnó la solemne apertura. Ahí estaban los rostros de Zapatero —que en un momento sí llegó a sentarse al lado del reelegido jefe—, Rubalcaba y Joaquín Almunia, y los tibios aplausos que el plenario les dedicó frente a la ovación ensordecedora que dispensó a Sánchez. Quedó constituido el congreso con un vídeo muy musical y ochentero y el presidente, el barón castellanoleonés, Luis Tudanca, dio la salida a “un congreso histórico” con el que el PSOE demostrará, dijo, que “se ha puesto en hora”.

Díaz no puede ocultar su incomodidad y su entorno confirma que no acudirá al mitin de clausura en Ifema este domingo porque viaja a una feria a París

Otra anomalía es que no hubo discurso de la dirección saliente. El presidente de la gestora, el asturiano Javier Fernández, y su número dos, el andaluz Mario Jiménez, asistían sin casi pestañear a los discursos. Su función está concluida y su despedida está marcada por los reproches del bando vencedor.

Gestos de tensión e incomodidad frente a las palabras de unidad en el nuevo PSOE

Al entrar, Susana Díaz volvió a dejar claro que da manos libres a Sánchez para que haga una ejecutiva sin susanistas si él cree que así se rodea de “los mejores”. “Me va a parecer bien”, repitió como frase recurrente y exhibiendo su voluntad de no dar batalla. Sí que se abrazó al discurso de José Luis Ábalos, futuro secretario de Organización del PSOE, en la moción de censura para reiterar que “no hay una mayoría parlamentaria alternativa” para echar a Mariano Rajoy. Después, fuentes de su entorno confirmaron que la baronesa no podrá estar en el acto de proclamación y 'entronización' del líder, mañana domingo en el cercano pabellón 3 de Ifema, porque tiene que volar a París para acudir al Salón Internacional de la Aeronáutica. Otro gesto más de distanciamiento con Sánchez y un intento claro de evitar llevarse abucheos de los más de 8.000 militantes y simpatizantes que arroparán al ganador de las primarias.


Muchos retos por delante

Desde fuera, Alfonso Guerra dejaba su recado en forma de artículo de opinión en la revista ‘Tiempo’, en el que llamaba al Gobierno a aplicar ya el artículo 155 de la Constitución para frenar el referéndum de Cataluña.

Vara confía en que se vuelva a sintonizar "Radio PSOE", García-Page apela al "buen rollo" y Lambán, antaño polémico, se proclama "delegado mudo"

El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, el único barón con asiento en la ejecutiva federal como máxima concesión de Sánchez a la integración —pero como miembro nato en calidad de coordinador del consejo político federal—, confió en que "se vuelva a sintonizar con 'Radio PSOE'". El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, también apeló a dejar atrás el "mal rollo" y no pondrá pegas "a lo que no se conoce", en clara alusión a que muchos rostros de la nueva dirección no son pesos pesados del PSOE. El catalán Miquel Iceta pidió un mensaje claro para Cataluña mientras que los barones susanistas se afanaban por restar importancia a la apuesta por la plurinacionalidad. Patxi López, nuevo secretario de Política Federal, llamó a cerrar el tiempo de hablar de los propios socialistas "para hablar de lo que preocupa a la gente", y se mostró convencido de que de este fin de semana saldrá un PSOE "fuerte y unido". El aragonés Javier Lambán, siempre muy polémico por sus declaraciones contra Sánchez, se proclamó "delegado mudo" en este 39º Congreso.

Gestos de tensión e incomodidad frente a las palabras de unidad en el nuevo PSOE

Así comenzó un cónclave, celebrado bajo el lema 'Somos la izquierda', donde Sánchez inicia un camino con grandes retos por delante. Entre ellos, junto a las relaciones a su izquierda para desalojar al PP o el tema catalán, queda claro que está también, digan lo que digan, una verdadera pacificación del PSOE.

Gestos de tensión e incomodidad frente a las palabras de unidad en el nuevo PSOE

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios