Es noticia
Menú
La Fiscalía analiza audios entre los guardias civiles durante la tragedia de Melilla
  1. España
Hubo decenas de muertos

La Fiscalía analiza audios entre los guardias civiles durante la tragedia de Melilla

El ministerio público también ha citado al jefe del operativo el día de la muerte de decenas de migrantes y a los pilotos del helicóptero antes de decidir si prorroga la investigación

Foto: El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. (EFE)
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La Fiscalía analiza los audios de las conversaciones entre guardias civiles registradas durante la tragedia de la valla de Melilla en que murieron decenas de migrantes cuando trataban de llegar a España el pasado 24 de junio. Según confirman a El Confidencial fuentes de la investigación, la fiscal de Sala de Extranjería encargada del caso, Beatriz Sánchez, ya ha podido escuchar los audios que constituyen un elemento clave a la hora de decidir si prorroga las pesquisas durante otros seis meses más.

Las fuentes consultadas precisan que estos audios consisten en las comunicaciones que mantuvieron los agentes desplegados en el terreno y el helicóptero del Instituto Armado que prestó apoyo operativo a sus compañeros desde el aire. Ese aparato también captó imágenes de lo sucedido en el interior del recinto del puesto fronterizo, donde se produjo la montonera de personas. También lo hizo en el exterior, lugar donde se concentró la mayoría de agentes españoles para contener un grupo de migrantes que fueron rechazados y entregados de nuevo a las autoridades marroquíes.

Foto: Una nueva investigación acusa a Marlaska de mentir con Melilla: hubo muertos en España.

La función del helicóptero no consiste solo en documentar visualmente lo sucedido, sino fundamentalmente en informar y anticipar a los efectivos sobre el terreno de lo que acontece a su alrededor y los movimientos de los flujos migratorios. La fiscal también ha citado a declarar en el marco de sus diligencias previas tanto al jefe del operativo policial como a los pilotos del helicóptero, no así al encargado de manejar el dron que también captó imágenes de lo sucedido aquel día desde las alturas, según las mismas fuentes.

En las imágenes aportadas por el Ministerio del Interior, se aprecia cómo el helicóptero se alejó del punto donde se apilaron decenas de cuerpos tras venirse abajo las vallas que dan a España. Según los testimonios de supervivientes recogidos por la última investigación periodística de Lighthouse Reports, en ese punto murió gente. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, sostiene que en suelo español no hubo que lamentar ningún fallecimiento, pero en uno de los vídeos grabados por los gendarmes marroquíes se muestra a un uniformado tomar el pulso a un cuerpo inerte y decir que “está muerto”.

El helicóptero de la Guardia Civil se centró en el segundo punto, próximo a una carretera y fuera del puesto fronterizo. Allí, las autoridades españolas organizaron la devolución en caliente de cientos de migrantes. Según el informe del Defensor del Pueblo, España rechazó en frontera sin cumplir la legalidad a 470 subsaharianos. Los diputados que el pasado viernes pudieron visualizar los vídeos aportados por el ministerio lamentan que el movimiento del helicóptero les ha impedido tener más detalles de lo que estaba pasando dentro del puesto. También destacan la baja calidad de las imágenes.

La fiscal tiene tres opciones

Fuentes de la investigación aseguran a este periódico que la fiscal del caso ya ha escuchado los audios de las conversaciones de los guardias civiles mantenidas ese día. Antes de que termine diciembre se agota el plazo legal del que dispone el ministerio público para adoptar una decisión. Puede prorrogar las pesquisas otros seis meses, lo que habitualmente autoriza el fiscal general del Estado en persona. Si considera que hay indicios suficientes de delito, existe la opción de judicializarlo para que continúe el caso en un juzgado. En caso de no disponer de pruebas contundentes, puede decretar el archivo de las actuaciones.

Foto: El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska (EFE/Kiko Huesca)

El 24 de junio, un total de 1.700 migrantes bajaron desde el monte Gurugú, en Marruecos, con la determinación de alcanzar territorio europeo. Murieron al menos 23 en el intento, aunque no hay datos oficiales. Marruecos no ha facilitado ni autopsias ni información, pero organizaciones en defensa de los derechos humanos elevan los fallecidos a varias decenas más. Según Interior, 55 agentes resultaron heridos. El consorcio de periodistas internacionales cifra en apenas una quincena los agentes ubicados en el puesto fronterizo en el momento de la llegada de los migrantes. Tras sufrir la hostilidad de los subsaharianos, se alejaron de la zona y cedieron toda la actividad a las fuerzas de Marruecos. Los magrebíes arrastraron los cuerpos a su territorio y muchos de ellos terminaron apilados durante horas sin recibir atención médica.

El PP bloquea una investigación en el Congreso

Este miércoles compareció el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en el Congreso de los Diputados para dar explicaciones por segunda vez por estos hechos. Insistió en su defensa de la actuación de la Guardia Civil y calificó de violenta la actitud de los migrantes. También reiteró su negativa respecto a que hubiese muertos en suelo español, a pesar de las imágenes difundidas. Sus explicaciones no convencieron a ninguno de los grupos parlamentarios. Uno a uno, todos los portavoces de la oposición le acusaron de mentir.

Foto: El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, y el ministro del Interior, Francisco Grande-Marlaska. (EFE/Javier Lizón)

El más contundente en su tono fue el PP, que le tachó de “cobarde” por escudarse en la Guardia Civil para no asumir responsabilidades, una “actitud miserable”, a juicio de los populares. La paradoja es que el partido que lidera Alberto Núñez Feijóo es el que de momento está salvando al ministro al bloquear la apertura de una comisión de investigación en el Congreso, como piden los independentistas de Bildu, ERC o el socio de gobierno del PSOE, Unidas Podemos.

El PP no quiere compartir esa foto en el Congreso. Teme, además, que la comisión de investigación sirva a los grupos para criticar la actuación de los guardias civiles en la frontera. "Una comisión se sabe cómo empieza, pero no cómo acaba", indican a este periódico fuentes parlamentarias. El discurso del PP se centra en Grande-Marlaska, para quien piden la dimisión, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por mantenerlo en el puesto. Sin embargo, esa estrategia pasa por dejar a los guardias civiles al margen o denunciar la situación de abandono y desprotección que sufren en la frontera ante llegadas masivas de migrantes como la de junio.

La Fiscalía analiza los audios de las conversaciones entre guardias civiles registradas durante la tragedia de la valla de Melilla en que murieron decenas de migrantes cuando trataban de llegar a España el pasado 24 de junio. Según confirman a El Confidencial fuentes de la investigación, la fiscal de Sala de Extranjería encargada del caso, Beatriz Sánchez, ya ha podido escuchar los audios que constituyen un elemento clave a la hora de decidir si prorroga las pesquisas durante otros seis meses más.

Fernando Grande-Marlaska Melilla Inmigración
El redactor recomienda