Es noticia
Menú
La ausencia de imágenes fijas en el puesto de Melilla impide esclarecer la tragedia de junio
  1. España
Visionado en el Congreso

La ausencia de imágenes fijas en el puesto de Melilla impide esclarecer la tragedia de junio

Los grupos de la oposición coinciden en que la avalancha mortal se produjo en territorio español y no en tierra de nadie. Unidas Podemos confirma que en la frontera no se está cumpliendo la ley

Foto: Imágenes de cuerpos apilados tras la avalancha difundida por la Asociación de Derechos Humanos de Nador (ADHN).
Imágenes de cuerpos apilados tras la avalancha difundida por la Asociación de Derechos Humanos de Nador (ADHN).

Cinco meses y un día. Ese es el tiempo que han tardado los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados en poder ver las imágenes disponibles de la tragedia de la valla de Melilla donde el 24 de junio murieron decenas de migrantes cuando trataban de entrar a España. Los diputados han ofrecido explicaciones sobre las cinco horas de visionado y han informado de que en el puesto había al menos tres cámaras fijas, pero no captaron los momentos clave de la avalancha de personas en la que presuntamente se produjeron las muertes. Les han ofrecido las grabaciones del dron y el helicóptero de la Guardia Civil, que en el momento más sensible se fue a grabar a otra zona en la que estaban actuando los agentes españoles.

El relato que han trasladado a la salida los portavoces de los grupos es que la multitud de personas bajó desde el monte Gurugú, en Marruecos, en dirección al puesto fronterizo del Barrio Chino de Melilla. Una parte de ellos logró acceder a un patio interno que el Ministerio del Interior sostiene que es competencia de Marruecos. El grupo de gente se agolpó frente a dos puertas y una de ellas cedió, lo que provocó una avalancha sin que recibieran asistencia sanitaria. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, defiende que ese lugar es una "zona de nadie" o un área de intervención conjunta entre España y Marruecos.

Foto: Paso fronterizo del Barrio Chino durante el día de la tragedia, el 25 de junio. (EFE/Stringer)

Dos cuestiones principales pivotan sobre la tragedia y la actuación de las fuerzas de seguridad españolas. Una es determinar el lugar exacto en el que se produjeron las muertes y si es territorio de España, lo que afecta a las diligencias abiertas en la Fiscalía a la hora de depurar responsabilidades. Lo segundo es la actuación de los guardias civiles y los gendarmes marroquíes. Este segundo punto tiene relevancia para determinar el estado en el que se encontraban los migrantes tras la avalancha y si las autoridades marroquíes arrastraron cadáveres hasta suelo marroquí.

El portavoz de Unidas Podemos, Enrique Santiago, ha explicado que lo que han podido analizar son imágenes "de los mismos sucesos desde distintas cámaras desde las 7 de la mañana". "De la frontera española hay pocas imágenes. Las que hay desde puntos fijos, la inmensa mayoría, no se ve bien el puesto fronterizo o no se ve lo que está ocurriendo. Las que han servido son las aéreas. No hay imágenes en las que se ve esa retirada de cadáveres", ha contestado a las preguntas de los periodistas.

A juicio del portavoz de la formación que integra el Gobierno de coalición, lo que sí ha quedado acreditado es que España y Marruecos no están cumpliendo la ley en la frontera. Denuncia que no se permite a los migrantes acceder a los puestos en los que tienen derecho a solicitar asilo o protección internacional. Ha recordado que la mayoría de personas que protagonizaron los hechos en junio procedían de Sudán. España otorga asilo a un 90 por ciento de los nacionales de ese país que logran llegar a pedirlo.

La dirección de las cámaras

El portavoz de Bildu, Jon Iñarritu, ha explicado que en el puesto fronterizo hay tres cámaras fijas, pero el día de los hechos "una apunta al monte Gurugú durante toda las grabaciones, otra a casas del territorio marroquí y otra, bastante lejos, percibe la entrada en Barrio Chino". "Las cámaras fijas no valen mucho", ha sentenciado Iñarritu que hace semanas se desplazó a la frontera y habló con los guardias civiles. Allí le dijeron que como ese puesto fronterizo llevaba dos años inactivo por la pandemia y la crisis diplomática con Marruecos, las cámaras fijas estaban apagadas.

Por su parte, en cuanto al helicóptero, el diputado abertzale ha explicado que "en el momento de la avalancha se va a la zona donde estaban los rechazos en frontera. Se refiere al punto en el que la Guardia Civil concentró sus esfuerzos. Se trata de una carretera donde había otro grupo de migrantes. Las autoridades españolas llegaron a realizar 470 devoluciones en caliente, según las pesquisas del Defensor del Pueblo que dirige el socialista Ángel Gabilondo. En ese informe también se cuestionaba la labor de los uniformados españoles a los que acusa de haber lanzado piedras a los migrantes. "No hemos tenido imágenes más concretas", ha dicho, al tiempo que ha manifestado su desconfianza en tener ya acceso a vídeos mejores.

En cualquier caso, Iñarritu ha recordado que hay hechos que se sabe que han ocurrido porque estos meses han circulado imágenes captadas en el interior del puesto fronterizo donde se ven cuerpos apilados, inertes y efectivos marroquíes tirando de ellos. Por ello, ha insistido en la necesidad de abrir una comisión de investigación, al tiempo que ha pedido a la Fiscalía que no dé "carpetazo a su investigación". La Fiscalía ha pedido información adicional a Interior estos meses y tiene hasta finales de diciembre para decidir si alarga sus pesquisas y si son merecedoras de elevarlas a un Juzgado.

El PP no se cierra a una investigación

La portavoz del PP en la Comisión de Interior, Ana Vázquez, ha ubicado a las 8.42 esa avalancha y ha negado que sea tierra de nadie, sino que son los tornos españoles bajo una bandera española. No obstante, los populares evitan cuestionar la labor de los guardias civiles. Según la diputada, los agentes españoles no intervinieron en esa avalancha, sino que estaban en otro punto realizando devoluciones en caliente (rechazos en frontera), un recurso que ha defendido como una iniciativa impulsada en su día por el PP. Vázquez ha cargado en varias ocasiones contra "las mentiras de Marlaska", ha pedido de nuevo su dimisión y no ha cerrado la puerta a variar la postura del partido y pedir una comisión de investigación en el Congreso.

David Segarra, del PSOE, ha secundado el discurso que desde el inicio ha mantenido el Ministerio del Interior en este asunto. Ha hecho hincapié en que fue una actuación correcta de la Guardia Civil ante lo que califican como un "asalto violento". En ese marco, ha destacado también la colaboración con los agentes marroquíes. Segarra ha admitido que entraron agentes en suelo español, pero con autorización de la Guardia Civil. "En ningún momento se ha podido determinar que hubiera fallecidos en la zona española", ha contestado a las preguntas de los periodistas. "Hemos visto imágenes de alguna persona que caía al suelo y que la guardia civil trataba de levantarle y sacarle", ha remachado.

Cinco meses y un día. Ese es el tiempo que han tardado los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados en poder ver las imágenes disponibles de la tragedia de la valla de Melilla donde el 24 de junio murieron decenas de migrantes cuando trataban de entrar a España. Los diputados han ofrecido explicaciones sobre las cinco horas de visionado y han informado de que en el puesto había al menos tres cámaras fijas, pero no captaron los momentos clave de la avalancha de personas en la que presuntamente se produjeron las muertes. Les han ofrecido las grabaciones del dron y el helicóptero de la Guardia Civil, que en el momento más sensible se fue a grabar a otra zona en la que estaban actuando los agentes españoles.

Inmigración Fernando Grande-Marlaska Ministerio del Interior Melilla