Es noticia
Menú
España da asilo a un 90% de sudaneses como los que murieron en la valla de Melilla
  1. España
Tragedia en Nador

España da asilo a un 90% de sudaneses como los que murieron en la valla de Melilla

La cifra supera con creces la media, pero la realidad los obliga a arriesgar su vida saltando puestos fronterizos o cruzando el Mediterráneo para poder solicitar la protección

Foto: Un momento de la concentración 'No mas muertes en la frontera', convocada por la plataforma de solidaridad con los migrantes de Málaga. (EFE/Álvaro Cabrera)
Un momento de la concentración 'No mas muertes en la frontera', convocada por la plataforma de solidaridad con los migrantes de Málaga. (EFE/Álvaro Cabrera)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

España otorga el asilo a nueve de cada 10 sudaneses que lo solicitan, pero para ello tienen que conseguir pedirlo. Según las ONG sobre el terreno, Sudán era el origen de la mayoría de los migrantes muertos el viernes en la frontera entre Marruecos y Melilla. Les esperaba, por tanto, una protección casi segura, a juzgar por los datos del Ministerio del Interior consultados.

La cifra de resoluciones positivas es similar en países del entorno subsahariano, muchas veces sumidos en conflictos bélicos crónicos. El problema es que, para llegar a pedir el asilo, lo habitual es que tengan que enfrentarse a una odisea y poner en riesgo su vida como sucedió en Nador.

“El mensaje que se les traslada es el siguiente: ‘Si llegáis, os vamos a dar asilo, pero vamos a hacer todo lo posible para que no lleguéis”. Así lo resume Paloma Favieres, directora de Políticas y Campañas de CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiado), una de las ONG más veteranas en la asistencia humanitaria a migrantes. Estos días se encuentran en pleno contacto con la Asociación de Derechos Humanos de Nador, la que difundió las imágenes de cuerpos apilados en el lado marroquí sin ninguna asistencia médica.

"El mensaje que se les traslada es el siguiente: 'Si llegáis, os vamos a dar asilo, pero vamos a hacer todo lo posible para que no lleguéis"

El país magrebí admite la muerte de 23 de esas personas, pero las ONG elevan la cifra a 37. Además, advierten de que las autoridades locales están cavando fosas comunes para dar sepultura a los muertos por la vía rápida y sin investigar las causas.

La Fiscalía española ya ha abierto una causa para esclarecer los hechos. Cerca de 2.000 personas subsaharianas trataron de entrar en España de forma irregular el pasado viernes a primera hora. Apenas lo lograron 138 (ocho de ellos fueron ingresados en el hospital). Son de Sudán, de Sudán del Sur, Chad, Níger y Eritrea, según otras fuentes humanitarias consultadas por este periódico. Todos esos países presentan altos índices de asilo.

A lo largo del año 2021, España dio la protección subsidiaria al 91,75% de sudaneses que lo pidieron. Es el cuarto país con mejor índice, solo por detrás de Libia (100%), Afganistán (99,73%) y República Centroafricana (96,15%). El derecho a la protección subsidiaria es el dispensado para las personas en que, sin reunir los requisitos para ser reconocidas como refugiadas, se dan motivos fundados para creer que, si regresasen a su país de origen, se enfrentarían a un riesgo real de sufrir algún daño grave, como la muerte o la tortura.

Foto: Eduardo de Castro, presidente de Melilla. (Ciudad Autónoma de Melilla)

Detrás de ese casi 92% de sudaneses protegidos en España durante 2021, hay 194 personas. Para poner en valor la cifra, los datos oficiales analizados por CEAR arrojan que la media de concesiones entre todos los países fue del 10,5%. Por el momento, en 2022, los datos que obran en poder de Interior dicen que se han concedido 102 estatutos de refugiados a sudaneses y 41 protecciones subsidiarias. Se han denegado 17 casos y se han archivado dos. Algunos de estos trámites pudieron iniciarse en 2021 y se han culminado en el presente ejercicio. A esas cifras hay que sumarles los 138 llegados el viernes al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla.

"De países como Siria no suelen tener problemas, pero a los subsaharianos no les dejan pasar y no pueden pasar desapercibidos por el color de piel"

Sin embargo, las mismas cifras de Interior arrojan otro dato que refrenda el mensaje del que alertaba la responsable de CEAR: de las 65.404 solicitudes de asilo registradas en 2021, la abrumadora mayoría, 62.766, se pidieron ya en territorio español. Solo 1.589 se cursaron en los puestos fronterizos habilitados, 638 en los CIE y 410 en embajadas españolas en otros países.

Para llegar a los puestos fronterizos de Ceuta y Melilla, hay que lograr el permiso de las autoridades marroquíes o sortearlas con el conocido resultado trágico algunas veces. “Cuando proceden de países como Siria o Yemen, no suelen tener problemas, pero a los subsaharianos no les dejan pasar y no pueden pasar desapercibidos por el color de su piel”, aseguran desde CEAR.

Foto: El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez. (EFE/Ballesteros)

Eso los aboca a intentarlo por lo que Favieres llama “pasos fronterizos no autorizados”. En realidad, se refiere a tener que saltar una valla o arriesgar su vida de otro modo subiéndose a una barca para cruzar el Mediterráneo. Otras fuentes conocedoras de la situación advierten de que precisamente los subsaharianos que apuestan por la vía marroquí no suelen depender de mafias. Al menos eso es lo que explican los propios migrantes cuando ya están a salvo.

Sobre la situación de los 138 que ya están en el CETI, varias ONG denunciaron este martes que no se les permitía comunicarse con el exterior y que se les mantenía retenidos alegando razones de salud por el covid. Este periódico se ha puesto en contacto con el Ministerio de Inclusión, que ha negado tal incomunicación. Sí admiten, en cambio, que muchos de ellos llegaron contagiados de coronavirus y se les ha apartado de otros internos. Explican que en el CETI hay otras personas vulnerables, como migrantes de avanzada edad o embarazadas, que se exponen a un riesgo en caso de contagio.

Foto: Tetiana Tuzhykova. (Fernando Sánchez)
El año y medio para el asilo que ya no sufren los ucranianos: "Temí que me lo denegaran"
Miguel Ángel Gavilanes Eva Belmonte Ángela Bernardo Carmen Torrecillas David Cabo Civio

Otras ONG consultadas restan gravedad a la situación y dicen conocer que este miércoles se les someterá a otra prueba de antígenos y quienes den negativo podrán salir porque un CETI no es como un CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros) y se puede entrar y salir. Los colectivos de ayuda humanitaria están tratando de convencer a los migrantes de que permanezcan en España y agoten el trámite de su asilo, pero no siempre es fácil.

Para un número importante de subsaharianos, España no es el final del camino, sino un punto intermedio antes de continuar hacia otros países de Europa, principalmente Francia. Hace unos meses, se vieron beneficiados por una sentencia del Tribunal Supremo que reconocía su derecho a poder trasladarse a la Península una vez formalizada su solicitud de asilo.

España otorga el asilo a nueve de cada 10 sudaneses que lo solicitan, pero para ello tienen que conseguir pedirlo. Según las ONG sobre el terreno, Sudán era el origen de la mayoría de los migrantes muertos el viernes en la frontera entre Marruecos y Melilla. Les esperaba, por tanto, una protección casi segura, a juzgar por los datos del Ministerio del Interior consultados.

Melilla Ministerio del Interior Derechos humanos Refugiados
El redactor recomienda