Es noticia
Menú
El pueblo de los dos millones de huevos se lanza a la carrera espacial: "Queremos la sede de la NASA"
  1. España
"lo imposible se intenta"

El pueblo de los dos millones de huevos se lanza a la carrera espacial: "Queremos la sede de la NASA"

Cabanillas del Campo vive entre polígonos industriales. En ellos destaca la sede de Dagu, la segunda productora de huevos del país. Ahora compite con otras 20 candidaturas para albergar la Agencia Espacial Española

Foto: Panorámica de Cabanillas del Campo. (Cedida)
Panorámica de Cabanillas del Campo. (Cedida)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Juan Carlos no perdona la hora del vermú. “Jefe, un botellín”, dice al camarero. Tiene 53 años y nació en Cabanillas del Campo (11.125 habitantes), un municipio de Guadalajara con la renta per cápita más alta de la región. “Antes, este asfalto que pisas era todo tierra; jugábamos con las liebres”. Ahora el panorama no es el mismo. Lo que en su día fue una población agraria se ha convertido en la cuna de la logística de Castilla-La Mancha: más de cuatro polígonos, cientos de naves industriales, multitud de camiones entrando y saliendo del pueblo, zonas residenciales con chalés que lo convierten en una localidad dormitorio… y el bar Arturo, en el centro, donde Juan Carlos y sus amigos pasan la mañana.

Foto: Lanzamiento de un cohete. (EFE/Jeff Spotts)

A unos cinco kilómetros de este bar de domingueros se ubica Dagu, la segunda empresa de huevos más importante del país, con una producción de hasta dos millones de unidades diarias. Lo que nació en los 50 en la provincia de Guadalajara, y se instaló en el pueblo en el año 1974, hoy exporta a Estados Unidos, Europa, Sudeste Asiático y todo el territorio nacional. Es la compañía más relevante de ese primer polígono de industria auxiliar que todavía se mantiene; la primera piedra de un imperio que hoy alberga más de cuatro millones de metros cuadrados de suelo industrial. Pero, ante la incógnita de por qué conformarse, tratándose de un municipio que genera un 7% del PIB nacional del sector logístico, la respuesta es contundente. No pierden la esperanza de seguir creciendo, y, para ello, Cabanillas del Campo tiene un plan.

placeholder Una mujer trabajando en la fábrica Dagu. (Cedida)
Una mujer trabajando en la fábrica Dagu. (Cedida)

El municipio aspira a albergar la Agencia Espacial Española. En un pleno extraordinario de urgencia celebrado este lunes a las ocho de la mañana, el Ayuntamiento aprobó in extremis la candidatura con mayoría absoluta. De hecho, tuvieron que consultar con el Ministerio de Política Territorial si todavía estaban a tiempo de lanzarse a la carrera. "Vimos que cumplíamos los requisitos y dijimos: '¡Adelante!", señala el alcalde socialista, José García.

placeholder Sede de la empresa en el primer polígono de Cabanillas del Campo. (A. F.)
Sede de la empresa en el primer polígono de Cabanillas del Campo. (A. F.)

Pero los mínimos solicitados por el ministerio no eran fáciles de cumplir. De hecho, y a pesar de abanderarse de la intención de descentralizar el Gobierno, solo las grandes ciudades o municipios cercanos a ellas pueden realmente satisfacer las condiciones que se publicaron en el BOE. Entre ellas, se requería tener una instalación de 3.000 metros cuadrados, buenas comunicaciones y transporte público, estar a menos de una hora de un aeropuerto internacional y cerca de un entorno hotelero. García lo tiene claro: “Sabemos que está el listón muy alto. Pero lo difícil se consigue y lo imposible se intenta”.

Aunque uno de los hándicaps a los que se enfrenta la candidatura es precisamente la cercanía con Madrid; de ser elegida, se "descentralizaría" el Gobierno a menos de 100 kilómetros de la Moncloa. Este mismo lunes se cerró el plazo para presentarse como candidato a albergar este organismo y la Agencia Española de Inteligencia Artificial, ambos de nueva creación y dentro de la estrategia de descentralización. En total, 35 varias ciudades de España se han postulado para competir por ambas instituciones.

placeholder El alcalde socialista de Cabanillas del Campo, José García. (A. F.)
El alcalde socialista de Cabanillas del Campo, José García. (A. F.)

De dentro a fuera, el Pozuelo de Alarcón de Castilla-La Mancha tiene un casco histórico con apenas transeúntes en la calle —los dueños de una tienda de alimentación de más de 50 años cerrarán para siempre el mes que viene— y poca actividad callejera. Ocho bares, una pescadería, cuatro farmacias, tres colegios, un centro de salud y un instituto. Ladrillo rojo y casas bajas; un pueblo castellano de toda la vida. Se preguntará qué tiene qué ofrecer un pueblo de la Mancha para ser el destino idóneo para la NASA española, pero, según se avanza al extrarradio, cambia el paisaje: grúas, obras y carritos de bebé.

"¿La Agencia del Espacio aquí? Pues genial, esto está lleno de astronautas", dice irónicamente

En torno al casco antiguo se desarrolla la zona residencial estilo norteamericano, con amplios chalés con terreno, urbanizaciones de casas unifamiliares y quienes “solo vienen, abren el garaje, duermen y se van por la mañana”, explica la dueña de la tienda de alimentación. Y, fuera de ese ratio, multitud de polígonos industriales con gran afluencia y actividad. Fuentes del Ayuntamiento explican que, solo con los centros de logística, suman más de 12.000 puestos de trabajo; un número más elevado que la población del propio municipio, con un censo actual de 11.125 personas.

placeholder Peaje de la R-2, una de las carreteras clave del municipio. (A. F.)
Peaje de la R-2, una de las carreteras clave del municipio. (A. F.)

Y es que lo que prima en Cabanillas es la actitud. “¿La Agencia del Espacio aquí? Pues genial, esto está lleno de astronautas”, dice Juan Carlos señalando a sus compañeros de aperitivos en la barra del bar Arturo. “Todo lo que sea bueno para el pueblo, será bien recibido, porque esto ha cambiado tanto…”. El apodo de pueblo dormitorio no es algo que termine de gustarles, pero es un hecho. Quienes todavía residen en el casco histórico son, en su mayoría, los autóctonos de avanzada edad. María Dolores, de 75 años, nació en la misma casa que ahora barre a media mañana: “Yo aquí estoy tranquilísima. Me encantaría que trajeran la Agencia Espacial, pero es verdad que ahora hay mucha industria y jaleo. Tengo tierras de regadío con la huerta y lo único que espero es que no me hagan venderlo en el futuro”.

placeholder Parcelas industriales en venta. (A. F.)
Parcelas industriales en venta. (A. F.)

El trajín de camiones es constante en todas las carreteras a la redonda de la localidad; miembro del conocido Corredor del Henares desarrollado a finales de los 90 y principios de los 2000. Fuentes del Ayuntamiento explican que Cabanillas del Campo “tiene capacidad de ampliar su población a los 20.000 habitantes sin tener que revalorizar el suelo. Se hizo en su día, pero el crecimiento se paralizó por la crisis de 2008, por lo que hay mucho terreno libre”. Pero la magia del enclave radica en el contraste entre vecinos como José, instalado en el centro hace 30 años y que opina que antes esas calles “tenían más vida”, al boom de movimiento de los polígonos, especialmente en el flanco sur de la localidad.

placeholder Nuevo polígono en construcción con medio millón de metros de cuadrados. (A. F.)
Nuevo polígono en construcción con medio millón de metros de cuadrados. (A. F.)

Pero, a pesar del salvaje crecimiento poblacional en las últimas tres décadas —eran 900 personas en los años 90—, la mayoría no hace vida en el pueblo. Son familias jóvenes que trabajaban en Madrid o Guadalajara, abogados, jueces, médicos y pilotos y controladores aéreos que se benefician de la cercanía con el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. “Hace unos meses conocí a uno que llevaba 20 años viviendo en el pueblo, ¡y no me sonaba de nada!”, continúa Juan Carlos. Daniel, su colega fumador, apunta que les contesta que “ellos duermen en Cabanillas, pero no viven aquí”.

placeholder El centro histórico del pueblo con solo una persona en la calle. (A. F.)
El centro histórico del pueblo con solo una persona en la calle. (A. F.)

El municipio cuenta con cuatro millones de metros cuadrados de suelo industrial y dos millones y medio en desarrollo. Y aseguran que su punto fuerte es la ubicación. A 47 kilómetros del aeropuerto de Barajas, a 36 del Instituto Nacional Técnica Aeroespacial (INTA) de Torrejón de Ardoz y comunicado con la Autovía A-2, la Nacional N-333 y el ramal R-2. “Por lo menos hay que intentar pelearlo y creemos que tenemos posibilidades [de ser los elegidos] aunque sea muy difícil. Mantendremos la esperanza hasta el último momento”, dice el alcalde.

Lucha de titanes

El plazo para postularse estuvo marcado por la polémica. Los complicados requisitos para optar a las convocatorias provocaron un tremendo descontento en la España vaciada y ciudades como Teruel pusieron el grito en el cielo: “Esto no es creer en un país vertebrado. Queremos ver criterios que ponderen la lucha contra la despoblación”, apuntó el diputado de Teruel Existe, Tomás Guitarte. Por el momento se desconoce en qué dirección resuenan las campanas, pero la capital andaluza se percibe como una buena candidata por su afluencia de I+D, presencia hotelera y firmas aeronáuticas. "Es una capital de provincia y una ciudad muy importante. Competir con sitios así es muy difícil", señalan fuentes del Ayuntamiento de Cabanillas. Aunque la Junta de Andalucía presentó su apoyo tanto a Sevilla como a Huelva, la otra ciudad de la región subida en el carro del espacio. En el último momento también se presentó Jerez de la Frontera, en la provincia de Cádiz.

Foto: El satélite español, Seosat-Ingenio. (EFE/Agencia Espacial Europea)

Hasta 21 municipios se han postulado para albergar la Agencia Espacial Española. Un organismo “dedicado a la Seguridad Nacional”, según explica el propio ministerio. La institución permitirá coordinar las actividades y políticas nacionales sobre el espacio, así como la participación de España en programas internacionales en este ámbito. Euskadi finalmente apostó por Zamudio, en Bizkaia; Canarias por Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas de Gran Canaria, Agüimes, San Bartolomé de Tirajana y Puerto del Rosario (Fuerteventura); Navarra por Estella; la Comunidad Valenciana por Elche, en Alicante; Murcia por San Javier; Aragón por Teruel; Cataluña por L’Hospitalet de Llobrega; Galicia por Ourense; Castilla y León por Cebreros, en Ávila, León y Palencia; Madrid por Tres Cantos —la gran apuesta de la presidenta, Isabel Díaz Ayuso—, y Castilla-La Mancha por Ciudad Real, Puerto Llano, Yebes y Cabanillas del Campo.

Foto: El presidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda. (EFE/Eliseo Trigo)

Lo cierto es que la creación de estos nuevos organismos generó rifirrafes no solo entre comunidades, sino entre ciudades y municipios de la misma región. Es el caso, por ejemplo, de Galicia; donde el apoyo de la Xunta a la candidatura de A Coruña para convertirse en la sede de la Agencia Española de Inteligencia Artificial no sentó nada bien a Ourense y Santiago de Compostela. Algo similar ocurrió en Castilla y León; cuando Salamanca y León se enfrentaron para ser la ciudad elegida por la Junta. Ahora, oficialmente se han presentado León, Palencia y el pueblo de Cebreros, en Ávila, para ser candidatas a albergar la NASA. Una pelea de titanes en la que, por el momento, se desconoce quién será el vencedor, que será elegido en última instancia en Consejo de Ministros.

Foto: El presidente de Aragón, Javier Lambán. (EFE/Javier Cebollada)

A la Agencia Española de Inteligencia Artificial se han presentado 14 ciudades. En Galicia, finalmente, se han postulado A Coruña y Ourense; en Andalucía, Granada y Jerez de la Frontera; en la Comunidad Valenciana, Alicante; en Asturias, Gijón; en Castilla y León, Salamanca y Segovia; en Cataluña, Barcelona; en Baleares, Palma; en Aragón, Zaragoza; en Canarias, Santa Cruz de Tenerife; en Castilla la Mancha, Guadalajara, y, en Madrid, la ciudad de Leganés. Fuentes del Ministerio de Política Territorial aseguran que “pretende concienciar asimismo sobre el impacto de la IA en la sociedad” y que España será pionera en disponer de una institución similar, “anteponiéndose a la entrada en vigor del futuro Reglamento europeo de IA”. Además, han catalogado ambos procedimientos como un “éxito” por recibirse un total de 35 candidaturas para ambas agencias.

La resolución final llevará unos meses. La Comisión consultativa para la determinación de las sedes elaborará un dictamen para evaluar las candidaturas —donde, además, podrá tomar en consideración otras localidades que no se hayan postulado, pero cumplan los criterios establecidos— y se remitirá a la Comisión Delegada del Gobierno para el Reto Demográfico. Por último, será el Consejo de Ministros quien adoptará la decisión final.

Juan Carlos no perdona la hora del vermú. “Jefe, un botellín”, dice al camarero. Tiene 53 años y nació en Cabanillas del Campo (11.125 habitantes), un municipio de Guadalajara con la renta per cápita más alta de la región. “Antes, este asfalto que pisas era todo tierra; jugábamos con las liebres”. Ahora el panorama no es el mismo. Lo que en su día fue una población agraria se ha convertido en la cuna de la logística de Castilla-La Mancha: más de cuatro polígonos, cientos de naves industriales, multitud de camiones entrando y saliendo del pueblo, zonas residenciales con chalés que lo convierten en una localidad dormitorio… y el bar Arturo, en el centro, donde Juan Carlos y sus amigos pasan la mañana.

Madrid
El redactor recomienda