Es noticia
Menú
Lesmes se enfrenta a su pleno más tenso tras tratar de desencallar la renovación del TC
  1. España
Crisis institucional

Lesmes se enfrenta a su pleno más tenso tras tratar de desencallar la renovación del TC

Algunos miembros del sector conservador interpretan que ha forzado deliberar sobre los nombramientos como un medio de presión para que se aceleren los tiempos

Foto: El presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes (i), ante el rey Felipe. (EFE/Pool/J. J. Guillén)
El presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes (i), ante el rey Felipe. (EFE/Pool/J. J. Guillén)

Un punto del orden del día del pleno que celebra este jueves el Consejo General del Poder Judicial ha alterado, aún más si cabe, los ánimos de la parte del órgano que se resiste a nombrar. Entre los asuntos que debatirán los vocales, el presidente Carlos Lesmes ha introducido la propuesta de los dos nombramientos aún pendientes para el Tribunal Constitucional, y lo ha hecho sin que haya, al menos de forma aparente, acuerdo alguno sobre los candidatos. El paso ha molestado a algunos miembros del sector conservador, que lo interpretan como una presión para que se aceleren los tiempos. Varios vocales consultados auguran una reunión tensa que, según la mayoría, continuará sin suponer avances efectivos respecto a la renovación del TC.

"Juega a la maniobra y el despiste", asegura uno de los vocales consultados, que recuerda que en la anterior reunión ya se acordó que no se elevaría la cuestión a pleno hasta que no hubiera dos nombres ampliamente consensuados. Varios de los miembros del órgano sospechan que su presidente, empeñado en evitar dilaciones indebidas de la renovación, ve cercana la posibilidad de sumar los votos suficientes para que los nombramientos salgan adelante.

Foto: Carlos Lesmes, presidente del CGPJ. (EFE)

Para conseguirlo, Lesmes tendría que romper la unidad del bloque conservador y captar al menos a tres de sus miembros para que voten junto al bloque progresista. Al menos de momento, todos los miembros de este sector han apoyado el respeto a sus propios tiempos frente a la presión externa del Gobierno, que les urge a que "cumplan la ley" y designen sin más esperas a sus candidatos. En el momento en que lo hagan, las mayorías en el Constitucional cambiarán. Por primera vez en años, pasará a tener una mayoría progresista.

El número necesario de apoyos es de 12 vocales. Lesmes ya cuenta con el voto de todos los que forman el sector progresista, un total de ocho. A ellos se suman su propio voto y el de dos de los considerados conservadores, Wenceslao Olea y Vicente Guilarte, que estarían dispuestos a votar si los candidatos que se proponen recaban su confianza. Quedarían, por tanto, con 11, a solo un apoyo de la decisión definitiva. Pese a ello, todos los consultados creen improbable que el presidente lo consiga en este pleno. Abren, eso sí, la duda sobre la segunda reunión que se plantea convocar Lesmes en unos días, el próximo 3 de octubre.

En el 'bombo' para resultar elegidos, hay al menos seis magistrados del Tribunal Supremo. Los progresistas se inclinan desde el principio por apoyar al magistrado Pablo Lucas o a José Manuel Bandrés. Los conservadores, que como se ha dicho no tienen, de momento, candidato oficial, barajan cuatro nombres: Rafael Fernández Valverde, Inés Huerta, Diego Córdoba y Francisco Marín.

Y es precisamente Marín quien conduce al siguiente punto de desacuerdo, pues la reunión de este jueves se desarrollará, además, con el telón de fondo de la dimisión de Lesmes. El presidente explicará el mecanismo legal para su "eventual sustitución" y cuenta con un informe de su gabinete técnico en el que se defiende que es Marín quien debe asumir tanto la presidencia del Supremo como la del Consejo. Su intención es fijar una especie de cuaderno de bitácora de cara a su salida.

Foto: Carlos Lesmes, presidente del CGPJ. (EFE)

Los vocales del CGPJ se enteraron por la prensa de esta decisión y están molestos con las formas. También, algunos, con el fondo. El hecho de que Marín agrupe las dos presidencias aleja la posibilidad de que sea el vocal progresista Rafael Mozo, el de mayor edad, quien tome las riendas del Consejo. Los más cercanos al Gobierno hubieran preferido esta última opción.

El gabinete técnico defiende que las leyes y la Constitución interpretan que las dos presidencias deben agruparse en una única persona: "Excluida la doble vía de sustitución, esta ha de proveerse como canal único a través de la vicepresidencia del Tribunal Supremo, a quien por ley le corresponde sustituir al presidente", precisan. El recambio será automático, sin acuerdo o acto que lo oficialice.

De forma paralela a este pleno, el comisario de Justicia de la UE arrancará mañana su visita a España. Su intención de 'mediar' para tratar de alentar la negociación del PSOE y el PP para la otra renovación, la del CGPJ, ha levantado ya suspicacias en el Gobierno, que ve una excesiva cercanía del cargo de Bruselas a los postulados del PP. A lo largo de dos días, Reynders se verá con los principales protagonistas de la Justicia. Desde el ministro Bolaños hasta Esteban González Pons, pasando por el propio Lesmes, el presidente del Constitucional y el fiscal general del Estado.

Un punto del orden del día del pleno que celebra este jueves el Consejo General del Poder Judicial ha alterado, aún más si cabe, los ánimos de la parte del órgano que se resiste a nombrar. Entre los asuntos que debatirán los vocales, el presidente Carlos Lesmes ha introducido la propuesta de los dos nombramientos aún pendientes para el Tribunal Constitucional, y lo ha hecho sin que haya, al menos de forma aparente, acuerdo alguno sobre los candidatos. El paso ha molestado a algunos miembros del sector conservador, que lo interpretan como una presión para que se aceleren los tiempos. Varios vocales consultados auguran una reunión tensa que, según la mayoría, continuará sin suponer avances efectivos respecto a la renovación del TC.

CGPJ Tribunal Constitucional Tribunal Supremo
El redactor recomienda