Es noticia
Menú
El PP encumbra a Juanma Moreno como 'delfín' de Feijóo frente a Ayuso
  1. España
'BARÓN DE BARONES'

El PP encumbra a Juanma Moreno como 'delfín' de Feijóo frente a Ayuso

La popularidad del barón andaluz eclipsa el protagonismo orgánico de la presidenta madrileña, cuyo papel hegemónico en el PP dependerá de si logra igualar el récord de Moreno en las elecciones del 28 de mayo

Foto: El presidente de Andalucía, Juanma Moreno, recibe felicitaciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE/Emilio Naranjo)
El presidente de Andalucía, Juanma Moreno, recibe felicitaciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE/Emilio Naranjo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Juanma Moreno es, a día de hoy, el presidente autonómico con más autoridad dentro del PP. El encargado de ungirle como 'barón de barones' fue el propio Alberto Núñez Feijóo, que colma de halagos al dirigente andaluz siempre que tiene ocasión. Para la máxima autoridad de los populares, Moreno es un "gestor brillante", un "servidor público", una "buena persona" y un "amigo". Su popularidad interna ha crecido como la espuma en los últimos meses, especialmente a raíz de la rotunda victoria en Andalucía que hizo soñar al PP con nuevas mayorías absolutas. La omnipresencia del andaluz eclipsa, en parte, a la dirigente que hasta hace pocos meses atraía todos los focos, y a la que no pocos llegaron a situar como recambio en el poder de Génova. Pero el PP juega ahora con otra baraja.

Las intervenciones de los diferentes barones del PP en la reunión interparlamentaria del partido, que se celebró en Toledo hace justo una semana, sirvió también de termómetro del cambio de roles que experimenta el partido. Y pese a la contundencia del discurso de Isabel Díaz Ayuso, que llegó a definir a Sánchez como "hombre blandengue", la madrileña no levantó demasiados aplausos, una imagen impensable hace solo un año, cuando la dirigente no podía dar un paso sin una melé de cámaras o sin gritos de "¡presidenta!". "Ahora es una más", comentaba algún diputado atento a las intervenciones de los presidentes autonómicos.

Foto: El expresidente del Gobierno José María Aznar y el actual líder del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Fernando Villar)

Fue justo en el cónclave popular de la pasada semana cuando Juanma Moreno comunicó a Núñez Feijóo el anuncio que revolucionaría la política nacional en los días siguientes y que despertaría una disputa soterrada con su homóloga madrileña. Y el líder de Génova le dio el visto bueno. Dos días después, el barón andaluz se desplazó a Madrid para comunicar que, además de una deflactación de la tarifa del IRPF, suprimiría el impuesto de patrimonio en Andalucía. El objetivo, literalmente, pasa por atraer a inversores y grandes fortunas que se han asentado en Madrid o Cataluña en busca de una presión fiscal más liviana.

Moreno no escondió su intención de batallar con Ayuso por acoger a grandes contribuyentes. Hasta el hotel Westin Palace de Madrid se desplazó Feijóo, que ejerció de anfitrión de su barón predilecto. No fue el único. Todos los pesos pesados del PP arroparon a Moreno, desde la cúpula de Génova casi al completo hasta numerosos diputados y senadores. La imagen de cohesión era tal que al encuentro acudieron exministros como Ángel Acebes, Miguel Arias Cañete o Fátima Báñez. También Soraya Sáenz de Santamaría, poco habitual en este tipo de eventos. Solo hubo una gran ausencia: Isabel Díaz Ayuso se excusó por tener comprometida una entrevista radiofónica.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Los dos presidentes autonómicos se han dedicado alabanzas, pero lo cierto es que el anuncio fiscal del barón andaluz acrecienta una cierta rivalidad que va más allá de la gestión propia de cada autonomía. Aunque aplaudió esa política, Ayuso no tardó en dejar claro que es ella quien tomó la iniciativa en materia de baja fiscalidad, y que Moreno solo sigue su senda. "Andaluces: bienvenidos al paraíso", se limitó a escribir en redes sociales cuando trascendió el anuncio en el foro del que ella se ausentó.

En los últimos meses, Moreno ha ido ganándose más respeto y apoyos que Ayuso. La química que comparte con Feijóo en el ámbito profesional y personal —ambos compartieron unos días de vacaciones en familia este verano— ha disparado su popularidad en las filas del PP. Nadie en el partido, tampoco los barones autonómicos, duda que el andaluz es el 'delfín' de Feijóo, a quien consulta y confía los temas más delicados de su periplo como jefe de la oposición. Igual que a nadie le sorprendería que, en caso de que Feijóo no gobernase, el sucesor que reuniría más apoyos sería Juanma Moreno, el dirigente en el que se miran el resto de barones del PP.

Aunque el de un cambio de poder en el PP es un escenario muy hipotético y lejano, el ambiente que se respira en el partido da buena cuenta de cómo han cambiado los contrapesos internos. Moreno no solo tiene la confianza de Feijóo, sino que cuenta con 'mano' directa en la cúpula directiva, algo que Ayuso no puede decir. El eje 'gallego-andaluz' se confirmó nada más poner Feijóo una maleta en la séptima planta de Génova. El barón andaluz colocó a su 'mano derecha' en la Junta, Elías Bendodo, como 'número tres' en el escalafón del partido a nivel nacional, aunque cuenta con mucho más poder orgánico que el que ostenta, por ejemplo, la nueva secretaria general del PP, Cuca Gamarra.

El programa económico, al que el PP ha fiado casi por completo la oportunidad de llegar a la Moncloa, lo ha dirigido en todo momento el exconsejero de Hacienda de la Junta, Juan Bravo, un dirigente por el que pelearon Feijóo y Moreno. La secretaría de organización, otro puesto clave en Génova, lo ocupa otro andaluz: el diputado por Málaga, Ángel González, quien trabaja a las órdenes de Miguel Tellado, otra de las máximas autoridades de la nueva dirección. Ayuso, sin embargo, no logró colocar a personal de su máxima confianza en la nueva estructura de Génova. La 'cuota madrileña' se reduce a la vicesecretaría de coordinación autonómica y local, que ocupa Pedro Rollán.

Foto: La diputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo. (EFE/Mariscal)

Que el suflé de Ayuso haya bajado en el seno del PP en comparación con su homólogo andaluz se debe también a los resultados de cada uno en sus respectivas autonomías. La histórica mayoría absoluta de Moreno ratificó la senda del centro, la moderación y la gestión como un modelo de éxito. Ayuso, por su parte, abandera un ideal político más cercano a la batalla cultural, que huye de la mesura y de la contención en las formas. Ella devolvió al PP la ilusión con un resultado contundente en mayo de 2021, cuando se quedó a tan solo cuatro escaños de la mayoría absoluta, pero que logró poner coto a un Vox disparado en las encuestas.

En Sol saben que Ayuso deberá igualar el récord de su compañero de filas si quiere pelear por un puesto hegemónico en el PP de Feijóo, a sabiendas de que lo que más valora el líder nacional de sus dirigentes es la capacidad de conservar el apoyo popular. Si no lo logra, reconocen fuentes madrileñas, se percibirá como un "fracaso" frente a Moreno, y su liderazgo se disipará. Ayuso no se plantea cambiar un ápice su discurso, ni tampoco su tendencia a representar el 'verso suelto' del partido, pero sabe que se juega mucho la próxima vez que se abran las urnas.

Juanma Moreno es, a día de hoy, el presidente autonómico con más autoridad dentro del PP. El encargado de ungirle como 'barón de barones' fue el propio Alberto Núñez Feijóo, que colma de halagos al dirigente andaluz siempre que tiene ocasión. Para la máxima autoridad de los populares, Moreno es un "gestor brillante", un "servidor público", una "buena persona" y un "amigo". Su popularidad interna ha crecido como la espuma en los últimos meses, especialmente a raíz de la rotunda victoria en Andalucía que hizo soñar al PP con nuevas mayorías absolutas. La omnipresencia del andaluz eclipsa, en parte, a la dirigente que hasta hace pocos meses atraía todos los focos, y a la que no pocos llegaron a situar como recambio en el poder de Génova. Pero el PP juega ahora con otra baraja.

Partido Popular (PP) Juanma Moreno Isabel Díaz Ayuso
El redactor recomienda