Es noticia
Menú
La gira de Sánchez por los Balcanes: apoyará su adhesión a la UE como presidente de turno
  1. España
Presidencia española de la UE

La gira de Sánchez por los Balcanes: apoyará su adhesión a la UE como presidente de turno

Visitará cuatro países y defenderá su integración en la Unión en su broche al curso político, cargado de simbolismo por la guerra. Antes, firmará un acuerdo de cooperación en materia de defensa con Polonia

Foto: Pedro Sánchez, bajando del avión presidencial. (EFE)
Pedro Sánchez, bajando del avión presidencial. (EFE)

Hay mucho de estrategia en la próxima gira por los Balcanes Occidentales del presidente del Gobierno. Pedro Sánchez acude al flanco oriental de Europa para prometer apoyo a los países que quieren integrarse en la UE y que han visto cómo Ucrania y Moldavia daban un paso de gigante en su carrera para formar parte del club europeo hace apenas un mes. En Moncloa reconocen que también pesa el futuro de España en la presidencia rotatoria de la UE, en 2023, y ya aseguran que la aprovecharán para ayudarles en lo posible. Además, habrá importantes guiños a estos territorios, en una gira cargada de simbolismo y que servirá como broche de oro al curso político.

Sánchez visita antes Varsovia, en la XIV Cumbre Polaco-Española, que debería haber tenido lugar en abril, pero que fue postergada por problemas de agenda. Este miércoles se verá con el jefe del Ejecutivo polaco, Mateusz Morawiecki, arropado por cinco ministros (entre ellos, Margarita Robles, titular de Defensa, y José Manuel Albares, de Exteriores). Escenificará la cercanía con un país que linda con Ucrania y que ha acogido a 4,7 millones de refugiados desde el inicio de la ofensiva de Rusia.

El Gobierno, además, quiere mandar el mensaje de que está “presente” en el flanco este de la UE, según explican fuentes del Ejecutivo, y reforzar la colaboración con Polonia en materia de defensa. Para eso, firmarán un memorando de entendimiento, un documento que permita avanzar en la colaboración en esta materia con un país al que la OTAN reconoce por su papel frente a la guerra de Vladímir Putin. El conflicto contra Ucrania marca, además, buena parte de la gira que le llevará a cinco territorios de los Balcanes Occidentales, entre el viernes 29 y el lunes 1 de agosto.

Foto: Ursula von der Leyen, junto con Volodímir Zelenski, en una imagen de archivo. (EFE/Dolzhenko)

Sánchez quiere convertirse en el primer presidente español en ejercicio que visita cuatro de los cinco países de esta zona (Serbia, Macedonia del Norte, Montenegro y Albania). Además de sus guiños a Serbia (España está entre los cinco países que no apoyan la independencia de Kosovo), la mayor carga simbólica la concentrará en Bosnia-Herzegovina.

Visitará Sarajevo, la capital, y Mostar, cuyo icónico puente sobre el río Neretva (Stari Most) es un emblema del conflicto que asoló la antigua República de Yugoslavia, tras su destrucción en 1993, durante la guerra, y su reconstrucción en 2004. Un conflicto ante las propias puertas de la UE, con algunos paralelismos con Ucrania.

El jefe del Ejecutivo quiere presumir de iniciativa y fomentar su perfil europeo, con la vista puesta en la presidencia rotatoria del Consejo de la UE, que a España le corresponde en el segundo semestre de 2023. En esta gira contrarreloj, en apenas cuatro días, se reunirá con los jefes de Estado y/o de Gobierno de estos países. Y, en un momento en que los Veintisiete han rebajado la tensión para acordar un plan frente a la crisis energética, Sánchez aprovechará el altavoz que le brindan estos viajes para protagonizar comparecencias institucionales, sin preguntas, junto a sus homólogos.

Foto: Los líderes de Macedonia del Norte, Albania y la Comisión Europea (EFE/Stéphanie Lecocq)

Es el primer líder europeo en visitar Albania y Macedonia del Norte desde el desbloqueo de las negociaciones con Bruselas para la integración, hace apenas 10 días, y el primero en ser recibido por el nuevo presidente albanés, Bajgram Begaj, que tomó posesión este lunes. Tampoco desaprovechará estos focos.

Además, quiere transmitir su apoyo (el conocimiento de España y su experiencia, explican desde Moncloa) a la integración de estos países y animarlos a avanzar con las reformas que deben afrontar para formar parte de la UE. En el periodo de presidencia española, afirman desde el Gobierno, contarán con ellos para la ampliación de la Unión Europea en todo lo que sea posible.

Eso sí, reclaman que los Estados acometan estas reformas, aunque sean duras, dando por hecho que todos ellos acabarán formando parte del club europeo. Además, buscará tiempo para reivindicar y estrechar los lazos comerciales y económicos y para convencer de la cercanía entre España y estos países mediterráneos, para ensalzar “la amistad” con ellos.

Foto: El presidente de Albania, Edi Rama (i), Macedonia, Dimitar Kovacevski (c), y Serbia, Aleksandar Vucic, durante una rueda de prensa esta mañana en Bruselas. (Reuters/Johanna Geron)

En la carrera hacia la integración europea, Serbia y Montenegro son los más avanzados, Albania y Macedonia del Norte ya tienen el estatus de países candidatos, mientras que Bosnia-Herzegovina es la más rezagada. Cuando Ucrania y Moldavia lograron el estatus de candidatos, en junio, Sánchez ya aseguró que España vería “con buenos ojos” darle ese tratamiento a Bosnia. Y es en este territorio, precisamente, donde el presidente del Gobierno escenificará los actos más cargados de simbolismo.

Desde el Ejecutivo, recuerdan que España tuvo una gran presencia en Bosnia durante la guerra y al finalizar el conflicto, que se cobró las vidas de 23 de los 45.000 militares españoles que han llegado a estar desplegados en la zona. Consciente de ello, Sánchez visitará la plaza del Rey de Mostar, epicentro de la vida de esta localidad, así como el Stari Most. También se reunirá con la alcaldesa de Sarajevo en su emblemática biblioteca, destruida durante la guerra y hoy reconvertida en ayuntamiento de la capital bosnia.

La gira tiene ese fuerte componente, pero es también el cierre del curso político, al menos en lo que toca a la exposición del presidente del Gobierno, que solo tiene programada una comparecencia ante la prensa: la mañana del lunes, en Tirana, Albania. Volverá a Madrid inmediatamente después; el martes se celebrará el último Consejo de Ministros antes del parón estival, y después viajará a Mallorca para su habitual despacho con el rey Felipe. Es un broche de oro para el curso, sobre todo de la frontera española hacia fuera.

Hay mucho de estrategia en la próxima gira por los Balcanes Occidentales del presidente del Gobierno. Pedro Sánchez acude al flanco oriental de Europa para prometer apoyo a los países que quieren integrarse en la UE y que han visto cómo Ucrania y Moldavia daban un paso de gigante en su carrera para formar parte del club europeo hace apenas un mes. En Moncloa reconocen que también pesa el futuro de España en la presidencia rotatoria de la UE, en 2023, y ya aseguran que la aprovecharán para ayudarles en lo posible. Además, habrá importantes guiños a estos territorios, en una gira cargada de simbolismo y que servirá como broche de oro al curso político.

OTAN Pedro Sánchez
El redactor recomienda