TODOS QUIEREN SER EUROPEOS

La ampliación hacia los Balcanes, una partida de ajedrez que divide a la UE

La UE prometió a Albania y Macedonia del Norte que cumpliría con su palabra de iniciar conversaciones para su acceso si iban por el buen camino. Ahora amaga con volver a cerrar la puerta

Foto: Un macedonio del norte en una protesta. (Reuters)
Un macedonio del norte en una protesta. (Reuters)

Los Balcanes no son una región más. En la zona, conocido polvorín del siglo XX, se juega una partida estratégica clave a ojos del mundo. A la vez que Rusia trata de influir cada vez más en estos países, tratando de alejarlos de la Unión Europea, el club comunitario parece estar dispuesto a volver a cerrar la puerta de entrada en las narices de Albania y Macedonia del Norte.

La promesa del sueño europeo es importante para ambos países. No significa que vayan a entrar de forma automática en la UE, pero sí que inician el camino para hacerlo. Como con el bloque del este de Europa, con el que se tenía una sensación de deuda que aceleró el proceso de adhesión, Bruselas sabe que existe la necesidad de que los Balcanes formen parte del proyecto europeo, o al menos de acercar a la región a la influencia europea.

Hace un año los ministros de Exteriores acordaron que todavía no había llegado el momento para Macedonia del Norte y Albania. Volverían a discutir del asunto un año después, con un nuevo informe de la Comisión Europea sobre los progresos realizados por ambos países.

Recientemente el Ejecutivo comunitario hizo público el documento: Skopie y Tirana han cumplido con su parte del trato, han hecho los esfuerzos y reformas exigidos. En algún caso, incluso han ido más allá. El Gobierno macedonio logró cerrar con Grecia un acuerdo para cambiar el propio nombre del país - de Antigua República Yugoslava de Macedonia, a Macedonia del Norte - a cambio de recibir el apoyo de Atenas. Esto ha sido aplaudido por el mundo entero.

Ahora la UE acaba de dar un nuevo portazo. Al menos hasta octubre, cuando la Comisión Europea espera que llegue la luz verde. Alemania, Países Bajos y Francia han sido los responsables de esta parálisis. En el caso alemán el Bundestag, el parlamento germano, no tomó ninguna decisión al respecto, por lo que ya se preveía una negativa de Berlín al inicio de las conversaciones con ambos países.

En Francia hay una desconfianza total sobre una nueva ampliación. Nathalie Loiseau, que fue número uno de las listas del presidente Emmanuel Macron a las elecciones europeas de 2019 y antes había sido ministra de Asuntos Europeos, aseguró en una entrevista radiofónica, orgullosa, que había sido gracias a ella que no se habían iniciado las conversaciones de acceso de Macedonia del Norte y Albania.

La Comisión Europea retrasó la publicación del informe sobre ampliación, en el que recomendaba la apertura de conversaciones, hasta después de las elecciones europeas, concretamente hasta el 29 de mayo. Muchos en Bruselas señalan ese detalle como un ejemplo de hasta qué punto en algunas capitales, especialmente París, que fue la que más insistió al Ejecutivo comunitario en que retrasara la publicación, creen que la ampliación hacia los Balcanes puede afectar en las encuestas y en las elecciones.

El Bundestag asegura que no pudo tomar una decisión sobre ambos países por el retraso de la publicación del informe por parte de la Comisión Europea, aunque el ministerio de Asuntos Exteriores alemán se muestra a favor de iniciar conversaciones. Y así se completa el bloqueo de la situación.

En un documento conjunto más de una decena de países, en su mayoría del este de Europa, mostraron su apoyo a la apertura de las negociaciones con los dos países balcánicos. Grecia también está interesada en la integración de los Balcanes en la Unión Europea, entre otros motivos por razones económicas.

Este lunes Johannes Hahn, comisario de Ampliación, pidió a las capitales que tuvieran en cuenta el análisis positivo de la Comisión Europea, como también lo hizo la italiana Federica Mogherini, Alta Representante para Exteriores de la UE, que se mostró claramente a favor de cumplir con la palabra de junio de 2018 y abrir las conversaciones con ambos países candidatos.

“Sigue siendo la creencia de la Comisión que la UE tiene que premiar a los que han cumplido con los requisitos que el mismo Consejo estableció hace un año. Nuestra credibilidad está en juego”, ha asegurado Hahn durante una rueda de prensa posterior a la reunión de este martes.

Tras una reunión con el primer ministro albanés, Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, aseguró la semana pasada que “Albania está lista para el siguiente escalón”. “Si este país está cumpliendo no tenemos ningún derecho a decir que no a las aspiraciones europeas de este país”, aseguró el luxemburgués.

Por el momento solo dos Estados balcánicos han entrado en la UE, Eslovenia y Croacia, mientras Serbia y Montenegro ya han comenzado conversaciones. Macedonia del Norte y Albania deben completar el puzle. El proceso del acceso a la Unión Europea puede durar años y la apertura de negociaciones no garantiza que finalmente se forme parte del club.

División entre candidatos

No ayuda a su causa que Skopie y Tirana estén divididas. La semana pasada Stevo Pendarovski, presidente de Macedonia del Norte, visitó Bruselas y pidió que se considerara su candidatura de acceso a la UE de forma separada a la de Albania. El primer ministro albanés Edi Rama respondió con una negativa total.

Los albaneses han sido importantes en el proceso de democratización de Macedonia del Norte y el partido socialista de Rama ha trabajado mano a mano con los socialdemócratas macedonios para conquistar el poder y alejar al país de la corriente nacionalista. Rama considera que el movimiento de Pendarovski de tratar de separar las candidaturas de ambos países es un acto de egoísmo total.

La sombra de Rusia es alargada y nadie duda de que Moscú va a intentar desestabilizar la región. Ya trató de boicotear el cambio de nombre de Macedonia del Norte y muchos le ven detrás de las protestas contra el Gobierno de Rama y en contra de las conversaciones para el ingreso en la Unión Europea.

Ahora, tras el rechazo de los ministros a dar la luz verde, la siguiente fecha en el calendario será en otoño. Nueva patada hacia delante que hace que muchos teman que sea demasiado tiempo. Suficiente para que, por ejemplo, la inestabilidad en Albania vaya un paso más allá. “Nuestro objetivo es comenzar conversaciones antes del verano, independientemente de si la decisión se toma antes o después del verano. Cuanto antes se tome, menos riesgo corremos todos”, resumió Nikola Dimitrov, ministro de Exteriores de Macedonia del Norte.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios