Es noticia
Menú
Villacís se posiciona como alternativa en Ciudadanos ante el desgaste de Arrimadas
  1. España
TRAS LA DEBACLE EN ANDALUCÍA

Villacís se posiciona como alternativa en Ciudadanos ante el desgaste de Arrimadas

La vicealcaldesa de Madrid gana enteros en el partido en mitad de una fuerte marejada interna contra la presidenta nacional: "Si no hay cambios, moriremos en 2023"

Foto: La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís. (EFE/Rodrigo Jiménez)
La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís. (EFE/Rodrigo Jiménez)

Inés Arrimadas ha aguantado en el cargo cada golpe que las urnas han asestado a Ciudadanos. Pero la debacle en Andalucía ha levantado una enorme marejada interna contra ella, a la que internamente culpan del desastre del 19-J. Muchos exigen que sea "valiente" y dé un paso al lado para darle una oportunidad al proyecto. Y mientras la confianza en la actual líder se evapora, el nombre de Begoña Villacís gana peso en las cuitas del partido como único recambio para "volver a ilusionar" a los antiguos votantes, revivir a la militancia y huir de la inercia derrotista que atraviesan. No en vano, la vicealcaldesa de Madrid es prácticamente el único baluarte territorial de los naranjas por su resistencia en la capital. Pero Arrimadas planea resistir, confiada en que logrará "reimpulsar" la formación. Tanto, que ya ha anunciado una "renovación profunda" antes de las elecciones municipales de mayo de 2023.

La derrota de Juan Marín, que ha pasado de 21 escaños a ninguno, ha dejado la ciudad de Madrid como la única gran Administración donde Ciudadanos sobrevive, con permiso de otros ayuntamientos como Zaragoza, Santander o Málaga, aunque en el último caso la coalición con el PP es un polvorín. Hace poco más de un año los naranjas gobernaban en Murcia, la Comunidad de Madrid, Castilla y León y Andalucía, pero ahora han quedado reducidos a la nada. Entre tanto y por eliminación, Villacís ha pasado a ser el principal activo territorial de la formación.

El posible liderazgo orgánico de Villacís se sustenta en varios puntos. Evidentemente, porque la capital es el último reducto naranja, pero especialmente por el tirón de la vicealcaldesa y su perfil mediático y de proyección nacional. También porque la crisis de resultados en Ciudadanos ha eliminado prácticamente cualquier competencia para suceder a Arrimadas. Tanto, que ella misma buscó un acercamiento con la líder en la Comunidad de Madrid para evitar una rebelión. Hace tiempo que existen rumores sobre un posible recambio en la presidencia nacional, pero el batacazo andaluz ha reactivado el sentir generalizado sobre la necesidad de impulsar una renovación completa. "La avalan un liderazgo y una gestión. Si se convoca un congreso y se quiere presentar, mucha gente la apoyaría", sentencian fuentes del comité ejecutivo.

Inés Arrimadas atraviesa una situación especialmente delicada y, salvo su círculo de confianza, nadie en el partido defiende otra cosa que no sea la de abrir un debate sobre su liderazgo, "refundar" el partido y promover "caras nuevas" para esquivar la extinción. Y Madrid no es una excepción. En la agrupación madrileña, que lidera Villacís, cunde la sensación de que urge un cambio de modelo y de rumbo. Ante la espiral de derrotas en que se ha sumido la formación durante los dos últimos años, se plantea que la región, en una posición más favorable, tenga más protagonismo. Algunas voces reconocen incluso que en este momento la marca resta y que deben apostar por personalismos para revertir la situación. “La prioridad debe ser defender Madrid con concentración absoluta”, apuntan fuentes internas.

Foto: El candidato de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín. (EFE/Fermín Cabanillas)

En Ciudadanos Madrid defienden que la región es el mejor ejemplo para iniciar la reconstrucción. Consideran que van camino de reponerse del duro golpe que supuso el 4-M, cuando el partido desapareció de la Asamblea de Madrid. Se basan en las últimas encuestas sobre la capital, que mantienen la representación naranja, aunque lejos del éxito de 2019. “La gestión ha sido buena y si conseguimos entrar, seremos decisivos”, apuntan a este diario. La propia Begoña Villacís apuntó públicamente la semana pasada, durante el balance de los tres años de gobierno con José Luis Martínez-Almeida, que hay opciones de reeditar el pacto suscrito entonces. El alcalde, no obstante, reiteró que su intención es gobernar en solitario y no plantea en este momento una nueva coalición. "Creo que tenemos muchas opciones, porque las últimas seis encuestas dicen lo mismo, que repetiría esta opción PP y Ciudadanos, no PP, Ciudadanos y Vox", reiteró la vicealcaldesa de Madrid.

El argumento de que Madrid debe ser la nueva locomotora del partido remite a que el voto a Ciudadanos procede fundamentalmente de núcleos urbanos. Además, consideran que la formación ha de volcarse con las medianas y grandes ciudades y hacer una apuesta firme por el municipalismo. En la capital, donde cuentan con 11 concejales, algunos sondeos apuntan a que tendrían entre tres y cuatro representantes en los comicios de mayo de 2023.

Arrimadas se enroca

Ciudadanos tenía grandes esperanzas en la candidatura de Juan Marín. Su coalición con Juanma Moreno había gozado de buena salud durante los últimos tres años y medio y algunos sondeos apuntaban a que obtendrían hasta tres diputados. La resistencia del partido en Andalucía se estimaba fundamental para mantener firme el timón y aguantar con algo de oxígeno hasta las municipales y autonómicas de 2023, para las que ya trabajaban en una nueva estrategia política centrada precisamente en el municipalismo y en el apego a la militancia. Pero la debacle del 19-J trunca toda posibilidad de recuperación y acerca a Ciudadanos a la extinción. "Ese plan nace muerto si no hay cambios de calado que manden un mensaje a la ciudadanía española y a los pocos afiliados que quedan", sentencian voces de peso en la formación.

Marín ya ha presentado su dimisión, mientras que la única reacción en la dirección nacional ha sido convocar para la próxima semana el Comité Ejecutivo Nacional, una cita que se prevé tensa por la fuerte contestación interna. "La gente ya no confía en Inés Arrimadas", comenta otra fuente con asiento en un Parlamento autonómico, que insiste en la idea de que mientras la dirigente siga al frente del barco, no habrá posibilidad de salvarlo del naufragio. "Pablo Casado tocó fondo y el partido cortó la hemorragia", rememora otro cargo naranja. "Si Inés no ha sido capaz de reflotar el proyecto en dos años, debe dar un paso al lado", zanja.

Marín: "Evidentemente no voy a estar en un gobierno donde no está mi partido"

La corriente crítica en Ciudadanos es más amplia que nunca. Y prueba de ello fue la cantidad de dirigentes y ex altos cargos que han elevado la voz para exigir "responsabilidades" como única opción de salvar el proyecto. La veda la abrió el exvicepresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio Aguado, pero las redes sociales se llenaron de mensajes de otros dirigentes como Adrián Vázquez, Ana Martínez Vidal, David Salazar o José Ramón Bauzá, que claman por la necesidad de abrir un proceso de "autocrítica" real e, incluso, apuestan por una "refundación" integral de la marca.

Pero en el núcleo más próximo a Inés Arrimadas descartan toda opción de poner en riesgo su liderazgo. La dirigente se ha conjurado para aguantar al frente del partido, al menos, hasta las próximas elecciones generales, pese a la fuerte presión interna. "Algo no estamos haciendo bien, tenemos que reflexionar al respecto y tenemos que hablar", admitía este lunes el número tres de Ciudadanos, Daniel Pérez, que descartó dimisiones y ceses tras el batacazo en Andalucía. Tras una reunión de Arrimadas con su núcleo duro para abordar la situación, el portavoz se sacudió las críticas y defendió que "la presidenta está fuerte, y nosotros estamos fuertes", un optimismo que choca con el diagnóstico interno: "Si no hay cambios, moriremos en 2023".

Quizá consciente ya de la presión interna, Arrimadas ha anunciado que habrá una "renovación profunda", aunque no ha detallado en qué consistirá. La líder de Ciudadanos dijo anoche en una entrevista en Onda Cero, recogida por EP, que encajaría en una "refundación" de la formación, en la línea de otros partidos liberales europeos que también han pasado por "momentos durísimos" y que lograron revertir la situación.

Inés Arrimadas ha aguantado en el cargo cada golpe que las urnas han asestado a Ciudadanos. Pero la debacle en Andalucía ha levantado una enorme marejada interna contra ella, a la que internamente culpan del desastre del 19-J. Muchos exigen que sea "valiente" y dé un paso al lado para darle una oportunidad al proyecto. Y mientras la confianza en la actual líder se evapora, el nombre de Begoña Villacís gana peso en las cuitas del partido como único recambio para "volver a ilusionar" a los antiguos votantes, revivir a la militancia y huir de la inercia derrotista que atraviesan. No en vano, la vicealcaldesa de Madrid es prácticamente el único baluarte territorial de los naranjas por su resistencia en la capital. Pero Arrimadas planea resistir, confiada en que logrará "reimpulsar" la formación. Tanto, que ya ha anunciado una "renovación profunda" antes de las elecciones municipales de mayo de 2023.

Inés Arrimadas Ciudadanos
El redactor recomienda