Lo que queda de Cs en Madrid tras el 4-M: Villacís, 8 alcaldes y 1 millón menos al año
  1. España
  2. Madrid
COMUNIDAD DE MADRID

Lo que queda de Cs en Madrid tras el 4-M: Villacís, 8 alcaldes y 1 millón menos al año

Tras la debacle del 4 de mayo, el partido afronta los dos próximos años en la Comunidad de Madrid solo con cuadros municipales para tratar de relanzar el proyecto

placeholder Foto: Edmundo Bal y la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís. (EFE)
Edmundo Bal y la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís. (EFE)

Ciudadanos terminó la noche del 4 de mayo como se preveía: sin representación en la Asamblea de Madrid. Las elecciones confirmaron la tendencia a que apuntaban las encuestas y dejaron a los naranjas lejos de retener alguno de los 26 escaños de los que partían. Con la debacle de la candidatura de Edmundo Bal, el partido perdió uno de sus principales activos políticos tras haber sido expulsado del Gobierno de coalición, pero Cs no ha desaparecido del todo. Aún mantiene varias alcaldías y es socio minoritario en distintos ayuntamientos, entre ellos el de la capital, donde Begoña Villacís ha quedado como el último gran referente.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz click aquí

La vicealcaldesa de Madrid es sin duda la última gran figura que le queda a la formación a nivel institucional. Tras el adiós de Ignacio Aguado como vicepresidente del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Villacís se consolida como el faro naranja en los dos próximos años a nivel autonómico. Con 11 concejales y el respaldo de más de 300.000 madrileños en las últimas municipales, el consistorio es en estos momentos el buque insignia del proyecto. Además de la vicealcaldía, cuentan con las áreas de Economía, Innovación y Empleo; Desarrollo Urbano, así como Familias, Igualdad y Bienestar Social.

Foto: Marta Rivera de la Cruz. (EFE)

La urbe será el último gran reducto en un momento en que el partido debe afrontar numerosas pérdidas por sus resultados en los comicios del 4-M, en que arrasó Isabel Díaz Ayuso. Los primeros cálculos apuntan a cifras millonarias. El grupo de Ciudadanos en la cámara regional recibía anualmente 952.885,19 euros, teniendo en cuenta que estaba compuesto por 26 representantes. Si hubiera conseguido mantener sus niveles de apoyo, habría ingresado esa cuantía cada año hasta mayo de 2023. El montante proviene de los fondos destinados por la Asamblea a todos los grupos parlamentarios (489.832,99 euros), unido a otros 17.809,70 euros por cada escaño.

Pero no es la única cantidad que han dejado de ganar. Los naranjas perdieron el 4 de mayo casi medio millón de votos respecto a las últimas elecciones. Esto hizo que solo pudieran acceder a subvenciones para cubrir gastos de actividades electorales por valor de 130.508,16 euros, ya que los conceptos fijados por la Consejería de Hacienda y los requisitos establecidos solo les permitían embolsarse poco más de un euro por cada votante. En caso de que hubiesen calcado sus votos y escaños de 2019, esta entrada de efectivo se habría disparado hasta 1.155.749 euros, un millón más.

Foto: Reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP. (EFE)

El mazazo ha supuesto una reorganización de los equipos y la salida de asesores y técnicos que estaban a cargo del partido en la Asamblea. Ya después del 10 de marzo, la decisión de Díaz Ayuso de romper la coalición y cesar a los consejeros y demás altos cargos de Ciudadanos había significado una sangría en sus cuadros, perdiendo directores generales, secretarías, encargados de comunicación y otros profesionales que son nombrados por libre designación. Ahora, la desaparición en el Parlamento regional deja fuera al resto de empleados que seguían asesorando al grupo.

Peso en municipios

Fuentes de Cs confirman que quienes habían ejercido hasta la fecha en la Cámara dejarán de hacerlo pocos días antes del inicio de la próxima legislatura, que arranca el 8 de junio. Estas fuentes no precisan, sin embargo, de cuántos profesionales se trata. En los últimos días, algunos de estos profesionales se han ido despidiendo y dando por cerrada su etapa en la formación. Las siglas han estado presentes en la Asamblea desde 2015.

A nivel orgánico no hay, por el momento, ninguna modificación. Fuentes de la organización confirman que no hay ningún calendario fijado para llevar a cabo una renovación de la ejecutiva autonómica y que esta sigue estando liderada por el momento por Aguado y cuenta entre sus filas con figuras como César Zafra, que era su portavoz parlamentario y cuyo futuro político se desconoce por el momento. También estaban presentes en el comité regional Ángel Garrido, que anunció antes del 4-M que dejaba la política, o Marta Rivera de la Cruz, que se dio de baja de Cs recientemente y apunta a engrosar el nuevo Gobierno de Díaz Ayuso. El todavía presidente de la Asamblea, Juan Trinidad, o el exviceconsejero de Transparencia Francisco Lara son otros de los integrantes.

Foto: El candidato de Ciudadanos a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Edmundo Bal. (EFE)

La representación municipal en la comunidad sigue siendo uno de sus fuertes. Ciudadanos demostró en 2019 que era una región en la que tenía más músculo local que en otras zonas como la propia Cataluña, su cuna política y en la que también se vio atropellado en febrero. Hace dos años, según los datos oficiales del Ministerio del Interior, logró 256 concejales tras rondar el 17% de los votos de media en los comicios para elegir las corporaciones de ciudades y pueblos de Madrid.

Este despliegue les hizo, mediante pactos con otras formaciones, cosechar incluso alguna alcaldía. En total, los naranjas cuentan a día de hoy con ocho primeros ediles. La mayoría se encuentran en pequeñas localidades (Torrejón de la Calzada, El Molar, Villarejo de Salvanés, Robledo de Chavela, Santa María de la Alameda y La Acebeda), mientras que las joyas de la corona son Valdemoro, de 77.000 habitantes, y Paracuellos del Jarama, de 25.000.

placeholder Ignacio Aguado, junto con Inés Arrimadas, Edmundo Bal y Begoña Villacís. (EFE)
Ignacio Aguado, junto con Inés Arrimadas, Edmundo Bal y Begoña Villacís. (EFE)

El partido está, eso sí, a la espera de conseguir la que sería su gran adquisición en un momento de crisis como el actual, ya que su pacto de gobierno con el PSOE en Alcobendas recogía la promesa de ceder la alcaldía en la segunda mitad del mandato, es decir, a partir de verano. Con más de 118.000 personas, sería de lejos el mayor ayuntamiento madrileño que liderarían y podría ser una oportunidad para tratar de asegurar algo de poder en 2023.

Más allá de sus alcaldes, concejales del partido forman parte de una veintena de ejecutivos locales después de haber pactado con el PP, socialistas y algunos partidos municipales. Se trata, de nuevo, de varias poblaciones de reducido tamaño, pero también de otras como Ciempozuelos (25.000 habitantes), Aranjuez (60.000), Arroyomolinos (32.000), Collado Villalba (64.000), Galapagar (34.000), San Fernando de Henares (39.000) y San Sebastián de los Reyes (91.000), además de la ya citada Alcobendas.

Recientemente, los naranjas se han visto fuera de dos equipos de gobierno en los que habían participado. En El Escorial, el partido decidió irse a la oposición, mientras que en Colmenar Viejo sus dos ediles han dejado Cs y han pasado a ocupar la categoría de no adscritos, si bien mantienen responsabilidades ejecutivas en el Gobierno del PP.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Madrid Ciudadanos
El redactor recomienda