Es noticia
Menú
Moncloa ve a Podemos en modo derribo: "Desde que salió Iglesias, no gobiernan"
  1. España
Choque por la cumbre de la OTAN

Moncloa ve a Podemos en modo derribo: "Desde que salió Iglesias, no gobiernan"

El ala socialista reprocha que los morados los acusen de dar contratos a dedo para la cumbre de la OTAN cuando fueron avalados por sus representantes en el Consejo de Ministros

Foto: El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg (d), el rey Felipe (c) y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Ballesteros)
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg (d), el rey Felipe (c) y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Ballesteros)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

En el ala socialista del Gobierno se viven ya con una mezcla de “resignación” e "indignación" los envites de Podemos. Los morados cruzaron este lunes una línea roja en su táctica de desmarque del PSOE al asegurar en rueda de prensa que los contratos por valor de 37 millones para organizar la cumbre de la OTAN se habían adjudicado “a dedo”. “Pensamos que hay otras prioridades, no van a beneficiar a un escenario de paz y se podrían haber invertido mucho mejor en educación y sanidad pública”. La acusación la hacía el coportavoz de la formación, Javier Sánchez Serna, poco después de que los ministros de Podemos, incluida la vicepresidenta, Yolanda Díaz, no acudieran al acto de conmemoración de la entrada hace 40 años de España en la Alianza Atlántica. Además, ya han adelantado que tampoco estarán en la cumbre en la que nuestro país ejerce como anfitrión del 28 al 30 de junio. “Desde que se fue Pablo Iglesias, se sienten fuera del Gobierno”, explica un veterano socialista que, a la vez, da por hecho que no romperán ahora la coalición.

Entre los departamentos señalados, Interior y Exteriores, la consigna era no echar leña al fuego, pero había coincidencia en remitir al acuerdo del Consejo de Ministros, del que recuerdan forma parte Podemos, de fecha 26 de abril, en el que se aprobaba la citada partida. En concreto, en la reseña aparecen dos acuerdos. Uno del ministerio de José Manuel Albares, por el que se autoriza “la contratación de la cesión temporal de espacios y prestación de servicios y suministros para la organización de la cumbre OTAN en Madrid, en junio de 2022, por un valor estimado de 29.752.066,11 euros”, y otro asignado a Fernando Grande-Marlaska por el que "se toma razón de la declaración de emergencia para la adquisición del material necesario para llevar a cabo el dispositivo policial destinado a garantizar la celebración de la cumbre de la OTAN en Madrid, por importe de 1.956.564,52 euros".

Sánchez: "Pertenecer a la OTAN es fundamental para garantizar lo que somos"

En total, el gasto es de 31.708.630 millones. En Podemos han redondeado al alza una cifra que deberían conocer bien sus cinco representantes en Moncloa, insisten en la parte socialista. También se especifica que “al concurrir la circunstancia relativa a la protección de intereses esenciales para la seguridad del Estado, la adjudicación del contrato se realizará mediante el procedimiento negociado sin publicidad”.

Para los morados, nada es suficiente porque, según reconocen varios ministros del PSOE, “necesitan singularizarse ante la debacle electoral en las encuestas”. Algunos van más lejos y ven la “mano negra” de Pablo Iglesias en cada movimiento. Los que defienden esta teoría en la bancada azul la achacan a la pelea con la vicepresidenta Yolanda Díaz. Este lunes echaban en falta precisamente que se hubiera desmarcado de “semejante disparate”, en alusión a la sombra de sospecha que se deslizó sobre el Ejecutivo. "Están cada vez más radicales porque están en campaña interna", sentencian las mismas fuentes.

Foto: El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, asiste al acto de conmemoración del 40 aniversario del ingreso de España. (EFE/Ballesteros) Opinión

No controla a su grupo del Congreso y se ve en las votaciones, y tampoco a los ministros. Esto empieza a ser un problema serio”, apuntala un diputado, que recuerda que la “pésima relación” de Díaz con Irene Montero y Ione Belarra ha hecho desaparecer la comisión de seguimiento del pacto, donde deberían dirimirse las diferencias. En Moncloa siguen el minuto y resultado de esta lucha cainita, donde se han posicionado con la vicepresidenta. Sánchez protege a Díaz, pero ella no le es útil para evitar que se traslade a la opinión pública la inestabilidad. La semana cerró con los socios divididos por la ley audiovisual. Podemos no votó con el PSOE. El lunes arrancó con otra grieta que amenaza con agrandarse según se acerque la cumbre.

Entre los socialistas ya hay quinielas sobre en qué momento abandonará Podemos el Ejecutivo, pero nadie lo sitúa hasta el próximo año. El 19-J también recolocará la relación en el bloque de izquierdas y si se hacen realidad los malos pronósticos de las encuestas, tanto PSOE como Podemos deberán tomar medidas que afectarán al propio Gobierno. Sánchez ya dio un aviso a los socios con la idea de que las votaciones se pueden sacar adelante con el PP y cuenta con la posición de Estado de Alberto Núñez Feijóo en política exterior. Génova está preparando una propuesta sobre la Alianza Atlántica que presentará al presidente, con el que el líder gallego no ha vuelto a hablar desde su encuentro en Moncloa. Las comunicaciones entre PP y PSOE se ciñen a cuando los socialistas los necesitan para las votaciones, aclaran fuentes populares, que lamentan la incapacidad de llegar a “grandes pactos”.

Foto: Ione Belarra (d) conversa con Irene Montero (i). (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Sánchez ha tranquilizado al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, de visita en España, al comprometer una subida del gasto de Defensa para el próximo año. El anuncio es una piedra en el camino para sacar adelante los presupuestos de 2023 que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, empezará a negociar ya pese a que son conscientes de que hay pocas opciones de sacarlos adelante. La estrategia es política.

A Sánchez no le importará decir de cara a las elecciones que Podemos bloquea unas cuentas de recuperación. Como tampoco dejará de colaborar con el envío de armamento a Ucrania dentro de lo pactado con la OTAN, guste o no a los morados. El presidente busca el traje de la izquierda responsable para su campaña de 2023. El ciclo electoral está en marcha.

En el ala socialista del Gobierno se viven ya con una mezcla de “resignación” e "indignación" los envites de Podemos. Los morados cruzaron este lunes una línea roja en su táctica de desmarque del PSOE al asegurar en rueda de prensa que los contratos por valor de 37 millones para organizar la cumbre de la OTAN se habían adjudicado “a dedo”. “Pensamos que hay otras prioridades, no van a beneficiar a un escenario de paz y se podrían haber invertido mucho mejor en educación y sanidad pública”. La acusación la hacía el coportavoz de la formación, Javier Sánchez Serna, poco después de que los ministros de Podemos, incluida la vicepresidenta, Yolanda Díaz, no acudieran al acto de conmemoración de la entrada hace 40 años de España en la Alianza Atlántica. Además, ya han adelantado que tampoco estarán en la cumbre en la que nuestro país ejerce como anfitrión del 28 al 30 de junio. “Desde que se fue Pablo Iglesias, se sienten fuera del Gobierno”, explica un veterano socialista que, a la vez, da por hecho que no romperán ahora la coalición.

Partido Popular (PP) Yolanda Díaz PSOE
El redactor recomienda