Es noticia
Menú
Feijóo evita una "ruptura preventiva" con Sánchez y hará una propuesta para el CGPJ
  1. España
Fracasa el primer pacto de Estado

Feijóo evita una "ruptura preventiva" con Sánchez y hará una propuesta para el CGPJ

El líder del PP constata que Moncloa busca "aislarlos", pero mantendrá una oposición de mano tendida para "evidenciar" que el presidente del Gobierno tiene una suma alternativa a ERC y Bildu

Foto: El presidente del PP y de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Lavandeira)
El presidente del PP y de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Lavandeira)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La negociación del decreto anticrisis con el Gobierno ha servido al PP para darse un baño de realidad de cómo se las gasta Pedro Sánchez. Alberto Núñez Feijóo empieza a situar a los personajes en la política nacional. Hasta su desembarco, la relación con el presidente era la de cualquier otro barón del partido en la oposición. Es cierto que la percepción que tenía el gallego no dista mucho de lo que está viviendo ahora en primera persona, según constatan los que le tratan habitualmente. Hasta el último momento mantuvo la mano tendida al Ejecutivo para darle una salida alternativa a sus socios de ERC y Bildu. Así lo confirman fuentes cercanas a la negociación en la que Sánchez, a última hora de la tarde del miércoles, relevó como interlocutora a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, por el ministro de Presidencia, Félix Bolaños. Estaba contestando Montero a la carta del vicesecretario económico del PP, Juan Bravo, cuando Bolaños se dirigió a la portavoz del grupo popular en el Congreso, Cuca Gamarra, para darle un giro político a la negociación.

El cambio de interlocutores no sirvió para acercar posturas. El PP insistía en que se debían recoger algunas de sus propuestas, como la rebaja de impuestos o el adelgazamiento de la estructura de la Administración, para dar un voto afirmativo a los socialistas o una abstención que les permitiese una mayoría suficiente para sacar adelante su proyecto. El único gesto del Ejecutivo fue ofrecer tramitar como proyecto de ley el decreto y así aceptar enmiendas.

Foto: El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (EFE/Xoán Rey)

Los populares insistían en que se les debían dar garantías de que se introduciría parte de sus cambios y además un compromiso de que la tramitación se haría de forma urgente. De hecho, tramitar el real decreto como proyecto de ley no es una cuestión que dependa del Ejecutivo, sino del pleno, apuntan desde el PP para evidenciar que “no había voluntad real de acordar nada”. Con este escenario, se llegó a la mañana del jueves. Bolaños sube a la tribuna para defender el plan anticrisis. El PP no había vuelto a tener noticia alguna. En Génova dan por hecho que Sánchez ya tiene los votos. Bildu lo confirma minutos después. Feijóo toma nota, pero la sensación entre los populares es de que han ganado la partida.

El Congreso aprueba por la mínima el decreto anticrisis con los votos en contra de ERC y PP

“Hemos hecho evidente que Sánchez no pacta con ERC o Bildu porque no haya una alternativa, sino que pacta con ellos porque es lo que quiere”, constatan desde el equipo del líder popular. Esta será la estrategia con la que se manejará a partir de ahora la interlocución con el Gobierno de coalición. Feijóo optará por ofrecer siempre su mano y que sea el presidente el que se la muerda. “Nuestra oposición siempre será educada y propositiva”, lanzan desde la cocina del PP, donde creen haber encontrado el talón de Aquiles del presidente socialista.

El análisis es que Sánchez busca crear un “cordón sanitario” en torno al PP para aislarlo y que la mejor forma de contrarrestarlo es ofreciendo siempre una salida alternativa. "El de 'no es no' es Sánchez", argumentan, mientras remarcan que “no habrá una ruptura preventiva” con el PSOE pese a que haya hecho de Bildu uno de sus socios preferentes.

placeholder El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, ayer en el Congreso.
El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, ayer en el Congreso.

En este plano sitúa el PP la renovación del Consejo del Poder Judicial, que será el próximo duelo con Moncloa. Fuentes de Génova explican que cada negociación se abordará de forma diferenciada. Es decir, borrón y cuenta nueva. En el caso del CGPJ, el interlocutor con Bolaños es el vicesecretario Esteban González Pons. El planteamiento será el mismo que el que se ha seguido con el paquete económico. Los populares redactarán una propuesta sobre lo que entienden como irrenunciable para 'regenerar' las instituciones judiciales más allá de una lista de nombres.

Foto: La fiscal general, Dolores Delgado, fue nombrada tras pasar por el Ministerio de Justicia. (EFE/Cati Cladera)

Una de las exigencias será que se introduzca de manera explícita en la ley que regula el Ministerio Fiscal una cláusula para evitar que se vuelva a colocar a una ministra de Justicia en este puesto, como ocurrió con Dolores Delgado. Los populares quieren dejar fuera a políticos y parlamentarios para “devolver la dignidad” al organismo. También se pedirá que se sigan las recomendaciones de la Unión Europea en cuanto a cambiar el sistema de elección de los vocales. Al PSOE le urge un acuerdo, pero en el PP avisan de que esto no va de “reparto de jueces”.

En la dirección nacional del PP no son muy optimistas a futuro sobre futuras alianzas entre los dos grandes partidos. Feijóo tiene en frente a Sánchez. En las filas populares, reconocen que la abstención era el plan A y el mayoritariamente compartido. Algunos la defendían este jueves, incluso después del anuncio de Bildu de que salvaría al Gobierno. Para otros, fue el punto de inflexión. “Solo podíamos ir a un no después de que han pactado con lo más granado”, justificaba un diputado que resumía con un “no nos han hecho ni caso” el primer asalto Feijóo-Sánchez. “Ni falta que nos hace”, apostillaba otro, que remite a las encuestas para señalar el éxito de la 'oposición a la gallega'.

La negociación del decreto anticrisis con el Gobierno ha servido al PP para darse un baño de realidad de cómo se las gasta Pedro Sánchez. Alberto Núñez Feijóo empieza a situar a los personajes en la política nacional. Hasta su desembarco, la relación con el presidente era la de cualquier otro barón del partido en la oposición. Es cierto que la percepción que tenía el gallego no dista mucho de lo que está viviendo ahora en primera persona, según constatan los que le tratan habitualmente. Hasta el último momento mantuvo la mano tendida al Ejecutivo para darle una salida alternativa a sus socios de ERC y Bildu. Así lo confirman fuentes cercanas a la negociación en la que Sánchez, a última hora de la tarde del miércoles, relevó como interlocutora a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, por el ministro de Presidencia, Félix Bolaños. Estaba contestando Montero a la carta del vicesecretario económico del PP, Juan Bravo, cuando Bolaños se dirigió a la portavoz del grupo popular en el Congreso, Cuca Gamarra, para darle un giro político a la negociación.

Alberto Núñez Feijóo PSOE Partido Popular (PP) CGPJ
El redactor recomienda