Es noticia
Menú
Argelia desoye el esfuerzo diplomático de Sánchez y acusa a España de "doble juego"
  1. España
Crisis energética

Argelia desoye el esfuerzo diplomático de Sánchez y acusa a España de "doble juego"

Moncloa sigue con preocupación la alianza energética que Argel ha reforzado con Italia. Se están celebrando reuniones entre los gobiernos de Madrid y Roma mientras Argelia mantiene la amenaza de encarecer el suministro a España

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una visita oficial a Argelia en 2020. (EFE/Moncloa/Fernando Calvo)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una visita oficial a Argelia en 2020. (EFE/Moncloa/Fernando Calvo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Continúa la mar gruesa entre España y Argelia, en plena tormenta por el giro de Pedro Sánchez sobre el Sáhara Occidental y mientras Naturgy negocia con Sonatrach la renovación del contrato del gasoducto MedGaz, el único en funcionamiento entre ambos países. La diplomacia argelina no se esconde: acusa a España de ser “egoísta” y nos contrapone con Italia, un país “amigo” al que aumentará un 40% el suministro de gas, en virtud del acuerdo de este lunes en Argel. Un movimiento, el del estrechamiento de la alianza energética entre Italia y Argelia, que tiene muy alerta al Gobierno español, actualmente en conversaciones con el gabinete de Mario Draghi para saber cómo le afectará toda esta coyuntura.

El respaldo de Pedro Sánchez al plan marroquí de autonomía para el Sáhara Occidental, reconocido como “la base más seria, realista y creíble” para la resolución de un contencioso de casi 50 años, sigue escociendo en Argelia, el gran rival regional del reino de Marruecos y principal patrocinador del Frente Polisario. Así lo manifiesta una fuente diplomática argelina a la que tuvo acceso este periódico, que en términos muy binarios compara España con una Italia que mira de lejos y sin mojarse el conflicto del Sáhara Occidental.

Foto: Amar Belani, embajador encargado del Sáhara Occidental en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Argelia. (APS)

“Italia es un país amigo que siempre ha estado presente en las coyunturas más difíciles, y es sobre todo un país con un respeto constante a las posiciones de principio sobre las cuestiones regionales de interés común, contrariamente a lo que acabamos de vivir con otros socios de la región, más versados en el juego doble y los cálculos estrechos y egoístas”, expone esta fuente de la diplomacia argelina.

De ahí la consolidación de la cooperación “robusta” con Italia, con quien las relaciones “han sido siempre excelentes”, y a la que se aumentará de manera “progresiva” el suministro de gas argelino siguiendo “planes a corto, medio y largo plazo”, añade esta fuente.

El lenguaje de la diplomacia argelina añade más nubarrones a la negociación entre Naturgy y Sonatrach, después de que el presidente de la compañía estatal argelina, Toufik Hakkar, advirtiera a comienzos de mes de que “no se descarta recalcular los precios con nuestros clientes españoles”, al tiempo que se han decidido mantener para todos los demás clientes "precios relativamente correctos". El propio presidente de la compañía española, Francisco Reynés, avisó hace unos días de que pensar en una rebaja de precios en esta revisión ordinaria del contrato del MedGaz es “estar fuera del mundo”. Y todo ello cuando continúa cerrado el otro gasoducto por el que llega el gas argelino a España pasando por Marruecos, el Magreb Europa, por la decisión de Argel de no renovar el contrato que expiró el 31 de octubre pasado.

Foto: El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares. (EFE/Javier Lizón)

El directivo de Sonatrach invocó la fuerte subida de los precios mayoristas del gas al calor de la invasión rusa de Ucrania, que según la evidente lógica comercial deben repercutirse en los precios del gas para 2022-2024. Pero sus declaraciones se interpretaron de inmediato como una prueba del enfado de Argelia con España por su giro en el Sáhara Occidental, por cierto, días después de haber llamado a consultas a su embajador en Madrid.

Según los términos del acuerdo cerrado entre la petrolera italiana Eni y Sonatrach el lunes, Argelia incrementará un 40% el suministro de gas natural a Italia, de manera progresiva y desde este mismo otoño. La alianza contó con una escenificación al más alto nivel, con la visita exprés de Mario Draghi al presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune.

Fuentes del Gobierno español hicieron saber a El Confidencial que el Ejecutivo de Sánchez no está celoso de Italia, primer socio energético de Argelia en Europa, por delante de España. No obstante, existe interés y sobre todo inquietud por el impacto que tendrá este giro diplomático en la inmediata arquitectura energética del mercado español. Así se desprende de los contactos que el Gobierno español tuvo con el italiano a inicios de esta semana, según indicaron a este periódico fuentes del Ejecutivo de Sánchez. Ambas partes se emplazaron a hablar de nuevo próximamente, en principio, la semana que viene.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una visita a Argelia. (EFE/F. Calvo)

De cara a la galería, el Ejecutivo español trata de echar balones fuera, enfatizando que Italia no le va a quitar el gas a España, y que Sonatrach es un proveedor de la máxima fiabilidad que no puede ni pensar en incumplir sus compromisos. Según la argumentación del Ejecutivo español, el acuerdo entre Italia y Argelia para aumentar el volumen del gas que transitará por el gasoducto TransMed tiene que ver con las especificidades del 'mix' energético transalpino, y no con una rivalidad entre dos gobiernos, el español y el italiano, que presumen de buena interlocución.

La primera razón, exponen fuentes del Gobierno de Pedro Sánchez, es que Italia tiene prisa en reducir su dependencia del gas ruso, que supone actualmente un 40% de su suministro. Por otro lado, Italia tiene mucha menos capacidad regasificadora, e igualmente las renovables no están suficientemente desarrolladas como para tomar el relevo. Otro factor clave a tener en cuenta es que Italia tiene un arma poderosa en el estatus de Eni, que no es un mero cliente finalista como Naturgy, sino un socio de primer nivel de Sonatrach en la extracción de hidrocarburos en suelo argelino, lo que le da un poder evidente a la hora de llevar más volumen al mercado italiano.

Continúa la mar gruesa entre España y Argelia, en plena tormenta por el giro de Pedro Sánchez sobre el Sáhara Occidental y mientras Naturgy negocia con Sonatrach la renovación del contrato del gasoducto MedGaz, el único en funcionamiento entre ambos países. La diplomacia argelina no se esconde: acusa a España de ser “egoísta” y nos contrapone con Italia, un país “amigo” al que aumentará un 40% el suministro de gas, en virtud del acuerdo de este lunes en Argel. Un movimiento, el del estrechamiento de la alianza energética entre Italia y Argelia, que tiene muy alerta al Gobierno español, actualmente en conversaciones con el gabinete de Mario Draghi para saber cómo le afectará toda esta coyuntura.

Argelia Pedro Sánchez
El redactor recomienda