Es noticia
Menú
Un PP a la medida de Feijóo: cúpula de fieles, programa económico y distancias con Vox
  1. España
Refundación del partido en su XX congreso

Un PP a la medida de Feijóo: cúpula de fieles, programa económico y distancias con Vox

Tras colocar a Cuca Gamarra como secretaria general, el gallego Miguel Ángel Tellado suena como fijo en Génova. Pons tendrá un papel relevante en las relaciones con Europa

Foto: El presidente de la Xunta y futuro líder del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Lavandeira jr)
El presidente de la Xunta y futuro líder del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Lavandeira jr)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El ambiente en el PP es de optimismo. El desembarco de Alberto Núñez Feijóo se vive como un revulsivo, una especie de “refundación” como la que hace 32 años protagonizó José María Aznar. En aquel momento, Manuel Fraga cedía el testigo. Hoy es otro gallego el que se pone al frente tras una crisis sin precedentes desatada por el choque entre Pablo Casado y la presidenta de la comunidad, Isabel Díaz Ayuso. Ahora es tiempo de mirar al futuro y los últimos sondeos, que ayer mismo se manejaban entre los populares, confirman que hay partido: el PSOE tendría el 27% de los votos, el PP el 26% y Vox el 20%. El presidente de la Xunta es percibido por los españoles como un hombre de Estado y hay votantes del socialismo tradicional que le prefieren a Pedro Sánchez, según reflejan las citadas encuestas. El camino a la Moncloa va a ser difícil, pero todos sus compañeros le reconocen una autoridad que también tiene su paralelismo cuando otro presidente de una comunidad autónoma —aquella vez era Castilla y León— daba el salto en Sevilla. 'Lo haremos bien', es el lema del XX congreso nacional del PP.

La designación de Cuca Gamarra como secretaria general ha sido la primera pista del perfil del equipo que rodeará a Feijóo en Génova. La portavoz del Congreso recibió la llamada de Feijóo en la mañana de ayer. Después se hizo público su nombramiento a través de un tuit. Las formas chocan con la idea del equipo de comunicación del gallego de distanciarse de la nueva política en el abuso de las redes. Gamarra ha ganado posiciones por la soltura que ha demostrado estos días en la Cámara Baja en las sesiones de control al Gobierno y su “ingente” capacidad de trabajo, señalan sus compañeros. Su nombramiento supone una cierta continuidad con el casadismo, ya que el presidente del PP saliente fue quien la encumbró y confió en ella. Hubo un momento en la etapa de Pablo Casado que se planteó que fuera secretaria general y Teodoro García Egea portavoz en el Congreso de los Diputados. Eso ya es pasado.

El futuro pasa por quiénes conformarán junto a Gamarra el núcleo de poder en Génova. En las quinielas, el secretario general en Galicia, Miguel Ángel Tellado, suena con fuerza para ocupar la vicesecretaría de Organización. Pertenece desde hace años al círculo de confianza del presidente de la Xunta. Tiene experiencia y haría un buen tándem con Gamarra para afrontar una etapa en la que hay que designar candidatos a las elecciones municipales y autonómicas en un año. Hay presidentes regionales que no van a repetir pese a que auparon a Feijóo con entusiasmo en la noche del 23-F en la que se decidió poner fin a la era Casado.

Núñez Feijóo tratará de armar un equipo que tenga en cuenta a los principales territorios.

La estrategia y la estructura se pensarán para ganar elecciones, no para “pagar favores”, advierten los que susurran al líder. Entre los que están en el círculo más próximo sigue el organizador del cónclave, Esteban González Pons. El europarlamentario tendrá un cargo creado especialmente para él. Aunque el organigrama se está perfilando, el encaje podrá ser una vicesecretaría de relaciones con Europa. En el partido dan por hecho que será el nuevo portavoz del Grupo Popular en el Parlamento Europeo en sustitución de Dolors Monserrat. Pons siempre ha estado a disposición de Feijóo para lo que le quisiera encomendar. Los últimos acontecimientos, como la invasión de Ucrania, y el eco de los pactos con Vox en Bruselas hacen necesaria una comunicación fluida con los mandatarios europeos. Ejercerá de cicerone para su amigo.

El valenciano está muy bien relacionado en las instituciones comunitarias y mantiene una excelente relación con la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, y el presidente del grupo parlamentario popular, Manfred Weber. Metsola no podrá acudir finalmente al cónclave de Sevilla que empieza hoy, donde sí estará el alemán.

Foto: Cuca Gamarra y Esteban González Pons. (EFE/Luca Piergiovanni)

En la futura ejecutiva nacional habrá también una importante representación de los territorios. Los barones tendrán peones, aunque acotan que ellos serán los interlocutores directos con Feijóo. Se evitará a toda costa repetir vicios de la antigua etapa donde se sintieron ninguneados por García Egea. Los nombres siguen en la cabeza de Feijóo, pero se sabe que tendrán un papel relevante las mujeres. Desde la Comunidad Valenciana, por ejemplo, se espera que dé el salto a Madrid Macarena Montesinos, que tiene una gran amistad con Pons. Ha sido vocal en el Comité Organizador y fuentes del partido apuntan a que el organismo es una cantera a tener en cuenta.

Con el desembarco en Génova de Gamarra se está cerrando ya su sustituto como portavoz en la Cámara Baja. El nombre mejor posicionado en este momento es el diputado por Granada Carlos Rojas, según confirman varias fuentes a El Confidencial, aunque aún está por cerrar. Su nombramiento se maneja en clave territorial. Juanma Moreno tendrá una cuota importante en esta nueva etapa. El barón andaluz ha sido clave para allanar el camino a Feijóo. Entre los diputados también habrá ascenso de los gallegos y Marta González, que está llamada a desempeñar un importante papel. En los corrillos la colocan como portavoz, pero los andaluces pelearán por el poder hasta el último minuto. Habrá cambios en las comisiones, donde se rescatará a los veteranos.

Foto: El presidente de la Xunta y candidato a la presidencia del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE)

La otra pantalla está en el Senado. La Cámara Baja será el único altavoz posible en Madrid para Feijóo hasta que se celebren las generales. A finales de abril está previsto que abandone la presidencia de la Xunta y ocupe el cargo de senador por designación autonómica. De esta forma, podrá tener cara a cara con Pedro Sánchez y contará con aforamiento. Esto le permite también solicitar a la Mesa del Congreso acudir al debate del estado de la nación previsto para junio. Lo que ya está confirmado es que Javier Maroto no seguirá como portavoz en la Cámara Alta y en su lugar se da por seguro que ascenderá Fernando Maíllo si no hay cambios de última hora.

En lo programático, el lema será la centralidad. Poner en valor que el PP es un partido de gobierno al que le tocará salvar nuevamente a España de la quiebra económica en la que el PSOE le ha sumido. Este argumento es un clásico, pero en la actual situación, con la inflación en récord histórico, es también una garantía. Feijóo y Rajoy son unos defensores de que no se puede gobernar si no se tienen en orden las cuentas. Su prioridad será hablar de los problemas que afectan a la mayoría de los españoles. El gran reto vendrá a la hora de establecer la relación con Vox. Fuentes del partido insisten en que se mantendrá la ambigüedad con los de Santiago Abascal. Feijóo confía en un discurso que los aleje del partido verde: “El votante debe entender que el PP es muy diferente a Vox”. El riesgo es mucho, ya que hay militantes del PP que quieren un pacto sin complejos con ellos. En Castilla y León ya se ha visto que la realidad supera a la intención.

El ambiente en el PP es de optimismo. El desembarco de Alberto Núñez Feijóo se vive como un revulsivo, una especie de “refundación” como la que hace 32 años protagonizó José María Aznar. En aquel momento, Manuel Fraga cedía el testigo. Hoy es otro gallego el que se pone al frente tras una crisis sin precedentes desatada por el choque entre Pablo Casado y la presidenta de la comunidad, Isabel Díaz Ayuso. Ahora es tiempo de mirar al futuro y los últimos sondeos, que ayer mismo se manejaban entre los populares, confirman que hay partido: el PSOE tendría el 27% de los votos, el PP el 26% y Vox el 20%. El presidente de la Xunta es percibido por los españoles como un hombre de Estado y hay votantes del socialismo tradicional que le prefieren a Pedro Sánchez, según reflejan las citadas encuestas. El camino a la Moncloa va a ser difícil, pero todos sus compañeros le reconocen una autoridad que también tiene su paralelismo cuando otro presidente de una comunidad autónoma —aquella vez era Castilla y León— daba el salto en Sevilla. 'Lo haremos bien', es el lema del XX congreso nacional del PP.

Partido Popular (PP) Alberto Núñez Feijóo
El redactor recomienda