Es noticia
Menú
El juez estrecha el cerco en el caso del Banco Popular y cita a otros dos inspectores del BCE
  1. España
"resulta especialmente necesario"

El juez estrecha el cerco en el caso del Banco Popular y cita a otros dos inspectores del BCE

Calama pide al supervisor europeo que les levante la inmunidad y la obligación de secreto profesional para que puedan revelar la información que obtuvieron como supervisores

Foto: Sede del BCE en Fráncfort. (EFE/Armando Babani)
Sede del BCE en Fráncfort. (EFE/Armando Babani)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los inspectores del Banco Central Europeo (BCE) se han convertido en una mina de oro para dilucidar responsabilidades en la investigación sobre el Banco Popular. En noviembre, el supervisor europeo abrió la puerta a que la Audiencia Nacional tomara declaración a los trabajadores que siguieron la caída del banco y, tras testificar dos de ellos el mes pasado, el magistrado José Luis Calama ha citado a otros dos el 24 de febrero y el 3 de marzo: Manuel Caro Jiménez y Jesús Fernando Martínez Usano.

Los trabajadores del BCE tienen inmunidad y obligación de secreto profesional, por lo que en el auto de este martes, al que ha tenido acceso El Confidencial, Calama pide a la institución que les levante esta protección para poder revelar la información que obtuvieron "como coordinadores del equipo de supervisión del Banco Popular". Según argumenta, el testimonio de ambos no comprometerá "ni los intereses de la Unión Europea ni los del BCE" y se centrará en la gestión de la entidad resuelta en 2017.

Foto: Sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort. (Reuters/Ralph Orlowski)

El BCE ya dio luz verde a las testificales de dos de sus inspectores a mediados de diciembre: Ignacio Pardo y Carlo Giorgis. El primero apuntó a debilidades crónicas y sin resolver de la entidad durante casi una década. "Popular tenía problemas estructurales desde hacía muchos años debido al bajo nivel de rentabilidad. Proceden de la fase de expansión crediticia y de la gran capitalización bursátil que se genera en los años 2007", expuso Pardo ante preguntas del juez, como adelantó este diario.

Además de esta testifical, destaca el reciente informe pericial elaborado por dos inspectores del Banco de España que acusa al banco de ocultar un agujero de más de 500 millones desde 2012. Estas aportaciones estrechan el cerco en torno a los imputados y, para "esclarecer ciertas cuestiones", el magistrado cita ahora a otros dos inspectores.

Caro Jiménez y Martínez Usano

En el caso de Caro, el magistrado recuerda que fue jefe del "equipo de inspección continuada que supervisó el Banco Popular entre noviembre de 2013 y el 3 de noviembre de 2014". A partir de ese mes, la supervisión quedó en manos del propio BCE y pasó a ejercer como subcoordinador del equipo "al menos durante un cierto tiempo". "Obviamente, el Sr. Caro nos podrá aportar datos sobre la gobernanza del Banco Popular en materia de riesgo de crédito", sostiene Calama en su auto.

Entre las cuestiones que considera que puede "esclarecer", señala "la existencia de un déficit oculto de provisiones en la cartera de créditos refinanciados" y "una política de tasaciones inadecuada, especialmente en crédito promotor, con incidencia igualmente en las provisiones". También "la operativa del denominado entramado de Thesan", el fondo que presuntamente habría ayudado al Banco Popular a refinanciar irregularmente a acreditados a través de sociedades luxemburguesas.

Foto: Sede del BCE en Fráncfort. (Reuters/Kai Pfaffenbach)

En lo que se refiere al segundo inspector, Jesús Fernando Martínez Usano, Calama destaca que fue jefe de dos misiones sobre "riesgo de crédito y contrapartida": la que tuvo lugar entre noviembre de 2015 y junio de 2016 para "verificar la correcta clasificación contable y la dotación de provisiones de una muestra de 100 prestatarios" y la que se produjo entre diciembre de 2016 y enero de 2018 para "verificar la correcta clasificación contable de una cartera de activos adjudicados en pago de deudas".

El magistrado considera que su testimonio "resulta especialmente necesario" y, al igual que con Caro, buscará que "aporte datos sobre la política de gobernanza de riesgos". Su citación, de hecho, se fija para las nueve de la mañana del 3 de marzo, pero el auto avisa de que podrá prorrogarse al día siguiente "si fuera necesario".

Justificadas sus citaciones, Calama confía en que el supervisor europeo dé luz verde: "Se solicita al BCE que suspenda su inmunidad y les autorice a revelar la información —suspendiendo su secreto profesional— que como coordinadores del equipo de supervisión del Banco Popular obtuvieron en el ejercicio de sus funciones profesionales".

Los inspectores del Banco Central Europeo (BCE) se han convertido en una mina de oro para dilucidar responsabilidades en la investigación sobre el Banco Popular. En noviembre, el supervisor europeo abrió la puerta a que la Audiencia Nacional tomara declaración a los trabajadores que siguieron la caída del banco y, tras testificar dos de ellos el mes pasado, el magistrado José Luis Calama ha citado a otros dos el 24 de febrero y el 3 de marzo: Manuel Caro Jiménez y Jesús Fernando Martínez Usano.

Banco Central Europeo (BCE) Audiencia Nacional
El redactor recomienda