Objetivo, 21 escaños: el duro camino que le espera a Sánchez para tener Presupuestos
  1. España
ERC Y PNV SON FUNDAMENTALES

Objetivo, 21 escaños: el duro camino que le espera a Sánchez para tener Presupuestos

El Gobierno deberá negociar a partir de la semana que viene a varias bandas para que salga adelante su gran proyecto legislativo. Le bastan más apoyos que rechazos en el Congreso, pero asegurarse la mayoría absoluta tranquilizaría

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

Los Presupuestos Generales del Estado son tan importantes que hasta el Congreso suspende su actividad para permitir que solo las cuentas puedan tramitarse. Que nada distraiga a sus señorías. Durante unas semanas, la Cámara cede todo su espacio y su tiempo a un proyecto del que dependen legislaturas enteras. No hace mucho, un rechazo, el de ERC en febrero de 2019, provocó la convocatoria de elecciones anticipadas. Así que el paisaje político-parlamentario está revuelto porque se acercan las cuentas de 2022 y los partidos han sacado las listas de exigencias. Lo que le espera al Gobierno es un viaje francamente complicado.

Le bastan más síes que noes para aprobar las cuentas del año que viene, que dice Pedro Sánchez que va a ser el de la "recuperación justa". Sin embargo, para disipar las sombras de la duda y para evitar el consumo inesperado de ansiolíticos, al PSOE y a Unidas Podemos les vendría bien, muy bien, asegurarse el apoyo de 21 diputados para alcanzar la mayoría absoluta, que está en los 176 votos, y zanjar de un plumazo cualquier atisbo de negociaciones hasta el amanecer.

Sánchez y Yolanda Díaz desbloquean los Presupuestos acordando una nueva Ley de Vivienda

Números: el grupo socialista tiene 120 escaños y Unidas Podemos, 35. Estos 155 síes podrían quedarse cortos porque si a los noes garantizados del PP (88) y Vox (52), es decir, 140 en total, se unen los previsibles de Ciudadanos (9), UPN (2), Foro (1), Coalición Canaria (1), el ex de Cs ahora en el Mixto, JxCAT (4) o la CUP (2), la horquilla del rechazo se eleva más alto, hasta los 160. Están aquí 315 diputados. Faltan 35. Son los que pertenecen a una serie de formaciones mayoritariamente de izquierdas, o cuando menos partícipes de la investidura de Pedro Sánchez en enero de 2020. Son los que tienen el mango de la sartén, la llave de la puerta, el desatascador de las negociaciones.

Los aliados preferentes

ERC es el mejor posicionado porque tiene 13 escaños, y tras él están PNV, seis, y EH Bildu, cinco. A continuación, Más País, Compromís, BNG, PDeCAT, Teruel Existe, Partido Regionalista de Cantabria y Nueva Canarias. Descartados el PP y Cs de la ecuación, tal y como señalaron el ministro Félix Bolaños y el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, Rafael Simancas, hace una semana, el lado socialista de la coalición se dispone a iniciar pronto conversaciones con los republicanos y los nacionalistas e independentistas vascos.

Rufián, tras el acuerdo entre PSOE y UP: ''Que nadie cuente con el voto de ERC''

El clima político, en este momento, amenaza tormenta, pues las posiciones públicas de portavoces como Gabriel Rufián o Aitor Esteban indican que la distancia es grande. Luego, en privado, los interlocutores del Gobierno se muestran más optimistas, aunque no para lanzar las campanas al vuelo. Queda un largo trecho.

Fuentes de uno de estos grupos recalcan a El Confidencial que el anuncio de acuerdo entre las dos almas del Gobierno no allana el camino, aunque bien es cierto que tampoco le quita el asfalto. Que el impuesto de sociedades se vaya al 15% es una buena señal, si bien el entusiasmo varía según a quién se pregunte. La Ley de Vivienda, cuyas líneas maestras se han dado a conocer este martes, también favorece el tránsito.

No obstante, es esta una norma insuficiente. Indica una de las fuentes que es prácticamente lo mismo que PSOE y Unidas Podemos acordaron hace un año para coger impulso cara a los Presupuestos, exactamente igual que ahora. Fuentes del PNV, por su parte, eluden emitir cualquier juicio, aunque recalcan algún que otro agravio que hace prever que los nacionalistas vascos no van a ser comparsas de los ritmos que establezcan los negociadores socialistas. A decir verdad, los diputados de Andoni Ortuzar pocas veces se quedan sin recibir algo de lo que piden, más bien al contrario: se llevan al zurrón casi todo lo que demandan.

Sobre vivienda, añaden, nadie del Gobierno les ha informado de nada, les ha avisado de nada. Con todo, sus fuentes insisten en que se involucrarán para encontrar una solución que potencie la emancipación de los jóvenes. El anuncio del presidente de dar unos 250 euros a determinadas personas de entre 18 y 35 años será revisado en profundidad, sobre todo para dirimir si encaja en el marco de competencia vigente. A Más País tampoco le ha gustado mucho el contenido o, más concretamente, el boceto de la norma.

Los no preferentes, pero necesarios

Si ERC entra en el bloque del sí a los Presupuestos, bastaría. Si entra el PNV además, mucho mejor. Los Presupuestos se articulan alrededor de una ley que necesita más síes que noes para ser aprobada. Únicamente se exige mayoría absoluta en el Senado para que prospere un veto, es decir, su devolución. Es difícil que eso se dé, porque el juego de mayorías en la Cámara Alta no permite alianzas tan amplias.

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante su intervención este miércoles en la sesión de control al Gobierno. (EFE)

Mientras el proyecto que envíe el Gobierno al Congreso a partir de la semana que viene salte de mayoría simple en mayoría simple, sin problema. Lo que sucede es que PSOE y Unidas Podemos tendrán que hilar fino para eludir que la balanza del rechazo pese más que la del respaldo. ERC está muy exigente, porque ha pedido vetar la Ley de Memoria Democrática y la de convivencia universitaria, y es probable que haga lo mismo con la audiovisual. Las negociaciones sobre las cuentas no peligran de momento, pero el ambiente se ha nublado. PNV y EH Bildu tampoco lo pondrán fácil, como se ha recalcado antes.

Más País, Compromís, Teruel Existe, Nueva Canarias y PRC son las formaciones que en el Gobierno consideran más cerca del apoyo. Pero, como con ERC, tendrán que pelearlo. Cansa un poco entre estos aliados la actitud arrogante del Ejecutivo, que suele prodigarse en frases como "no os lo podéis permitir" para disuadir a estos partidos de que se decanten por el no. Es tan grande la órbita progresista del momento, la salida social de la crisis, que el bloqueo legislativo no tendría sentido.

Pese a ello, la formación de Íñigo Errejón ha puesto condiciones en la semana laboral de cuatro días y en medidas de transición energética; Compromís en financiación autonómica; Teruel Existe en infraestructuras, al igual que el PRC... Muchos intereses tendrá que conciliar el Ejecutivo para sacar adelante su gran proyecto. El vigente recibió 188 síes. Fue un resultado muy positivo y Sánchez comprobó dónde reside la estabilidad de una legislatura cuyos tiempos sigue manejando él.

Los Presupuestos Generales del Estado son tan importantes que hasta el Congreso suspende su actividad para permitir que solo las cuentas puedan tramitarse. Que nada distraiga a sus señorías. Durante unas semanas, la Cámara cede todo su espacio y su tiempo a un proyecto del que dependen legislaturas enteras. No hace mucho, un rechazo, el de ERC en febrero de 2019, provocó la convocatoria de elecciones anticipadas. Así que el paisaje político-parlamentario está revuelto porque se acercan las cuentas de 2022 y los partidos han sacado las listas de exigencias. Lo que le espera al Gobierno es un viaje francamente complicado.

Pedro Sánchez Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) PNV
El redactor recomienda