Sánchez envía a Bolaños a desbloquear con Podemos la regulación de los alquileres
  1. España
PRESUPUESTOS 2022

Sánchez envía a Bolaños a desbloquear con Podemos la regulación de los alquileres

Los morados registrarán la próxima semana una ley de vivienda como plan B si no logran pactar con el PSOE. Es una de sus exigencias dentro de la negociación de los Presupuestos

Foto: El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, y la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra. (EFE)
El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, y la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra. (EFE)

Pedro Sánchez quiere desbloquear cuanto antes la negociación sobre la ley de vivienda con Unidas Podemos, encallada desde hace meses por las diferencias respecto a los mecanismos para regular el precio de los alquileres. Una tarea que ha delegado en el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, quien se ha incorporado a las conversaciones que mantienen el Ministerio de Transportes, liderado por Raquel Sánchez, y el de Derechos Sociales, que dirige la líder de Podemos Ione Belarra, según explican a este diario fuentes conocedoras de las negociaciones.

La aprobación de la ley de vivienda es una de las exigencias que los morados han incorporado a la negociación de los Presupuestos de 2022. El Ejecutivo se ha comprometido a llevar al Consejo de Ministros el proyecto de las nuevas cuentas el próximo martes o, como tarde, el 5 de octubre. El objetivo es agilizar la tramitación en el Congreso para aprobar el proyecto "en tiempo y forma".

Foto: La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra. (EFE)

Desde Unidas Podemos, destacan como una buena señal que los socialistas quieran desbloquear esta negociación, pero, a la espera de profundizar en las conversaciones, se mantienen cautos advirtiendo de que no renunciarán a limitar el precio de los alquileres y facilitar eventuales bajadas en las zonas consideradas tensionadas. Tanto es así, que este jueves los morados anunciaron que registrarán una ley de vivienda como plan B si no logran pactar con el PSOE. El proyecto ha sido elaborado por colectivos en defensa de la vivienda digna y sindicatos.

Se trata de una alternativa ante la eventualidad de que fracasen las negociaciones y un elemento de presión hacia los socialistas, ya que el proyecto será registrado conjuntamente con ERC y EH Bildu, socios parlamentarios del Gobierno. Con los republicanos y los soberanistas vascos, Unidas Podemos ya registró una enmienda a los Presupuestos actuales para presionar a sus socios sobre la paralización de los desahucios. Una iniciativa inédita al enmendar sus propias cuentas, y que con el registro preventivo de esta ley se evitaría.

La ley de vivienda ya se acordó en las negociaciones de los actuales Presupuestos, con el compromiso de llevarla al Consejo de Ministros el pasado febrero. Casi ocho meses después, las posiciones siguen distantes y los morados se acogen a la literalidad del texto acordado entonces: "En estas zonas de mercado tensionado, determinadas en función de los sistemas de índices de referencia, se establecerán mecanismos de contención o eventualmente bajada de los precios, tanto de los nuevos contratos como de los contratos existentes".

La propuesta del PSOE es que se obligue a los propietarios de zonas tensionadas a que, cuando acabe el contrato, no se pueda subir la renta

La propuesta de los socialistas es que se obligue a los propietarios de las zonas tensionadas a que, cuando finalice el contrato del alquiler, no se pueda subir la renta. Tampoco a los nuevos inquilinos, que tendrían las mismas condiciones. A esta suerte de prórroga podría acogerse el arrendatario de forma anual y por un periodo máximo de tres años. Todo ello, combinado con incentivos fiscales. Concretamente, se propone establecer, en los nuevos contratos, un porcentaje de reducción general del 50% del IRPF que podría llegar hasta el 90%. Una modulación que dependerá de diferentes criterios, como el alquiler de viviendas recientemente rehabilitadas, destinadas a menores de 35 años, con contratos de larga duración, que salgan al mercado o en las que se reduzca más de un 10% la renta.

Entre las partes de la futura norma en que se produjeron avances ya antes del verano, destaca la penalización de los inmuebles vacíos. Para ello, se pretenden establecer recargos de hasta el 50% en la cuota del impuesto sobre bienes inmuebles (IBI), que los ayuntamientos podrían aplicar a su potestad "a aquellas viviendas vacías durante más de dos años, con un mínimo de cuatro viviendas por propietario, salvo causas justificadas de desocupación temporal, tasadas por la ley".

Foto: La ministra de Derechos Sociales y secretaria general de Podemos, Ione Belarra, en un acto en Valencia. (EFE)

Por otro lado, se llegó a un consenso para ofrecer una alternativa habitacional a las familias vulnerables que sean desahuciadas, con dotaciones de realojamiento, "ya sean municipales, autonómicas, las previstas con recursos del Estado o las que puedan acordarse con el resto de administraciones o con el sector privado, evitando situaciones de desamparo como consecuencia del desalojo". Para ello, se pretenden introducir en el procedimiento "criterios objetivos" para determinar las situaciones de vulnerabilidad económica.

Bolaños y Belarra, curtidos en la negociación

La incorporación del ministro de la Presidencia a estas conversaciones no es casual, porque ya ha desbloqueado diferentes asuntos con Ione Belarra como interlocutora. Asimismo, han construido una relación de confianza desde que lideraron la negociación para definir la estructura y el reparto de carteras del Gobierno de coalición. Bolaños recibió el mandato de conducir estas conversaciones por parte de Pedro Sánchez cuando ocupaba la secretaría general de Presidencia, mientras que Belarra ya había sido designada por su predecesor en la secretaría general de Podemos, Pablo Iglesias, para el acuerdo de investidura.

Foto: El ministro de Transportes, José Luis Ábalos (i), la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el ministro de Agricultura, Luis Planas, durante la última reunión del Consejo de Ministros. (EFE)

Bolaños y Belarra han engrasado también, aunque no siempre con éxito, la comisión de seguimiento del acuerdo de coalición. Un órgano de control al que se acude para solventar las discrepancias y que se encarga de "revisar el funcionamiento de la coalición y el cumplimiento de los objetivos propuestos, coordinar la acción entre ambos socios, unificar criterios, consensuar posiciones políticas para el desarrollo del programa de gobierno".

La dureza de la líder morada en las negociaciones y la confrontación política que ha mantenido con algunos ministros socialistas, principalmente con la titular de Defensa, Margarita Robles, hicieron que cuando se puso al frente de la cartera de Derechos Sociales se la recibiese con recelo por parte del PSOE. De hecho, el estancamiento de la ley de vivienda también se debe a que no ha cedido en su posición sobre la regulación de los alquileres.

Pedro Sánchez quiere desbloquear cuanto antes la negociación sobre la ley de vivienda con Unidas Podemos, encallada desde hace meses por las diferencias respecto a los mecanismos para regular el precio de los alquileres. Una tarea que ha delegado en el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, quien se ha incorporado a las conversaciones que mantienen el Ministerio de Transportes, liderado por Raquel Sánchez, y el de Derechos Sociales, que dirige la líder de Podemos Ione Belarra, según explican a este diario fuentes conocedoras de las negociaciones.

Pedro Sánchez Félix Bolaños Ione Belarra PSOE Unidas Podemos
El redactor recomienda