El PNV pone el foco en Marlaska ante el bloqueo a su ley de secretos oficiales
  1. España
SESIÓN DE CONTROL AL GOBIERNO

El PNV pone el foco en Marlaska ante el bloqueo a su ley de secretos oficiales

Fuentes parlamentarias de Unidas Podemos avanzan que presionarán para que se desbloquee la iniciativa del PNV después de que el Gobierno haya aparcado su proyecto de ley

placeholder Foto: El diputado del PNV Aitor Esteban. (EFE)
El diputado del PNV Aitor Esteban. (EFE)

Cuando el PNV coloca un asunto en la agenda parlamentaria preguntando al Gobierno, lo que hace es mandar un aviso sobre lo que no va bien. Este es el caso de la reforma de la ley de secretos oficiales. Una histórica reivindicación de los 'jeltzales' que, tras congelarse el proyecto de ley por parte del Ejecutivo, centrará su turno en la primera sesión de control al Gobierno del curso político. Lo harán, además, poniendo el foco en el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska. Fuentes parlamentarias de otros grupos favorables a la reforma de la ley consideran este departamento como el más reacio a la desclasificación de documentos, en alusión a episodios como los GAL.

placeholder El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska (i), y el portavoz del PNV, Aitor Esteban. (EFE)
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska (i), y el portavoz del PNV, Aitor Esteban. (EFE)

El diputado Mikel Legarda ha cuestionado a Marlaska este miércoles en el Pleno del Congreso utilizando los efectos de esta norma franquista de 1968, todavía en vigor, en un caso concreto, el de Patxi Zomora. Se trata de un auxiliar de vuelo al que no renovaron el permiso para volar por considerarlo "peligroso" debido a que formó parte de las listas electorales del partido 'abertzale' ANV, ilegalizado en 2008. Amparándose en la actual ley de secretos oficiales, se le negó información respecto a su situación. La pregunta concreta dirigida a Marlaska, según consta en registro y sin hacer alusión directa a la ley, es si "considera usted razonable que un órgano encuadrado en su ministerio pueda dictar un auto administrativo que cause un grave perjuicio a la vida de una persona sin que pueda conocerse su motivación y que, por tanto, le impida el acceso a los tribunales".

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha negado que se pueda hablar de "persecución política", ha recordado que está judicializado y, sobre la futura ley de secretos oficiales, ha asegurado que "no existe ninguna voluntad de bloqueo" por parte del Ministerio del Interior. "Es hora de una nueva ley de información clasificada", ha terciado tras comparar Legarda esta situación con la de EEUU y el atentado del 11-S, informa Europa Press.

El primer paquete de preguntas escritas dirigidas al Ejecutivo por parte del portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ya se centraba en el paso atrás del Gobierno respecto a la redacción de una nueva ley. Se interesaba por la decisión del Gobierno de sacar del plan anual normativo la ley de secretos oficiales y del calendario previsto, para finalmente poner en cuestión el bloqueo de la Mesa del Congreso, con mayoría de los grupos que sostienen al Gobierno, porque la iniciativa del PNV para reformar la norma fue aceptada a trámite en junio de 2020 y permanece desde entonces en plazo de enmiendas.

Los nacionalistas vascos ya pidieron cuentas al ministro de la Presidencia aprovechando su comparecencia en la Comisión Constitucional

Los nacionalistas vascos ya pidieron cuentas al ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, aprovechando su comparecencia en la Comisión Constitucional el pasado jueves. "Si no la van a impulsar, dejen de bloquear las enmiendas, no sean como el perro del hortelano, que ni come ni deja comer", acabó recriminándole el diputado Mikel Legarda tras constatar que la ley para enterrar la norma franquista había dejado de ser una de las prioridades del Gobierno, al menos, durante los próximos meses. ERC también hizo presión e incluso Unidas Podemos.

Fuentes parlamentarias de Unidas Podemos avanzan que presionarán para que se desbloquee la iniciativa del PNV, una vez constatado que el Ejecutivo ha decidido aparcar su proyecto de ley. Una iniciativa que se había comprometido a aprobar en el Consejo de Ministros durante 2020. La intención ahora es retomarla en 2022 porque "la prioridad absoluta" en los próximos meses "es garantizar el crecimiento económico y una recuperación justa", según justificó el ministro de la Presidencia.

Foto: La ministra de Defensa, Margarita Robles, durante una visita al Archivo General Militar de Ávila. (EFE)

La ley de secretos oficiales ha enturbiado la relación entre el Gobierno y el PNV, a quien Moncloa considera socio prioritario. Todo ello cuando han arrancado ya las negociaciones entre ambos para acordar el apoyo a los Presupuestos Generales del Estado del próximo año. Negociaciones "discretas" sobre las que todavía "queda bastante trecho", según reconocía Aitor Esteban este lunes en el Congreso.

Antes de que se decidiese congelar el proyecto de ley sobre secretos oficiales, sobre el que era proponente el Ministerio de Defensa, los trabajos estaban en manos de una comisión interministerial que coordinaba el Ministerio de la Presidencia y en la que también participaban Interior, Justicia y Exteriores. La intención era que con la nueva norma se desclasificasen documentos oficiales posteriores a octubre de 1978, fecha de aprobación de la Constitución, que era el límite temporal que se había fijado inicialmente. Con todo, se quedarían fuera hitos como el 23-F, desechando las demandas de varios grupos parlamentarios que habían reclamado sacar a la luz pública la documentación secreta del golpe de Estado.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una reunión con el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban (i). (EFE)

Los nacionalistas vascos han llevado la iniciativa durante los últimos años para impulsar una reforma. El texto ahora bloqueado, y que apoya la mayoría de los socios de investidura, además de Unidas Podemos, apuesta por establecer mecanismos automáticos de desclasificación por plazos temporales, como sucede en la mayoría de legislaciones europeas. Coincidiendo con el 40 aniversario del 23-F, el resto de grupos que formaron el bloque de la investidura urgió al Ejecutivo que se desbloquease la iniciativa de reforma del PNV. Incluso Unidas Podemos, a pesar de que vota conjuntamente en la Mesa del Congreso junto al PSOE para prorrogar los plazos.

El proyecto del PNV, por el que llevan batallando desde 2016, establece un plazo máximo de 25 años para la desclasificación de documentos considerados históricos y de 10 años para los documentos reservados. Asimismo, en su propuesta se incluye otorgar como atribución exclusiva al Consejo de Ministros la facultad de clasificar o desclasificar asuntos, dejando así al margen a la Junta de Jefes de Estado Mayor. Por otra parte, se eliminaría el secreto de las sesiones del Congreso en que se reciban informaciones sobre materias clasificadas.

PNV Fernando Grande-Marlaska Aitor Esteban Félix Bolaños
El redactor recomienda