Los partidos cuestionan el Plan de Recuperación por propaganda y falta de consenso
  1. España
EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Los partidos cuestionan el Plan de Recuperación por propaganda y falta de consenso

Casado recupera el tono más duro contra el presidente y socios parlamentarios del Gobierno de coalición reprochan a Sánchez la "temeridad" de levantar el estado de alarma

placeholder Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso. (EFE)

La mayoría de los portavoces parlamentarios, incluso los que suelen apoyar al Gobierno, han reprochado a Pedro Sánchez la propaganda sobre el Plan de Recuperación y la falta de información y consenso. También han criticado con dureza que el presidente del Gobierno se resista a ampliar el estado de alarma que caduca el 9 de mayo y, al tiempo, se niegue a hacer una ley que permita mantener las restricciones para luchar contra la pandemia. "Es una temeridad", le ha dicho, por ejemplo, Aitor Esteban, portavoz del PNV, y "el Gobierno no está a la altura", le ha reprochado Mertxe Aizpurúa (Bildu), ambos aliados parlamentarios del Gobierno.

El presidente del Gobierno ha comparecido en el Congreso para hablar del plan y de la pandemia y su tono optimista y de trascendencia histórica ha sido respondido por el aluvión de críticas desde todos los grupos, con la única excepción de Unidas Podemos, su socio de coalición. Sánchez no ha encontrado consuelo ni siquiera en los partidos con los que suele pactar.

Foto: El líder del PP, Pablo Casado. (EFE)

Ha sido un pleno duro, a la altura del clima electoral para el 4 de mayo en Madrid, en el que Pablo Casado ha vuelto a su discurso más duro contra el presidente del Gobierno. “Desfachatez”, “mentiras”, “insulto a los españoles, a los fallecidos y a la Cámara”, “chulería”, “incompetencia”, “gobernar como Napoleón utilizando el real decreto”, “arrogante” u “ofende a la inteligencia" son algunas de las descalificaciones que a modo de catarata ha soltado el líder del PP en su respuesta. Y Sánchez le ha respondido lamentando su "campaña de difamación", la falta de apoyo, las trabas mientras se negociaban los fondos europeos, que "busque bronca" y su asimilación a Vox.

Sánchez ha presentado por enésima vez su Plan de Recuperación, aunque hasta ahora lo había hecho en actos públicos de propaganda y esta vez era en el Parlamento y, por primera vez, ante los representantes de todos los demás partidos. Se ha llevado multitud de críticas de todos sobre la forma y el fondo del plan.

Pese a ser el hito más importante para España desde la entrada en la Unión Europea, según el presidente del Gobierno, no había estimado necesario discutir o comunicar el trascendente plan que servirá para distribuir 140.000 millones de euros procedentes de Europa. Así se lo ha hecho ver Pablo Casado, líder del PP, al reprocharle que no haya hablado con nadie, especialmente con los representantes de los españoles, para elaborar un plan que tendrán que pagar todos los ciudadanos. “¿Quién se cree usted que es?”, le ha dicho.

200 folios de plan

Los partidos no han recibido oficialmente los más de 200 folios del plan, más allá de un tuit de la vicepresidenta segunda, Nadia Calviño, la noche del martes, horas antes del Pleno, con enlace al texto completo. Ni siquiera fue comunicado a los partidos que habitualmente sostienen al Gobierno en el Parlamento y que le permitieron aprobar los Presupuestos para 2021. “No es buena forma de buscar acuerdos; escuche, dialogue y consensúe”, le ha reprochado Joan Baldoví (Compromís); Íñigo Errejón (Más País) le ha pedido que “pase de los grandes anuncios” y Néstor Rego (BNG) le ha acusado de dar “informaciones parciales” y ha advertido que servirá para que “los de siempre ganen más”. El portavoz del PNV ha expresado multitud de dudas de calado sobre el contenido del plan y el reparto de fondos, además de lamentar la forma en la que conoció el plan.

[Siga la presentación del Plan de Recuperación en el Congreso]

“El problema no es solo que venga poco, es lo que hace cuando viene, que es propaganda y la propaganda llena la cuenta corriente de los asesores, no de los españoles”, le ha dicho Inés Arrimadas (Ciudadanos) sobre el plan, que “no ha consensuado con nadie”. "¿Con quién lo va a aprobar y con quién lo va a llevar a Bruselas?", ha preguntado, arremetiendo contra Iván Redondo, jefe de gabinete de Sánchez, como supuesto responsable de esa propaganda.

Condiciones de la UE

El presidente no ha mencionado expresamente las condicionalidades impuestas por la UE, es decir, las reformas legales que exige como la reforma laboral, recortes de las pensiones y política fiscal, entre otras.

Sánchez ha mantenido su tono optimista por la llegada de esos fondos y por la llegada de vacunas. También es repetitiva la invocación del mantra del “principio del fin de la pandemia” por la llegada de las vacunas que permitirá inmunizar al 70% de la población a finales de agosto por la contratación de 87 millones de dosis que llegarán entre abril y septiembre. “El 2021 es el año de la vacuna y, por tanto, de la recuperación”, ha resumido.

Foto: Foto: EFE.

El presidente del Gobierno ha abandonado la frase “hemos vencido al virus”, que pronunció el pasado mes de julio, para señalar que “el virus sigue ahí” y asegurar que “no nos podemos relajar”, pero con la referencia continua al efecto de las vacunas para acabar con la pandemia.

Sánchez abandona su "hemos vencido al virus" para alertar de que "el virus sigue ahí" y "no nos podemos relajar"

En su intervención inicial, ha defendido la importancia del estado de alarma que se aprobó por primera vez el 14 de marzo de 2020 y el decidido el 25 de octubre y que acaba el 9 de mayo. Ha reiterado que su intención es no prorrogar esa situación excepcional, aunque con la salvedad de que estará siempre a lo que digan los expertos y la evolución de la pandemia, que le permite mantener una mínima rendija abierta para su rectificación. Las elecciones del 4 de mayo en Madrid, para las que Isabel Díaz Ayuso ha planteado una campaña que confronte la libertad con las restricciones, pesan decisivamente en la reticencia de Sánchez a prorrogar las medidas excepcionales y restrictivas.

Solo Vox ha apoyado expresamente el levantamiento del estado de alarma que decide el Gobierno de coalición, aunque obviamente dentro de un discurso cargado de crítica hiperbólica. Con ello, Sánchez hace caso omiso a la petición de casi todos los demás grupos parlamentarios y la mayoría de presidentes autonómicos que creen que el fin del estado de alarma deja sin armas para luchar contra la pandemia. Desoye la petición de acometer una reforma legal para crear un plan B jurídico para combatir el coronavirus sin estado de alarma y poder mantener medidas como los cierres perimetrales o los llamados toques de queda. Las comunidades estarán a expensas de la autorización de los jueces y el presidente del Gobierno no ha precisado qué ocurrirá el 10 de mayo y qué medidas se pueden aplicar.

La alternativa al estado de alarma es la vacuna”, ha repetido Sánchez, antes de señalar que no se puede poner en manos de las comunidades restricciones de derechos sin control judicial. No obstante, hace un año pactó hacerlo con ERC y con Ciudadanos y anunció esa reforma legal en el Congreso, para dar luego marcha atrás definitiva. Hasta el Consejo de Estado le pidió recientemente al Gobierno una legislación específica para hacer frente a la pandemia.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una sesión de control al Gobierno en el Congreso. (EFE)

Luego ha llegado la catarata de Casado. No le ha concedido ni el mérito de la llegada de fondos, porque lo ha atribuido a la decisión y negociación de los representantes del Partido Popular Europeo. Ha reprochado con dureza que se haya negado a hacer una ley específica contra la pandemia, pese a anunciarla y pactarla hace casi un año. Y, por supuesto, ha arremetido contra las decisiones económicas de Sánchez y ha lamentado que no haya querido buscar ningún acuerdo con la oposición.

"La alternativa al estado de alarma es la vacuna", ha repetido Sánchez

De ahí se ha ido a otros temas como la gestión del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, la relación con la prensa y la reforma del Consejo General del Poder Judicial para amenazar con que sin cumplimiento de derechos Europa podría bloquear los fondos. No dijo nada de que el CGPJ no es renovado por su negativa a llegar a un acuerdo.

Y le ha afeado sus palabras de inicio en conmemoración de los 90 años de la declaración de la Segunda República, porque, según ha dicho, “ni Carrillo lo celebró”. El presidente del Gobierno había asegurado que los últimos tres grandes hitos históricos de España han sido esa declaración republicana de 1931, la aprobación en 1978 de la Constitución y la entrada en la UE en 1985. “Nosotros no celebramos fechas que dividieron a los españoles”, le ha dicho Casado, largamente aplaudido por sus diputados, a los que parece gustar la dureza de su jefe de filas.

Foto: analistas-ec-vox-podemos-captar-voto-barrio-obrero-madrid-vallecas

Santiago Abascal (Vox) no ha tenido fácil subir la apuesta de la dureza, incluso contra el PP que, según el líder ultraderechista, ha contribuido a la gestión de Sánchez al apoyar las primeras prórrogas de los estados de alarma. Su momento estelar ha llegado cuando ha mostrado un adoquín que, según ha dicho, les tiraron en Vallecas, emulando lo que hizo Albert Rivera en un debate electoral poco antes de terminar su camino como líder de Ciudadanos.

Pablo Echenique, portavoz de Unidas Podemos, ha arremetido contra la derecha “trumpista”, que alienta “el odio”, contra Ayuso, la 'foto de Colón', la violencia de la ultraderecha… Y ha dedicado solo una mínima parte de su intervención a la pandemia y al Plan de Recuperación.

Íñigo Errejón (Más País) ha reconocido las dificultades del Gobierno para hacer frente a la pandemia, pero ha hablado de “desorden institucional” por la indefinición de medidas de restricción y de aplicación de otras como el ingreso mínimo vital.

Joan Baldoví (Compromís) ha reprochado a Sánchez que se haya precipitado al anunciar el fin del estado de alarma y le ha pedido que reúna la Conferencia de Presidentes.

Foto: Un violento manifestante durante los actos vandálicos de Girona tras las detención de Pablo Hasél. (EFE)

Inés Arrimadas (Ciudadanos) le ha pedido a Sánchez que lidere la lucha contra la pandemia y le ha preguntado: “¿Qué quiere hacer usted el 9 de mayo?”. “Si usted, míster vacunas, tendrá que ser también míster restricciones”, le ha dicho al presidente del Gobierno.

"¿Qué prisa hay?", le ha preguntado de forma retórica el portavoz del PNV, Aitor Esteban, sobre el fin del estado de alarma y ha explicado, además, que no será posible aplicar las medidas de restricción y que es necesaria una reforma legal. Le ha pedido "prudencia" sobre las vacunas.

Mertxe Aizpurua (Bildu) ha criticado a Sánchez por levantar las medidas restrictivas el 9 de mayo. "Nos vamos más preocupados, sea responsable y evite el caos, porque la sociedad no está para que generemos más incertidumbre. Dialogue y acuerde para buscar un paraguas jurídico", le ha dicho al presidente del Gobierno, además de advertir de los recortes que pueden llegar desde Europa a cambio de los fondos.

Adriana Lastra (PSOE) ha acusado a Casado de poner en riesgo la llegada de fondos europeos a España. ERC no intervino porque todos sus diputados están en cuarentena porque un miembro del grupo parlamentario dio positivo en la prueba de covid. Ha terminado su última intervención con un "descanse en paz, Partido Popular".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Pedro Sánchez Pablo Casado Partido Popular (PP) Íñigo Errejón Nadia Calviño Napoleón Unión Europea BNG Isabel Díaz Ayuso Comunicado Ciudadanos Pablo Echenique CGPJ
El redactor recomienda