El trasvase de votos en la derecha deja en el aire el éxito electoral de Ayuso
  1. España
VOX Y CS, EN LA CUERDA FLOJA, SEGÚN EL CIS

El trasvase de votos en la derecha deja en el aire el éxito electoral de Ayuso

La candidata del PP y su equipo temen no lograr el objetivo del adelanto de los comicios; el debilitamiento de Vox y Cs podría provocar que no repita al frente de la comunidad

placeholder Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata a la reelección, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata a la reelección, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

A un mes de las elecciones en la Comunidad de Madrid, ya es una certeza que su resultado trascenderá el ámbito autonómico para marcar el futuro de la política nacional. Y ahora también empieza a crecer la certeza de que tras el 4 de mayo Isabel Díaz Ayuso no tiene asegurado el Gobierno de la Comunidad de Madrid. No es seguro el éxito de su decisión de anticipar las elecciones, aunque siga siendo la opción más probable.

Es seguro, según todos los sondeos, que Ayuso será la ganadora y con un espectacular resultado que le permitirá doblar sus escaños. Pero ningún sondeo muestra que pueda llegar por sí sola a los 69 escaños de la mayoría absoluta y con ello sus opciones de revalidar el Gobierno de la Comunidad de Madrid quedan en el aire.

El sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) conocido este lunes deja clara esa incertidumbre, con las salvedades que siempre hay que hacer con los sondeos oficiales y también por el hecho de que queda todo un mes, con campaña electoral, debate entre candidatos y factores como la evolución de la pandemia. Sin embargo, los trazos del sondeo del CIS permiten sacar conclusiones, especialmente, las que coinciden con sondeos recientes de medios de comunicación.

Hay que incluir también el factor de la circunscripción única que, prácticamente, reparte los escaños de forma proporcional a los votos y también el umbral del 5% de sufragios que hay que superar para estar presente en la Asamblea de Madrid. Esos factores provocan efectos paradójicos que alteran las estrategias de campaña de los partidos.

Básicamente, la incertidumbre viene dada por el trasvase y configuración de los votos del bloque que va desde el centro hasta la extrema derecha, es decir, entre Ciudadanos, PP y Vox.

Esas dudas se incrementan por el dato del 25% de indecisos que muestra el sondeo y la evidente incógnita del porcentaje de participación. En principio, todo indica que la derecha está ya muy movilizada, mientras que la izquierda necesita aún empujar a sus votantes, como ha ocurrido en anteriores comicios en Madrid.

La propia encuesta del CIS altera con su propia divulgación esas variables, porque la impresión de empate técnico puede suponer movilizar a votantes de derecha relajados ante una victoria segura o la de los de izquierdas que estaban resignados a perder y ahora pueden ver posible un Gobierno liderado por el PSOE con Más Madrid y Unidas Podemos. Por eso el sondeo oficial levanta suspicacias. Además, el resultado del CIS presenta dudas metodológicas y de atribución de escaños, por lo que es preciso tomarlo con precaución y mirando más las tendencias que los datos concretos.

Empate entre bloques en Madrid, según el CIS

Mientras que el bloque de la izquierda parece haber asegurado la presencia de los tres partidos en la Asamblea de Madrid, superando el 5%, el de la derecha deja numerosas dudas como consecuencia del empuje extraordinario de la lista de Ayuso, que crece a costa de Ciudadanos y Vox.

En la izquierda, el CIS atribuye al PSOE el 25,3% de los votos y 38 escaños; a Más Madrid, el 14,8% y 20 escaños, y a Unidas Podemos, el 8,7% y 10 escaños.
Esos datos coinciden básicamente con los de otros sondeos y muestran que Unidas Podemos, que partía por debajo del 5% cuando se convocaron las elecciones, consolida la superación de ese umbral, aunque siga por debajo claramente de Más Madrid. El factor de la candidatura de Pablo Iglesias es muy importante, porque asegura que los votos de este partido se conviertan en escaños y empuja a todo el bloque de la izquierda. Sin ese 'factor Iglesias', sería imposible hablar de Gobierno de izquierdas, porque ocurriría algo parecido a lo del bloque de la derecha.

El PSOE aspira a crecer, pero con votos que gane a su derecha, procedentes de Ciudadanos, porque los que ganara de la izquierda serían irrelevantes a efectos del bloque y perjudiciales si acercara a Unidas Podemos al fatídico 5%. Teniendo en cuenta los votos que logró Ciudadanos en 2019 y los que le atribuyen todas las encuestas, hay unos 500.000 votos que PP y PSOE pueden disputarse procedentes de la lista que ahora encabeza Edmundo Bal.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata a la reelección, Isabel Díaz Ayuso, junto al presidente nacional del Partido Popular, Pablo Casado. (EFE)

En el bloque de la derecha, por contra, hay dos partidos que no tienen asegurada su presencia en la Asamblea. Si alguno no entra, sus votos los perdería el bloque y los escaños que no ganaran serían repartidos proporcionalmente entre todos los demás.

En el caso de Ciudadanos, la mayoría de encuestas ya les daba por debajo del 5%. El CIS les atribuye el 4,4% de los votos, pero el propio sondeo tiene un margen de error de 1,6%, lo que supone que aún es posible entrar en la Asamblea y lo harían con seis o siete diputados.

Con Ciudadanos es posible sumar con PP y Vox como en la anterior legislatura. También podrían sumar los dos partidos sin los de Edmundo Bal, según casi todos los sondeos, aunque no según el CIS.

Además, desde que se convocaron los comicios, se ha producido un fenómeno de agrupación del voto en torno al PP que introduce una nueva variable: que Vox no esté en la Asamblea por no superar el 5%.

El CIS le atribuye el 5,4% de los votos y nueve escaños. La lista de Rocío Monasterio corre peligro de quedar fuera

El CIS le atribuye el 5,4% de los votos y nueve escaños. Si se tiene en cuenta el citado margen de error del 1,6%, se concluye que la lista de Rocío Monasterio corre peligro de quedar fuera de la Asamblea. Sobre todo porque mostraría una posible tendencia descendente. Metroscopia atribuyó hace semanas a Vox el 10% de los votos; Sigma Dos le dio este sábado el 7%, y ahora el CIS lo reduce al 5,4%.

Sin Vox, es muy difícil que Ayuso sume sola, porque está lejos de la mayoría absoluta. Esta opción es la apuesta de Moncloa desde hace semanas para que pueda gobernar la izquierda liderada por Ángel Gabilondo, como explicó El Confidencial.

Dentro de la encuesta hay otros datos preocupantes para Vox. Por ejemplo, que Ayuso sea mejor valorada entre sus votantes que la propia Monasterio o que la gestión de la presidenta de la Comunidad de Madrid tenga excelente nota entre los electores del partido de ultraderecha. Eso puede interpretarse como margen del PP para captar aún más votantes de Vox.

Pidió mayoría absoluta en el inicio de la campaña y el voto útil dirigido hacia Ayuso puede 'matarla de éxito' si crece más a costa de Vox. Si le quita los votos al adversario, puede darse la paradoja de que el reagrupamiento del centro y la derecha en Madrid le suponga una derrota si no logra los 69 escaños para formar Gobierno.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, conversa con el candidato socialista, Ángel Gabilondo (d). (EFE)

Si se cumpliera el vaticinio del CIS y hubiera empate, el Estatuto de Madrid prevé la repetición de los comicios si no hay posibilidad de formar Gobierno. Ya ocurrió con motivo del llamado 'tamayazo'.

A un mes vista, es obvio que hay que sumar el factor de la pandemia. Si suben o bajan los malos datos eso puede afectar al resultado, aunque lo que sí está claro es que en estas circunstancias electorales ni Gobierno central ni Gobierno autonómico van a tomar medidas restrictivas.

Con esta perspectiva, los partidos pueden plantearse una campaña que, por los citados efectos de la circunscripción única, no será fácil por la cantidad de contraindicaciones que presentan.

Ayuso, haga lo que haga, tendrá que buscar no ahogar más a Vox, porque su futuro depende de que Monasterio esté sentada en la Asamblea; Vox y Ciudadanos tienen que pelear por arañar votos hasta el 5%, y los tres partidos de la izquierda deben mantener la batalla por la participación de los suyos. Los trasvases de PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos son intrascendentes si no se acercan al 5%. Pero la izquierda debería buscar fórmulas para no alentar y movilizar a posibles votantes de Vox indecisos y que dudan si apoyar finalmente al PP.

Elecciones Madrid Más Madrid Barómetro del CIS Isabel Díaz Ayuso Partido Popular (PP) PSOE Campañas electorales Rocío Monasterio Ángel Gabilondo Pablo Iglesias Ciudadanos
El redactor recomienda