Ione Belarra: el ascenso a ministra de la negociadora más leal a Iglesias
  1. España
ACTUAL SECRETARIA DE ESTADO

Ione Belarra: el ascenso a ministra de la negociadora más leal a Iglesias

En la formación morada y, sobre todo, en el PSOE, la conocen como "la negociadora de Podemos", con fama de organizada, cercana y también de inflexible

placeholder Foto: Ione Belarra, actual secretaria de Estado de Agenda 2030 y futura ministra de Derechos Sociales. (EFE)
Ione Belarra, actual secretaria de Estado de Agenda 2030 y futura ministra de Derechos Sociales. (EFE)

Ione Belarra (Pamplona, 1987) tomará las riendas del Ministerio de Asuntos Sociales tras la salida de Pablo Iglesias del Gobierno. Como secretaria de Estado de la Agenda 2030 y sombra de Iglesias no solo en el ministerio, sino también en el sector de Unidas Podemos en el Gobierno, desde su entorno enmarcan su relevo como una "continuidad" más que como un salto. Psicóloga, especializada en innovación educativa —campo en el que trabajó becada en el Ministerio de Educación—, y voluntaria y trabajadora en entidades del tercer sector (Cruz Roja, Comisión Española de Ayuda al Refugiado y SOS Racismo), Belarra es diputada por Navarra desde 2016, cuando los morados irrumpieron en el Congreso. Ahí comenzó una meteórica carrera política que la llevó a ser portavoz adjunta del grupo parlamentario y portavoz circunstancial en sustitución de Irene Montero por su permiso de maternidad.

En la formación morada y, sobre todo, en el PSOE, la conocen como la negociadora de Podemos, con fama de organizada, cercana y también de inflexible, pero con capacidad para el acuerdo. Junto a Pablo Echenique y Nacho Álvarez, responsable económico de la formación y secretario de Estado de Derechos Sociales, negoció y cerró un acuerdo de presupuestos con la responsable de Hacienda, María Jesús Montero, para las primeras Cuentas Públicas de Pedro Sánchez en 2019 tras acceder al Gobierno. Unos presupuestos que luego tumbaría el Congreso con el rechazo de ERC, precipitando elecciones. Sin embargo, aquel acuerdo sentó las bases para pasar de la colaboración parlamentaria entre morados y socialistas a explorar fórmulas conjuntas de gobierno.

Margarita Robles, sobre Belarra: ''Solo conozco sus tuits''.

Precisamente, tras aquellas elecciones, Belarra volvió a liderar el equipo negociador de Unidas Podemos, junto a Pablo Echenique, para intentar llegar a un acuerdo de investidura con Pedro Sánchez y un Ejecutivo de coalición. Enfrente, nuevamente María Jesús Montero, además de Carmen Calvo y Adriana Lastra. Negociaciones que no fueron exitosas y que derivaron, primero, en una investidura fallida y, después, en la repetición de elecciones. Tras la repetición electoral de noviembre de 2019 fueron directamente Pedro Sánchez y Pablo Iglesias quienes llegaron a un acuerdo político para formar una coalición de Gobierno, pero Belarra lideró junto al secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños, la negociación para definir la estructura y el reparto del futuro Ejecutivo.

La negociadora de Podemos ha mantenido su papel dentro del Gobierno, participando de los equipos que acordaron el ingreso mínimo vital junto al ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, y el decreto para la paralización de los desahucios durante el estado de alarma. Ahora negocia con el secretario general de Agenda Urbana y Vivienda, David Lucas, la futura ley de vivienda. Una ley que Iglesias pretendía sacar adelante antes de salir del Ejecutivo, pero que, tras atascarse y por la necesidad de precipitar su salida debido a la ley electoral madrileña, lo haría ya con Belarra al frente del ministerio.

Foto: La portavoz de Podemos, Irene Montero, acompañada por la portavoz adjunta, Ione Belarra (i), tras una Junta de Portavoces el pasado 28 de mayo. (EFE)

Su dureza en las negociaciones y la confrontación política que ha mantenido con algunos ministros socialistas, principalmente con la ministra de Defensa Margarita Robles, hacen que desde el PSOE la vayan a recibir con cierta reserva en el Consejo de Ministros. Sin embargo, no parece que vayan a tener que tratar poco con ella debido a su papel también de organización del sector de Unidas Podemos en el Gobierno y de enlace entre los distintos ministerios morados. Todo pasa por sus manos y especialmente la preparación de los asuntos por parte de los morados en las reuniones de la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios. A nivel orgánico de Unidas Podemos es también la encargada de preparar las ejecutivas del partido.

Iglesias le cedía simbólicamente el testigo este jueves durante su último conjunto en el ministerio para presentar la constitución del foro consultivo en cuidados de larga duración y servicios sociales. En su intervención alabó la labor de su sustituta, asegurando que "podrá hacerlo mucho mejor que yo" y que deja el ministerio "en las mejores manos". El próximo martes participará en su último Consejo de Ministros para que, previsiblemente al día siguiente por la mañana, se produzca el traspaso de carteras.

Sánchez e Iglesias se reúnen para diseñar su salida del Gobierno.

El primer reto que se marca Belarra será llegar a un acuerdo con el Ministerio de Transportes para aprobar en el Consejo de Ministros la ley de vivienda, pero en un plano más general su vocación pasa por profundizar la apertura del ministerio a los colectivos y organizaciones de la sociedad civil. Belarra viene de los movimientos sociales y pretende aumentar su participación en las instituciones. Quien ha participado con ella en reuniones con diferentes perfiles y de distinto tipo dicen que se le nota el cambio en el tono y la empatía cuando recibe en encuentros de trabajo a organizaciones del tercer sector. Su perfil de activista sigue acompañándola también el Gobierno.

Mercedes Pérez, la "sindicalista de tajo" que será diputada tras la renuncia de Iglesias

Mercedes Pérez (Madrid, 1960) será la nueva diputada de Unidas Podemos tras entregar Pablo Iglesias su acta ayer jueves y con efectos a este viernes para poder votar telemáticamente en la sesión plenaria. Pérez fue diputada en la anterior legislatura fallida y no fue reelegida tras la repetición electoral. "Espartana" de Coca-Cola en lucha, se define como una "sindicalista de tajo", esto es, "de base, sin estar liberada ni ocupar puestos de dirección". Nunca se planteó dar el salto a la política institucional, aunque se lo ofrecieron otros partidos en el pasado. Su decisión de hacerlo en la anterior legislatura fallida y volver a presentarse se debió, según aseguró entonces, "porque me lo pidió otra mucha gente vinculada a las luchas laborales y sociales y porque los inscritos apostaron por mí votándome en unas primarias".

Pablo Iglesias Unidas Podemos
El redactor recomienda