Iglesias acuerda con Sánchez mantener la interlocución incluso tras salir del Gobierno
  1. España
NUEVO MODELO DE RELACIÓN ENTRE LOS SOCIOS

Iglesias acuerda con Sánchez mantener la interlocución incluso tras salir del Gobierno

La intención es que Yolanda Díaz esté integrada en la dirección más operativa de Unidas Podemos, aunque Iglesias mantenga el liderazgo orgánico

placeholder Foto: Pablo Iglesias (d) recibe los aplausos de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, tras su discurso de despedida antes de dimitir como diputado. (EFE)
Pablo Iglesias (d) recibe los aplausos de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, tras su discurso de despedida antes de dimitir como diputado. (EFE)

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han mantenido ya dos conversaciones breves desde que el todavía vicepresidente segundo le comunicó que abandonaba el cargo para ser candidato a las elecciones autonómicas de Madrid del 4 de mayo. Han intercambiado impresiones sobre la campaña electoral y solo algunas líneas generales sobre cómo gestionar la salida del líder de Unidas Podemos y sobre el funcionamiento posterior, según fuentes de Moncloa.

De hecho, las conversaciones fueron previas a conocer el contenido de la ley electoral de Madrid, que obliga a Iglesias dejar la Vicepresidencia el próximo martes. Son Iván Redondo y Juanma del Olmo los que perfilan los detalles desde el martes por la tarde, cuando cayeron en la cuenta de que es preciso precipitarlo.

La ley electoral de Madrid obliga a Iglesias a adelantar su salida del Gobierno antes del 31-M.

Lo que sí hablaron Sánchez e Iglesias es de la conveniencia de que ambos mantengan la interlocución principal para discutir los asuntos que afectan a las discrepancias internas del Gobierno de coalición. Obviamente, la futura vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz, intervendrá en los Consejos de Ministros en defensa de las posiciones de Unidas Podemos que lleguen a las reuniones del Gobierno y en ese ámbito habrá otro tipo de interlocución política. Tendrá también interlocución directa con el presidente en cuestiones económicas que afecten a su cartera, según el acuerdo al que llegaron Sánchez e Iglesias, para blindar sus competencias frente a Nadia Calviño, que se situará por encima como vicepresidenta segunda.

Por poner un caso práctico, en un asunto como la ley de vivienda, la interlocución con Sánchez sería de Iglesias; con el ministro afectado, en este caso, José Luis Ábalos, seguirían negociando Ione Belarra (desde la próxima semana ministra de Asuntos Sociales) y el secretario de Estado Nacho Álvarez y, si llega al Consejo de Ministros, será Yolanda Díaz la que intervenga para defender sus posiciones.

Foto: Yolanda Díaz y Pablo Iglesias. (EFE)

La idea de Unidas Podemos es preservar en lo posible a Díaz, que será cabeza de lista en las próximas elecciones generales, sean cuando sean. Y la también responsable de Trabajo acepta la situación a falta de cerrar los detalles en los próximos días, puesto que inicialmente contaban con tener casi un mes más para perfilarlo.

La intención es que Díaz, además, esté integrada en la dirección más operativa de Unidas Podemos, aunque Iglesias mantenga el liderazgo orgánico. Unidas Podemos prevé que la ofensiva de otros partidos se dirigirá en breve contra Yolanda Díaz y, por tanto, es preferible que Iglesias actúe como pararrayos. Aunque algunos detalles están también pendientes de lo que ocurra el 4 de mayo, porque, podría cambiar si, por ejemplo, Iglesias llegara a estar en el Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Foto: El todavía vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. (EFE) Opinión

Díaz forma ya parte de la denominada mesa confederal de Unidas Podemos, el órgano que reúne a Podemos y sus confluencias. Sus reuniones se suelen celebrar semanalmente, habitualmente los lunes, para definir la agenda de la semana y marcar tanto la estrategia parlamentaria como gubernamental. Además de Pablo Iglesias y Yolanda Díaz, suele contar con la presencia del portavoz en el Congreso, Pablo Echenique; el portavoz adjunto, Enrique Santiago; el presidente del grupo parlamentario, Jaume Asens; los ministros Irene Montero y Alberto Garzón, y la secretaria de Estado, Ione Belarra.

La salida de Iglesias del Gobierno y el anuncio de que Díaz será la próxima candidata se asocia desde el entorno del todavía vicepresidente segundo como la activación de una suerte de operación relevo. Su intención, según avanzan, es que la actual ministra de Trabajo asuma también el liderazgo en Unidas Podemos a medio plazo. Iglesias seguirá "varios meses" como secretario general, de transición mientras se va asentando el relevo. Por estatutos, el mandato se limita a ocho años, que solo serían extensibles a través de una consulta a la militancia. Iglesias lleva casi seis y medio al frente de la organización.

Foto: La ministra de Trabajo, Yolanda Diaz (i), habla con Pablo Iglesias. (EFE)

Durante esa fase de transición, la formación ensayará una suerte de bicefalia Iglesias-Díaz, con contrapesos entre partido y Gobierno. Iglesias, como portavoz fuera del Ejecutivo. Díaz, como la voz dentro del Gobierno. Dos estilos muy diferenciados y con un claro reparto de papeles. Se pretende así establecer contrapesos y adaptar los diferentes ritmos, manteniendo posiciones más rupturistas y pegadas a la calle desde el partido y otras más gobernistas y posibilistas con la correlación de fuerzas de los morados en el Consejo de Ministros. Rearmar el partido, vertebrarlo territorialmente e intervenir activamente en los conflictos sociales son algunas de las tareas marcadas por la dirección todavía pendientes de materializarse.

Desde el punto de vista estrictamente logístico, Díaz mantendrá como vicepresidenta tercera la sede del Ministerio de Trabajo en Nuevos Ministerios, con mínima ampliación de su equipo e Ione Belarra, como ministra de Asuntos Sociales, ocupará la que ahora es sede de Iglesias como vicepresidente segundo.

Última sesión de control para Pablo Iglesias.

Iglesias se irá del Gobierno sin solucionar la discrepancia sobre la ley de vivienda. Esperan que haya solución antes de las elecciones, pero en todo caso no tendría perjuicio electoral para Unidas Podemos. Si hay acuerdo puede vender y si, por contra, no lo hay, también podrá exponer sus diferencias con el PSOE. No en vano, el único fichaje externo de la sociedad civil para su candidatura a la Comunidad de Madrid es el de la abogada y coportavoz de la PAH en Madrid, Alejandra Jacinto. La incorporación a la candidatura de esta activista por la vivienda se produce en plenas divergencias entre morados y socialistas por la futura ley de la vivienda.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han mantenido ya dos conversaciones breves desde que el todavía vicepresidente segundo le comunicó que abandonaba el cargo para ser candidato a las elecciones autonómicas de Madrid del 4 de mayo. Han intercambiado impresiones sobre la campaña electoral y solo algunas líneas generales sobre cómo gestionar la salida del líder de Unidas Podemos y sobre el funcionamiento posterior, según fuentes de Moncloa.

Pedro Sánchez Pablo Iglesias Yolanda Díaz
El redactor recomienda