Secreto judicial, dudas políticas y estrategias de defensa amenazan la comisión Kitchen
  1. España
investigación en el Congreso

Secreto judicial, dudas políticas y estrategias de defensa amenazan la comisión Kitchen

La investigación en la Audiencia Nacional tiene aún partes secretas y los comparecientes están condicionados por sus citaciones ante el juez instructor

placeholder Foto: El extesorero del PP Luis Bárcenas, en el Congreso. (EFE)
El extesorero del PP Luis Bárcenas, en el Congreso. (EFE)

Salvo nuevos aplazamientos, el 17 de marzo arrancará en el Congreso la comisión de investigación de Kitchen, la operación parapolicial puesta en marcha durante el Gobierno de Mariano Rajoy para obstaculizar el proceso de Gürtel. Lo hará con la comparecencia del extesorero de Génova Luis Bárcenas, pero con muchas dudas políticas de los partidos y con frenos judiciales.

Las intenciones de la comisión, impulsada por PSOE y Unidas Podemos, han chocado con las limitaciones impuestas desde la Justicia. El motivo es evidente, la pieza sobre el espionaje al extesorero es una de las muchas que instruye en la actualidad la Audiencia Nacional. Es decir, no hay nada cerrado, sino que la investigación está en pleno desarrollo.

Foto: El extesorero del PP Luis Bárcenas, en la Audiencia Nacional. (EFE)

Para complicar aún más el resultado, el sumario de Kitchen cuenta con una parte declarada secreta y la línea entre lo que es reservado y no es tremendamente fina. Prueba de ello es la decisión adoptada hace unos días por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Manuel García-Castellón, de no remitir documentación alguna a las Cortes. El juez no pudo dejarlo más claro: "Las diligencias del sumario serán reservadas y no tendrán carácter público hasta que se abra juicio oral", dijo a la Cámara Baja.

Para el magistrado, hay "límites infranqueables que se verían afectados en el presente caso por la remisión de documentación judicial al órgano parlamentario". La comisión pedía acceso a pruebas en pleno análisis de los investigadores, como las agendas de Villarejo o el contenido de los teléfonos incautados al exministro del Interior Jorge Fernández Díaz y su número dos, Francisco Martínez.

placeholder El comisario jubilado José Manuel Villarejo. (EFE)
El comisario jubilado José Manuel Villarejo. (EFE)

Esta contundencia del juez es un aviso para navegantes. En concreto, para aquellos de los comparecientes que tienen la condición de investigados. El propio José Manuel Villarejo, que acaba de salir de prisión, o el extesorero Luis Bárcenas, cuya declaración está prevista para el 17 de marzo, están obligados a guardar silencio.

Sus defensas les aconsejarán que no hablen, ya que —más allá de una cuestión estética— hacerlo puede implicar la comisión de un delito. Lo mismo sucede con el exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) Enrique García Castaño.

Foto: El excomisario José Villarejo, investigado por la Audiencia Nacional en el caso Tándem, atiende a los medios de comunicación a su salida de la cárcel. (EFE)

Los que no están imputados también medirán al máximo sus palabras. Algunos de ellos aún no han pasado por la sede judicial, como Mariano Rajoy o María Dolores de Cospedal, pero pueden ser citados; ya que, como destaca el juez, la instrucción se encuentra en pleno desarrollo.

En lo político, la comisión ha sido planteada como una forma prolongada de debilitar y desgastar al PP. Sin embargo, algunos partidos no ocultan su preocupación por algunas consecuencias de esa investigación, porque supone abrir en canal de forma pública la seguridad del Estado y porque puede favorecer a partidos de los extremos del espectro, especialmente a Vox.

placeholder La secretaria general de Vox en el Congreso, Macarena Olona. (EFE)
La secretaria general de Vox en el Congreso, Macarena Olona. (EFE)

El partido de la extrema derecha ha planteado su participación como una ocasión única de debilitar al PP, con quien compite por liderar la oposición. Macarena Olona, abogada del Estado con experiencia en investigaciones judiciales, será la portavoz de Vox en los interrogatorios.

El PP, por su parte, buscará desligarse de los hechos y, sobre todo, relacionar gobiernos del PSOE con las actividades de policías investigados, como el propio Villarejo. Este último punto preocupa a los socialistas, especialmente a los que proceden de gobiernos anteriores.

Salvo nuevos aplazamientos, el 17 de marzo arrancará en el Congreso la comisión de investigación de Kitchen, la operación parapolicial puesta en marcha durante el Gobierno de Mariano Rajoy para obstaculizar el proceso de Gürtel. Lo hará con la comparecencia del extesorero de Génova Luis Bárcenas, pero con muchas dudas políticas de los partidos y con frenos judiciales.

Comisión de investigación Luis Bárcenas Mariano Rajoy Espionaje Partido Popular (PP) María Dolores de Cospedal
El redactor recomienda