"Hemos hablado de mil cosas"

"Los fiscales quieren ayudarnos en el Supremo": los mensajes para salvar a Iglesias

Los fiscales anticorrupción del caso Villarejo ofrecieron su ayuda a Podemos para lograr que el Tribunal Supremo aplazara una sentencia clave para el actual vicepresidente del Gobierno

Foto: Pablo Iglesias, en la sesión de control al Gobierno. (EFE)
Pablo Iglesias, en la sesión de control al Gobierno. (EFE)

Los fiscales anticorrupción del caso Villarejo ofrecieron su ayuda a Podemos para lograr que el Tribunal Supremo aplazara una sentencia vital para Pablo Iglesias. Los mensajes publicados en un chat de la formación por su abogada, Marta Flor, revelan que el equipo jurídico de Podemos se coordinó con los fiscales de la llamada operación Tándem para preparar un escrito de prejudicialidad que suspendiera el pronunciamiento del alto tribunal sobre la supuesta cuenta opaca del secretario general del partido en la isla de Granadina. Las comunicaciones, a las que ha tenido acceso El Confidencial, acreditan la connivencia entre el Ministerio Público y Podemos en la Audiencia Nacional, pero también en causas de otras instancias. "Que [los fiscales] quieren ayudarnos en esto", llegó a compartir Flor en el grupo de Telegram.

Los primeros mensajes sobre el procedimiento del Supremo datan de septiembre de 2018. Iglesias había perdido en abril de 2017 la demanda que planteó contra 'OkDiario' por publicar que había recibido en un banco 'offshore' del Caribe una transferencia de 272.325 dólares del Gobierno de Venezuela. El Juzgado de Primera Instancia número 84 de Madrid concluyó que la información era "veraz, contrastada y de interés general". El fundador de Podemos recurrió el archivo pero la Justicia tumbó todos sus recursos. A mediados de 2018, ya solo le quedaba la bala de la casación ante la Sala Civil del Supremo, y temía que sus magistrados resolvieran en cualquier momento que el diario que dirige Eduardo Inda no infringió la ley.

En ese contexto, el caso Villarejo se convirtió en un salvavidas para Iglesias. Podemos fue una de las primeras acusaciones populares personadas en Tándem. Su principal objetivo era encontrar una vinculación entre el comisario y 'OkDiario' y aprovechar el hallazgo para que el Supremo inclinara por fin la balanza a su favor. La operación contra el policía se produjo el 1 de noviembre de 2017, y pronto llegaron las primeras noticias favorables para el socio de gobierno de Pedro Sánchez.

Según han confirmado a este diario fuentes próximas a la causa, en el verano de 2018, los fiscales contaron a la abogada de Iglesias y de su exasesora Dina Bousselham hasta la semana pasada que, en los registros de Tándem, se había encontrado información relacionada con el caso pendiente de sentencia en el Supremo. Esos datos les permitían presentar un escrito de prejudicialidad para que el alto tribunal no se pronunciara sobre la noticia de Granadina hasta que el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional aclarara si había encontrado elementos que pudieran influir en su valoración.

"Los fiscales quieren ayudarnos en el Supremo": los mensajes para salvar a Iglesias

En ese momento, aún faltaban siete meses para que se abriera la pieza separada sobre el robo del móvil de Bousselham, pero los fiscales del caso, Ignacio Stampa y Miguel Serrano, ya estaban al tanto de que en la vivienda de Villarejo se había localizado una copia de la memoria del dispositivo, y también sabían que parte de su contenido había sido publicada por 'OkDiario'.

El 6 de septiembre de 2018, Marta Flor escribió a las 15:38 en el chat de Telegram que había "preguntado directamente a Ironman por lo de Inda". La letrada utilizaba ese apodo para referirse a uno de los fiscales de Tándem, con el que tenía una relación más estrecha. “Ha dicho que hay suficiente para paralizar lo del Supremo pero que han estado ahogados con los recursos en agosto. Que quieren ayudarnos en esto”, desveló la abogada de Iglesias.

El 'pendrive'

En ese instante, la propia Flor estaba volcada en la redacción del escrito de prejudicialidad. Aún faltaban cuatro meses para que Asuntos Internos comunicara a Bousselham que habían encontrado un 'pendrive' con los datos de su móvil en poder de Villarejo y todavía pasaron tres meses más hasta que se abrió formalmente la pieza separada secreta número 10. Pero los mensajes del grupo interno de Podemos indican que los fiscales les proporcionaron información confidencial sobre esa línea de Tándem para que pudieran preparar su estrategia contra 'OkDiario' en el Supremo.

Los mensajes de Flor despertaron el interés de Gloria Elizo, actual diputada de Podemos en el Congreso y, en aquella época, responsable de los servicios jurídicos del partido. "¿Han dado fecha?", preguntó Elizo a las 15:42. Pero, acto seguido, consideró que era mejor tratar el tema personalmente. “Bueno, hablamos mañana”, apuntó. Flor respondió aportando más datos. “No”, contestó, en referencia a la fecha. "Y ya le he dicho que a nosotros nos va corriendo el tiempo en el Supremo, que lo necesitamos ya...", explicó la letrada de Iglesias. “Sí, mañana hablamos”, comentó, antes de añadir que acababan de mantener una larga reunión con los representantes del Ministerio Público. "Hemos estado dos horas con ellos...", contó. "Hemos hablado de mil cosas".

El asunto volvió a tratarse en el chat del equipo jurídico el 28 de septiembre de 2018. Marta Flor y el resto de letrados habían planeado, en coordinación con los fiscales anticorrupción de Tándem, presentar una querella por falsedad contra 'OkDiario' por la publicación del supuesto recibo del ingreso de los 272.325 dólares en la cuenta de Granadina. Podemos necesitaba que Stampa y Serrano se pronunciaran rápidamente en la Audiencia Nacional a favor de la admisión a trámite de la querella para, de ese modo, tener más argumentos para que el Supremo aceptara aplazar la sentencia.

Flor dejó por escrito ese día, a las 10:27, que ya había tratado el asunto con los fiscales. “(...) Además, hablamos de esto con los fiscales, de que tenían que informar rápido porque no nos iba a valer solo presentar la querella [en el Supremo], sino que tendríamos que tener alguna resolución como que los hechos entran en Tándem, para tener más asegurada la suspensión por prejudicialidad...”, comentó la abogada con sus compañeros.

Finalmente, el equipo jurídico acabó desechando esa estrategia y apostó por otra más contundente. El 10 de diciembre de 2018, Bousselham fue informada por la Policía de que había una investigación en marcha sobre el robo de su móvil. Todo el mundo en Podemos conocía ese incidente y, también, que el dispositivo de la antigua asesora de Iglesias era el origen de varias informaciones que había publicado 'OkDiario' en 2016. Semanas después, el 19 de marzo, el instructor, Manuel García-Castellón, acordó la apertura de una pieza centrada específicamente en el robo del teléfono y, el 27 de marzo de 2017, Iglesias y Bousselham fueron citados a declarar en el procedimiento como perjudicados. Los fiscales permitieron que no se ofrecieran acciones legales a otras posibles víctimas de la difusión de los datos del móvil para que el líder de Podemos pudiera centrar toda la atención mediática y presentarse como víctima de las cloacas del Estado.

Iglesias acabó solicitando la paralización de la tramitación de la querella del Supremo y lo hizo con base en la pieza Dina. El escrito se presentó en abril, unas semanas después de la apertura de la investigación en la Audiencia Nacional. El TS atendió su solicitud y accedió a la suspensión reclamada por el líder de Podemos. La pieza permanece aún congelada a la espera de determinar si aparecen nuevos datos en respaldo de la tesis del vicepresidente.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios