LA ESTRATEGIA DEL PP ANTE LA PANDEMIA

Los barones empujan a Casado a moderar el tono del PP para eludir la crispación

Alberto Núñez Feijóo intenta imponer una campaña electoral alejada de la 'crispación' y que no movilice a los electores de la izquierda ante el 12-J

Foto: El presidente del PP, Pablo Casado (i), y el presidente del PPdeG y candidato a la reelección, Alberto Núñez Feijóo (d), durante su participación en un acto celebrado en Ourense en marzo. (EFE)
El presidente del PP, Pablo Casado (i), y el presidente del PPdeG y candidato a la reelección, Alberto Núñez Feijóo (d), durante su participación en un acto celebrado en Ourense en marzo. (EFE)

Los barones regionales del PP llevan varias semanas empujando al líder del partido, Pablo Casado, a moderar el tono. A mantener una firme oposición frente al Gobierno por la gestión de la pandemia, pero también a rebajar las expresiones y eludir lo que se conoce como 'crispación'.

Especialmente partidario de esa moderación es el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, que está interesado además en llegar a las elecciones autonómicas del 12 de julio con un discurso más cerrado y transversal. Galicia es una comunidad donde el PP resiste a la llegada de Vox y Ciudadanos, y las encuestas apuntan a una holgada mayoría absoluta de Feijóo, la cuarta y la única en una comunidad autónoma.

Esa 'crispación' moviliza a los votantes de partidos de izquierdas, lo que no conviene a Feijóo. La polarización no le va bien al candidato del PP en Galicia, lo que, a su vez, no cuadra con la estrategia de Casado.

El presidente gallego ya mantuvo un pulso con Casado por el nombramiento de Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz del PP en el Congreso. Entonces lo perdió y ahora intenta controlar el discurso de su partido en esa campaña electoral, para evitar estridencias.

“Agradezco la colaboración y el diálogo que ha habido en la mayoría de los momentos, y reconozco el esfuerzo del Gobierno central, con aciertos y con errores, con acuerdos y diferencias”, escribió Feijóo el domingo en Twitter.

Y este lunes pidió a los partidos poner fin a la “crispación y los debates bizantinos”, y defendiendo la estabilidad y lo que llamó "sosiego dinámico". Eso no impidió que en un encuentro organizado por Europa Press acusara al Gobierno de manipular los datos de los muertos.

En esta labor de rebajar el tono de la dirección nacional del PP, trabajan también otros dirigentes autonómicos como el andaluz José Manuel Moreno Bonilla y el castellanoleonés Alfonso Fernández Mañueco.

Este último pedía el sábado en una entrevista en El Confidencial una desescalada verbal y aseguraba que no es posible juzgar ahora con los datos de que se dispone lo que se hizo hace tres meses, cuando no se sabía lo que venía. Esos barones intentan acuerdos en sus comunidades con la oposición, con un discurso que no se corresponde exactamente con el de Casado.

En esa posición de los barones pesa notablemente el hecho de que ellos hayan asumido ahora la desescalada y que, además, también se ponga en cuestión la gestión que han hecho de la pandemia. Especialmente, en lo referido a las residencias de ancianos.

La pasada semana, hubo ya un intento de Casado por rebajar esa tensión, con un discurso ante sus dirigentes en el que pidió moderación y una intervención en la sesión de control del Congreso en la que habló de pactos. Ese tono, no obstante, quedó sepultado en ese mismo pleno con otras intervenciones como la de su propia portavoz parlamentaria. Hubo otros gestos, como votar sí a la convalidación del decreto del ingreso mínimo vital (IMV) y, sobre todo, iniciar la negociación con el Gobierno del llamado decreto de la nueva escalada.

Los barones ya negociaron con el Gobierno ese decreto y quieren que el PP lo apoye. "Para nosotros, en el decreto hay cosas que faltan, pero en líneas generales podemos decir que es un decreto que está bien, aunque es insuficiente. De cara al futuro, tendremos que reflexionar con sosiego, porque las normas también necesitan sosiego y pensarlo, pero digamos que se han escuchado algunos de nuestros planteamientos y a nosotros el decreto en principio nos puede servir", aseguró Mañueco a El Confidencial.

La votación será la próxima semana y el Gobierno ya tiene asegurado el apoyo de Ciudadanos y PNV. Para negociarlo, significativamente, Casado designó a Ana Pastor, a la que en las últimas semanas ha promocionado en el Congreso de los Diputados.

Pastor es también la portavoz del PP en la Comisión para la Reconstrucción y es partidaria de avanzar en algunos acuerdos de mínimos sobre UE, líneas generales de sanidad, I+D+i, agencia de salud pública, reservas estratégicas, 'pool' de profesionales de la sanidad y capacitación de sanitarios, entre otros.

Los barones del PP discrepan de Casado sobre la necesidad de elevar el tono, sobre la base de que las elecciones generales están lejos, en contra del cálculo del presidente del PP. El mensaje de la unidad y el acuerdo le llegó este lunes a Casado desde la cumbre empresarial de la CEOE, donde ese fue el común denominador de los grandes empresarios. La CEOE, además, tiene ya una lista de acuerdos firmados con el Gobierno de Pedro Sánchez.

Los barones empujan a Casado a moderar el tono del PP para eludir la crispación

El presidente del PP ha asegurado que coincide con los empresarios en la necesidad de acuerdos y en que hay que mantener la reforma laboral, y fortalecer la competitividad y la flexibilidad para generar empleo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
50 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios