AL SER YA UN CASO PROBABLE DA PASO A IGLESIAS

La infección de Calvo ya obliga a la cúpula de Moncloa que la trató a entrar en cuarentena

Moncloa lleva con sigilo el caso de Calvo, cuya baja daría paso a Pablo Iglesias en un organismo clave como la comisión de secretarios de Estado

Foto: La vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo, durante un pleno extraordinario. (EFE)
La vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo, durante un pleno extraordinario. (EFE)

Carmen Calvo, vicepresidenta primera del Gobierno, es oficialmente un "caso probable" de coronavirus. Según fuentes próximas al caso, Calvo dio positivo en el test en la clínica Ruber de Madrid, aunque Moncloa afirmó que se trató de un "negativo que se considera no concluyente". Sin embargo, según el protocolo de Sanidad, el hecho de que la prueba no sea concluyente ya obliga a guardar cuarentena domiciliaria a todos los que hayan tenido contacto con ella a menos de dos metros. Moncloa lleva con sigilo la enfermedad de Calvo, cuya baja daría paso a Pablo Iglesias en diversos organismos. Iglesias cumple el jueves los 14 días de aislamiento que anunció tras el positivo de Irene Montero y que se ha saltado en dos ocasiones.

Irene Montero, Carolina Darias, Santiago Abascal, Javier Ortega Smith, Ana Pastor, Isabel Díaz Ayuso, Quim Torra, Edmundo Bal... Multitud de políticos han anunciado que padecen coronavirus. Los altos cargos del Gobierno han anunciado públicamente que se hacían test incluso sin tener síntomas. La última fue la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Victoria Rosell, de Unidas Podemos, que tuiteó: "Ante la inquietud por mi salud desde el 8-M, tras 14 días de aislamiento preventivo di negativo. Puedo estar con mis hijas en casa y trabajando. Estoy preocupada por otras víctimas, y con familiares enfermos por ser médicos. Espero que no les insulten: no fue el 8-M. Ni Vistalegre". La población no está teniendo acceso a esos test de forma generalizada y mucho menos si uno está asintomático.

Sin embargo, al llegar las sospechas de Calvo, de 62 años y que acudió a la manifestación del 8-M, todo se tornó opacidad. Hace una semana, Calvo ya acudió a un hospital con fiebre y síntomas. Lo hizo después de mantener una reunión presencial con la cúpula de Moncloa —Iván Redondo, Félix Bolaños...— de la que informó el gabinete de prensa.

El lunes, su departamento afirmó a preguntas de este diario que Calvo estaba bien cuando ya estaba ingresada en la Clínica Ruber de Madrid. Posteriormente, la Secretaría de Estado de Comunicación informó de que llevaba desde el domingo allí "tratada de una infección respiratoria, según el diagnóstico médico". Al ser funcionaria, Calvo puede elegir cada año tratarse en la sanidad pública o en las clínicas concertadas con Muface, en este caso la Ruber.

La Comunidad de Madrid ya considera positivos a todos aquellos con síntomas respiratorios aunque no les haga el test, que no están llegando a la población. Aun así, el martes, la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, no aclaró la situación y pidió respeto y guardar la confidencialidad. El secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, sí admitió que se habían desinfectado dependencias de la vicepresidencia que dirige Carmen Calvo, aunque fuentes de Moncloa lo achacaron después a un trabajador del complejo, donde trabajan 2.000 personas, que había dado positivo.

Por la tarde, fuentes conocedoras del caso señalaron a este diario que el test de la vicepresidenta había dado positivo aunque se iba a repetir. Moncloa publicó después un comunicado en el que decía que el resultado "ha sido negativo, pero no se considera concluyente". "Continúa hospitalizada con el tratamiento médico prescrito para la infección respiratoria que padece, se encuentra en una habitación aislada y le serán practicadas las pruebas que determinen los facultativos". El Gobierno se comprometió a hacer público el resultado.

La infección de Calvo ya obliga a la cúpula de Moncloa que la trató a entrar en cuarentena

Según el protocolo de Sanidad, Calvo es "un caso probable", definido como aquel "caso cuyos resultados de laboratorio para SARS-CoV-2 no son concluyentes". Para estos, Sanidad establece aislamiento domiciliario durante 14 días, incluso si son dados de alta porque los síntomas no son graves: "Los casos probables y confirmados que han requerido ingreso hospitalario podrán recibir el alta si su situación clínica lo permite, aunque su PCR siga siendo positiva, pero deberán mantener aislamiento domiciliario con monitorización de su situación clínica al menos 14 días desde el alta hospitalaria o hasta que se obtenga un resultado de laboratorio negativo. Los casos ingresados que al alta tengan un resultado de laboratorio negativo podrán ir a su domicilio sin aislamiento". Las PCR, una prueba que analiza el material genético del virus, pueden dar resultados no concluyentes por fallos en el procedimiento o porque la muestra sea insuficiente.

El protocolo, que fue endurecido el 15 de marzo, establece también precauciones para todos sus "contactos estrechos", definidos no solo como familiares sino también "personas que hayan estado en el mismo lugar que un caso mientras el caso presentaba síntomas a una distancia menor de dos metros durante un tiempo de al menos 15 minutos".

Para todos estos, señala: "No se hará un seguimiento activo de los contactos, únicamente se les indicará realizar cuarentena domiciliaria durante 14 días. Las autoridades sanitarias podrán valorar situaciones individuales que requieran otro tipo de recomendación". Como el Gobierno ha mantenido citas presenciales, esto mandaría a casa a buena parte de la cúpula de Moncloa si cumplen lo establecido. Eso mismo afectaría a Sánchez e Iglesias, cuyas parejas han dado positivo, pero el portavoz técnico de Sanidad, Fernando Simón, ha afirmado que hay "excepciones" que justifican su presencia en reuniones presenciales, entre ellas, un Consejo de Ministros junto a Calvo en el que se aprobó el estado de alarma.

Una baja de Calvo tiene un inmediato impacto político. La ley del Gobierno, de 1997 establece que como vicepresidenta y ministra de la Presidencia preside "la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios", el órgano por debajo del Consejo de Minsitros y que marca el ritmo legislativo. En caso de ausencia, "la presidencia recaerá en el ministro que corresponda según el orden de precedencia de los departamentos ministeriales", en este caso, Pablo Iglesias, vicepresidente segundo. Sin embargo, hay quien interpreta que Sánchez podría elegir al sustituto de Calvo en un órgano tan sensible.

Calvo no acudió, obviamente, a la reunión telemática del Consejo de Ministros de este martes, como tampoco lo hicieron las ministras que han dado positivo, Montero y Darias. La duda es qué ocurrirá con la Comisión General de secretarios de Estado y subsecretarios, que ella preside. La última reunión del órgano clave que filtra los contenidos que luego se elevan al Consejo de Ministros tuvo lugar el pasado 20 de marzo, y ya entonces fue telemática, no en la sala que se halla en el llamado edificio INIA del complejo de la Moncloa. La próxima reunión no está convocada, aunque suelen celebrarse los jueves. Pero esta es una semana 'extraña', porque el Gobierno mantendrá dos citas para los ministros: la de este martes y la del viernes, porque en ella el Ejecutivo ha de aprobar definitivamente la prórroga del estado de alarma hasta el 11 de abril una vez recibido el visto bueno del Congreso.

En los últimos días, varios miembros del comité que lucha contra el Covid-19 han mostrado síntomas. Fernando Simón, portavoz de Sanidad, se ausentó el domingo, aunque luego afirmó que había dado negativo. El martes, el director adjunto operativo de la Guardia Civil no asistió a la reunión diaria en Moncloa por una indisposición y anunció que se haría el test.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
75 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios