166 SÍES, 165 NOES Y 18 ABSTENCIONES

Sánchez fracasa en el primer intento pero se asegura la investidura para el martes 7

El candidato socialista amarra por la mínima los apoyos necesarios para salir elegido en segunda vuelta. El debate concluye tras una áspera sesión marcada por la bronca con la portavoz de Bildu

Foto: Pedro Sánchez vota durante la segunda jornada de investidura, este 5 de enero en el Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez vota durante la segunda jornada de investidura, este 5 de enero en el Congreso. (EFE)

Pronóstico cumplido para una votación de puro trámite. Pedro Sánchez no logró la confianza del Congreso de los Diputados para ser investido presidente del Gobierno en primera vuelta. La Constitución requiere la mayoría absoluta de la Cámara y no la conquistó, aunque al menos el líder socialista sí se quedó más cerca que en sus dos investiduras fallidas anteriores. La votación de este domingo, 5 de enero, funcionó a modo de ensayo de la que vendrá en 48 horas, la segunda y definitiva, en la que si se repiten los números sí logrará ser elegido nuevo jefe del Ejecutivo, y podrá gobernar en coalición con Unidas Podemos, cabalgando en una legislatura probablemente inestable y con una durísima derecha enfrente.

Sánchez fracasa en el primer intento pero se asegura la investidura para el martes 7

La primera votación de investidura dejó el marcador previsto, con una ventaja mínima sobre los contrarios a su elección. El candidato socialista obtuvo 166 votos a favor: PSOE (120), Unidas Podemos (34, y no 35, porque la baja por enfermedad de la diputada de En Comú Aina Vidal), PNV (6), Más País-Equo (2), Compromís (1), BNG (1), Teruel Existe (1) y Nueva Canarias (1). Sánchez cosechó 165 noes: PP (88), Vox (52), Ciudadanos (10), Junts per Catalunya (8), CUP (2), Navarra Suma (2), Foro Asturias (1), Partido Regionalista de Cantabria (1) y Ana Oramas (Coalición Canaria), que se desmarcó del mandato de su partido, que había acordado la abstención. Fueron 18 las abstenciones: las 13 de ERC y las cinco de EH Bildu. Íñigo Errejón, líder de Más País, pudo asistir a la sesión tras recuperarse de la fiebre que padecía ayer. Se emitieron, pues, 349 votos, uno menos, y se requería mayoría absoluta, 176.

Los síes fueron 166, y no 165, porque la diputada de En Comú Aina Vidal, gravemente enferma, no pudo tramitar su voto telemático, pero estará el martes


El resultado de este 5 de enero, víspera de Reyes, ese ajustadísimo 166-165, bastaría para investir a Sánchez el martes, porque la Constitución exige mayoría simple (más síes que noes), pero la previsión es que para entonces pueda sumarse al pleno Aina Vidal, con lo que la cuenta de apoyos subirá a 167. La diputada de En Comú Podem, gravemente enferma de cáncer, no pudo tramitar su voto telemático. Como ella misma confirmó en Twitter, sí se acercará a Madrid el día 7 para respaldar la investidura del candidato socialista. Queda por ver si de aquí al martes algunos grupos pequeños cambian de posición, aunque 'a priori' no se cuenta con ello.

No al 'tamayazo' que quiere Cs

La votación, que arrancó pasadas las 12:00 —y por la diputada que había sido elegida por sorteo, Mar García Puig—, era el corolario de una segunda sesión en el Congreso tremendamente bronca, que arrancó con la intervención de la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, respondida por sus alusiones a Arnaldo Otegi y sus críticas al Rey desde la bancada popular por gritos de "asesinos" y "fuera". El pleno quedó por momentos fuera de control, y la derecha denunció que Sánchez no defendió las instituciones, ni al monarca ni a las víctimas del terrorismo.

Lastra agradece a Rufián su "compromiso y valentía" al facilitar la elección de Sánchez, que pide a PSOE y UP aplicar "moderación y progreso"

La presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, pidió calma y respeto para la oradora y recordó que la Constitución ampara que sus señorías puedan defender sus posiciones mediante la palabra, "no mediante el grito y el insulto", y que aunque en estas dos jornadas de debate se hayan escuchado afirmaciones "execrables", "absurdas" y hasta "falsas", su obligación es garantizar la libertad de expresión. "A la derecha y a la ultraderecha no les duele España, les duele no gobernar España y ese dolor se les hace insoportable", replicó posteriormente el propio presidente en funciones.

Sánchez fracasa en el primer intento pero se asegura la investidura para el martes 7

Tras las intervenciones del Mixto (CUP, UPN y Foro Asturias), tomó la palabra la portavoz socialista, Adriana Lastra, la muñidora de los acuerdos que harán posible el martes la investidura de su secretario general, y a la que él agradeció haber conducido las negociaciones con "acierto y tenacidad". La dirigente [aquí su discurso en PDF] cargó muy duramente contra las derechas "extremas, desmesuradas y radicalizadas", que hasta han amenazado "de forma implícita y hasta explícita con un golpe de Estado", como venía a sugerir en Twitter el eurodiputado de Vox Hermann Tertsch. Se indignó por el llamamiento al 'tamayazo' por parte de Inés Arrimadas (Ciudadanos) —la diputada naranja mostró entonces un folio con letras grandes de CV de Adriana Lastra, para burlarse de su formación académica—. "En política hay algo peor que estar en la oposición, y es estar en la irrelevancia", le espetó. Al PP y a sus "socios", les atribuyó la número dos de los socialistas ser "un peligro y amenaza para la libertad y seguridad de las mujeres". Si ella vota sí, dijo, es para "defender la democracia de gente" como los representantes de Vox. En respuesta a las acusaciones de PP y UPN de que Sánchez no ha tenido reparos en entenderse con Bildu, les sacó a colación los recortes de prensa de 1993, cuando populares y regionalistas negociaban los Presupuestos de la comunidad foral "cuando ETA existía y mataba veinte personas al año".

Sánchez fracasa en el primer intento pero se asegura la investidura para el martes 7

También la vicesecretaria general agradeció la colaboración de todos los grupos, grandes y pequeños, que han apoyado al socialista. Especialmente se detuvo en ERC y su portavoz, Gabriel Rufián, a quien cumplimentó por su "valentía y compromiso". "No va a ser fácil, va a costar tiempo, pero podemos hacerlo", señaló, en referencia a la crisis territorial en Cataluña. "La antiEspaña son ustedes", lanzó a las filas de la derecha, porque no tiene una "idea" ni una "propuesta" para resolver el "conflicto".

Sánchez fracasa en el primer intento pero se asegura la investidura para el martes 7

"Diálogo y tender puentes"

"Frente a la coalición del apocalipsis, la coalición progresista —respondió en su último turno [aquí en PDF], el que cerró el debate, el propio Sánchez—. Dejémosles con el rencor de los que nunca han aprendido a perder. Propongo a la bancada socialista que frente al insulto, la mesura; frente al acoso, la templanza, y frente a la amenaza, respeto y voluntad de diálogo y tender puentes", incluso con aquellos que les "insultan". El candidato también hizo referencia al llamamiento al "transfuguismo" de los diputados del PSOE, una práctica que fue denostada y que es, a su juicio, "el síntoma preocupante de la colonización del discurso del espacio conservador por la ultraderecha".

Sánchez llama a los suyos a practicar la mesura y la templanza para dejar atrás la "coalición del apocalipsis, con su rencor y su España en ByN"

El jefe del Ejecutivo en funciones llamó a los suyos a hacer de la política la "reivindicación de la mejor política" para dejar atrás a la "coalición del apocalipsis con su rencor, con su España en blanco y negro". Sánchez puso en valor la "ilusión" de aquellos catalanes y resto de españoles que desean que el nuevo Ejecutivo nazca para que sus problemas se encaucen y puedan vivir en concordia, "reivindicando aquellos principios y valores de la Constitución que sí, que el PSOE, el centro derecha de este país, que el Partido Comunista, que los partidos nacionalistas moderados pusieron en pie hace 40 años".

Hay esperanza! ¡Hay esperanza!", gritó el candidato, animando a su grupo y también a Unidas Podemos, que le ovacionaron puestos en pie. A los parlamentarios de los dos grupos les pidió, para esta nueva andadura en coalición, "moderación y progreso". "Y con eso pido la confianza mayoritaria de la Cámara para que España tenga por fin un Gobierno".

Esta primera votación de investidura activa el reloj hacia unas hipotéticas e improbables terceras generales. A partir de este domingo, 5 de enero, habría un plazo de dos meses para que la Cámara Baja elija a un candidato, periodo que concluye el jueves 5 de marzo. El sábado 6 se publicaría el decreto de convocatoria de los comicios, que se celebrarían, al tratarse de una repetición electoral, 47 días más tarde, el miércoles 22 de abril. Ello supondría que la campaña comenzaría el 13 de abril, Lunes de Pascua, y finalizaría una semana después, el lunes 20. No es la primera vez que una campaña electoral se aproxima a periodos vacacionales: las legislativas del 28-A de 2019 arrancaron el Viernes de Dolores y coincidieron, en su primer tramo, con Semana Santa. No obstante, este escenario es muy improbable, porque el PSOE y Unidas Podemos cuentan con que la investidura prospere en dos días, por 167-165 y 18 abstenciones.

La primera votación activa el plazo constitucional de dos meses para encontrar presidente. Si no es así, habría elecciones a los 47 días, el 22 de abril

El pleno se reanudará el próximo martes, 7 de enero, a las 12:00. La segunda y última votación, tal y como recordó Batet, nunca se producirá antes de las 12:45, 48 horas después de la primera de este domingo, la que encarriló la investidura de Sánchez.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
104 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios