PRIMERA JORNADA DE LA SESIÓN DE INVESTIDURA

Rufián avisa que vigilará a Sánchez y hace recaer la estabilidad de la legislatura en ERC

La capacidad para tumbar al Ejecutivo o, al menos, ponerle una fecha de caducidad recae en la formación que lidera Oriol Junqueras

Foto: El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, abandona la tribuna de oradores ante el candidato a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez (2d). (EFE)
El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, abandona la tribuna de oradores ante el candidato a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez (2d). (EFE)

La necesaria abstención de ERC en la investidura de Pedro Sánchez no supone un pacto de legislatura. Ni mucho menos. De salir adelante la investidura, la legislatura nacerá frágil y navegando en la incertidumbre que ya rodeó al movedizo proceso de negociación. El portavoz de los republicanos, Gabriel Rufián, se encargó este sábado en el Congreso de recalcárselo al candidato a la presidencia del Gobierno avisando de que "si no hay mesa no hay legislatura".

Las desconfianzas son mutuas y desde ERC se ha forzado la creación de una comisión de seguimiento que vigile la articulación de los acuerdos. Los socialistas han accedido a ello. El Gobierno de coalición, en minoría, no tiene asegurada la estabilidad para sacar adelante las principales leyes ni los Presupuestos, y los republicanos han dado cuenta de ello tratando de capitalizar esta situación en su favor al hacer valer sus trece diputados ya no solo para la investidura, sino también una vez eche a andar la legislatura.

Rufián avisa que vigilará a Sánchez y hace recaer la estabilidad de la legislatura en ERC

La investidura solo es un punto de partida y la incertidumbre por la fragmentación parlamentaria está asegurada. Como ya ocurrió en febrero del pasado año, cuando los independentistas no apoyaron los Presupuestos pactados entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias haciéndolos caer y precipitando la convocatoria de elecciones, la capacidad para tumbar al Ejecutivo o, al menos, ponerle una fecha de caducidad recae en la formación que lidera Oriol Junqueras. Su papel será determinante durante la legislatura. Rufián, con un tono posibilista y más comedido de lo habitual, dejó algún mensaje en este sentido: "Ningún presidente ha llegado a Moncloa sin Cataluña y, menos, en contra de Cataluña".

Mirando más a la legislatura que a la investidura, el portavoz de los republicanos en el Congreso trasladó sin ambages a Sánchez su desconfianza, aun intentando forzar cierto optimismo, y alguna que otra amenaza velada: "Si esta vez el pueblo de Cataluña vuelve a ser estafado y este acuerdo no se cumple, no se estará estafando a ERC, sino que se estará estafando a un pueblo, una vez más", aseguraba posicionándose al mismo tiempo como la fuerza hegemónica del independentismo frente a los posconvergentes de Junts per Catalunya. Republicanos y socialistas parten de posiciones antagónicas y ambos así lo han reconocido, por lo que será fundamental para determinar la estabilidad y duración de la legislatura hasta qué punto están dispuestos a ceder cada uno de ellos.

Para Sánchez todo debe entrar dentro del marco constitucional y espera resolver el "contencioso territorial" en esta legislatura o, al menos dejarlo encauzado para la siguiente. Su objetivo: "Que nuestros hijos puedan encontrar una Cataluña y una España unidas en su diversidad". "La música suena bien", le respondía Rufián en su turno de réplica. El ritmo de los tiempos, sin embargo, lo marcarán más bien los republicanos.

La estabilidad de la legislatura dependerá también en buena medida de lo que ocurra en Cataluña tras las próximas elecciones autonómicas. El hecho de que pueda haber acuerdos cruzados con los republicanos en Madrid y Barcelona será fundamental. Todo ello pasa por romper la actual dinámica de bloques y alumbrar una suerte de tripartit progresista que excluya a Junts per Catalunya de la ecuación, ya sea con el apoyo desde dentro o desde fuera del PSC.

Rufián lanzó algún guiño en este sentido desde la tribuna: "Estoy de acuerdo en que hay que romper los bloques, para trascender nuestras siglas y nuestros votos hay que romper la dinámica de bloques. Nosotros creemos que esto es un inicio", aseguró para acto seguido criticar el "no a todo y el cuanto peor mejor" en referencia a los posconvergentes con los que todavía gobiernan los republicanos en la Generalitat.

El propio Pedro Sánchez recogió el guante y quiso recalcar durante su última intervención en la primera jornada de la sesión de investidura, a modo de resumen, que "ERC ha dicho hoy cosas aquí muy importantes. Como que estaban dispuestos a trascender la dinámica de bloques. Como un síntoma de hacer útil la política y abrir un tiempo nuevo".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios