EL DEBATE MÁS TENSO: GRITOS DE "ASESINOS"

Bronca por Bildu: la derecha reprocha a Sánchez no defender al Rey y las víctimas

El debate más duro vivido en la investidura llegó de la mano de la portavoz de EH Bildu. La bancada del PP, junto a Vox y Cs, enfurecida, denunció la "vergüenza" vivida en el hemiciclo

Foto: Cayetana Álvarez de Toledo protesta durante la intervención de Mertxe Aizpurua. (David Mudarra))
Cayetana Álvarez de Toledo protesta durante la intervención de Mertxe Aizpurua. (David Mudarra))

Asesinos”, “terroristas”, “fuera”. El Congreso vivió su intervención más tensa del debate de investidura este domingo con la intervención de la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua. Los gritos desde la bancada popular, aunque también por parte de diputados de Ciudadanos y Vox, no cesaron durante su estancia en la tribuna. Prácticamente no hubo segundos de silencio. Los momentos de mayor presión llegaron cuando la portavoz de la izquierda abertzale cargó contra el Rey y su discurso del 3 de octubre (dos días después del referéndum ilegal en Cataluña), asegurando que profundizó “en la contrarreforma autoritaria”. Poco después Aizpurua mencionaría a su jefe de partido, Arnaldo Otegi, desatando la indignación en la bancada de la derecha.

Bronca por Bildu: la derecha reprocha a Sánchez no defender al Rey y las víctimas

Al inicio de su discurso, la portavoz de EH Bildu lanzó una enmienda a la totalidad del régimen de 1987. “Porque aquella modélica Transición, que convirtió de la noche a la mañana a fascistas en demócratas, además de sustentar un pacto de impunidad para los estamentos policiales, militares, judiciales y económicos que sostuvieron el franquismo, se edificó sobre dos ejes fundamentales: la indisoluble unidad de España y la economía de mercado y la propiedad privada”. Comenzaron los gritos y Pablo Casado se dirigió a la presidenta del Congreso insistiendo en que era una “vergüenza” lo que estaba ocurriendo.

El enfado se hizo mayor cuando el presidente en funciones tomó la palabra en su turno para responder a EH Bildu y no hizo una sola mención sobre lo que acababa de ocurrir. No defendió a Felipe VI, ni se refirió al orden constitucional vigente, limitándose a reconocer que los proyectos políticos de socialistas y el partido de Otegi eran muy diferentes. El líder del PP tomó la palabra al finalizar el debate y reprochó a Batet no haber llamado al orden a la portavoz vasca. “Usted debió llamar al orden a la portavoz de Bildu cuando ha vertido descalificaciones y conceptos injuriosos a las instituciones del Estado. No lo ha hecho, pero lo más escandaloso es que el candidato a la presidencia del Gobierno no ha defendido ni la Constitución, ni al Rey de España, ni a las víctimas del terrorismo”, acusó entre aplausos de sus compañeros.

Bronca por Bildu: la derecha reprocha a Sánchez no defender al Rey y las víctimas

El líder del PP no dudó en asegurar que la intervención de Aizpurua fue la más “nauseabunda” que nunca había escuchado en el hemiciclo, insistiendo en que era “intolerable” por las más de 800 víctimas del terrorismo la actitud de Sánchez.

Poco después intervendría el portavoz adjunto de Ciudadanos, Edmundo Bal, que directamente pidió a la portavoz de Bildu “retractarse” y “retirar” del diario de sesiones las palabras sobre que España es un “Estado autoritario” y las referidas al Rey como “autoritario” que “significa ser antidemocrático y no defender los derechos fundamentales”. Bal aseguró que esperaban que Sánchez hubiera reaccionado y que, en vista de que no lo hizo, tomaron también la iniciativa. Los diputados de la bancada popular reaccionaron en pie y con aplausos.

Bronca por Bildu: la derecha reprocha a Sánchez no defender al Rey y las víctimas

Batet —que no fue capaz de mantener la normalidad del debate parlamentario entre insultos y reproches de todas las bancadas— trató de defenderse asegurando que hubo otras épocas oscuras en España en las que “no se permitía la crítica ni al Gobierno ni a otras autoridades del Estado”. “Por suerte, esas épocas han pasado”, continuó ya entre aplausos del arco parlamentario (a excepción de la derecha) con gritos de “libertad” por parte de muchos diputados. “Señorías, hoy disfrutamos de una democracia plena y, precisamente, para garantizarla tenemos que garantizar la libertad de expresión en el interior de esta Cámara. Y eso es lo que va a hacer esta presidencia”, zanjó.

Justo antes la presidenta había insistido en que el “pluralismo político es uno de los valores superiores del ordenamiento jurídico”. Los socialistas, igual que Unidas Podemos y los independentistas rompieron a aplaudir. También algunos ministros entre los que estaba Fernando Grande-Marlaska.

El miembro de la Mesa del Congreso, Adolfo Suárez Illana, se gira durante la intervención de Aizpurua. (EFE)
El miembro de la Mesa del Congreso, Adolfo Suárez Illana, se gira durante la intervención de Aizpurua. (EFE)

Hubo muchas muestras de malestar a lo largo del debate. Además de las quejas de viva voz, durante prácticamente toda la intervención de Aizpurua, el secretario cuarto de la Mesa, el popular Adolfo Suárez Illana, decidió darse la vuelta para mostrar su desacuerdo con las palabras de la portavoz de la izquierda abertzale.

Cada vez que la dirigente vasca mencionaba a Otegi —y lo hizo en varias ocasiones, incluso para decir que los más de seis años que pasó en prisión fueron “injustos”— los insultos y los gritos volvían a la Cámara. “No puede ser”, insistía Casado a Batet, mirando a la bancada azul del Gobierno en funciones e insistiendo en la palabra “vergüenza”. Aizpurua recomendaba “varias tazas de tila” a los diputados de la derecha.

Errejón habla con dirigentes de EH Bildu en el Congreso. (EFE)
Errejón habla con dirigentes de EH Bildu en el Congreso. (EFE)

La portavoz de EH Bildu terminó su intervención hablando de una “agenda para la paz y la convivencia”, asegurando que pasaba también por un cambio en la política penitenciaria, “que la ajuste a la legalidad y la rescate de la venganza”, asegurando que para que la convivencia sea real “es necesario también acabar con la dispersión y el alejamiento de los presos y las presas vascas”. La bancada de la derecha, entre las que hay víctimas del terrorismo sobre las que Sánchez tampoco se pronunció, se revolvieron.

El presidente en funciones se limitó a leer un tuit de María Jáuregui (hija del político socialista Juan María Jáuregui Apalategui, asesinado por el ‘comando Buruntza’ de ETA) que decía que su padre estaría feliz porque “ETA no existe, porque vamos a tener un Gobierno de izquierdas y porque era un firme defensor del diálogo”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
42 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios