PARA REARMAR PODEMOS A NIVEL TERRITORIAL

Iglesias dejará en manos de Mayoral, Vera, Rodríguez y Marcello el peso del partido

Ante las responsabilidades que otros dirigentes tendrían en un hipotético Ejecutivo de coalición, estos cuatro dirigentes "van a ser perfiles clave" en la fase que ahora se abre

Foto: El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (c), junto a parte de la ejecutiva durante un Consejo Ciudadano Estatal del partido. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (c), junto a parte de la ejecutiva durante un Consejo Ciudadano Estatal del partido. (EFE)

Alberto Rodríguez, Noelia Vera, Rafa Mayoral y Ana Marcello. Podemos se prepara ya para una nueva etapa en caso de cogobernar con el PSOE y estos cuatro dirigentes morados serán los principales puntales de Pablo Iglesias para rearmar Podemos a nivel territorial y llevar sus riendas en el día a día. Ante las responsabilidades que otros dirigentes tendrían en un hipotético Ejecutivo de coalición, el secretario de Organización (Alberto Rodríguez), la portavoz (Noelia Vera), el secretario de relaciones con la sociedad civil y movimientos sociales (Rafa Mayoral) y la responsable de participación y círculos (Ana Marcello) "van a ser perfiles clave" en la fase que ahora se abre para llevar el peso del partido de aquí en adelante, según confirman fuentes cercanas a la dirección. El partido quedaría en sus manos, resumen.

Estos cuatro dirigentes formaban ya parte de la ejecutiva del partido, remodelada el pasado mes de junio, compuesta por un total de 17 cargos más la secretaría general. A nivel organizativo, el canario Alberto Rodríguez asumirá la responsabilidad de fortalecer el partido e impulsar su implantación territorial, una de las carencias que Iglesias reconoció tras las elecciones municipales y autonómicas: "No hemos sido capaces de construir una organización con la suficiente implantación territorial, lo que nos hubiera dado más presencia y fuerza tanto en las generales como en las municipales y autonómicas". Consciente sin embargo de las dificultades de extender su proyecto político a nivel municipal en tan solo cinco años de vida, el líder de Podemos también remarcó entonces que la juventud de la organización no era una excusa, por lo que concluía que "hay que hacerlo", en referencia a conseguir "un partido mejor implantado" y "mejorar la pluralidad".

Su mano derecha en esta tarea será Ana Marcello, con el objetivo de revitalizar y reorganizar los círculos, mermados tanto en número como en participación de aquellos que están activos. La conversión que se realizó en junio del área de mundo rural en una secretaría, así como que la secretaría de participación pasase a llamarse de "participación y círculos", da cuenta del impulso que ya pretendía darse a la implantación territorial y la extensión orgánica.

Rafa Mayoral, quien siempre formó parte del núcleo duro de Iglesias, cogerá ahora un mayor peso en el partido para reforzar los vínculos con la sociedad civil y las distintas luchas laborales. El empuje de la sociedad civil se considera crucial para conseguir conquistas sociales más ambiciosas que las que Unidas Podemos podría arrancar formando parte de un Gobierno en minoría.

Iglesias dejará en manos de Mayoral, Vera, Rodríguez y Marcello el peso del partido

En una carta dirigida a la militancia tras la firma del preacuerdo, el líder de Unidas Podemos lanzaba un mensaje claro en este sentido, al asegurar que "tenemos también por delante la tarea de fortalecer nuestra organización y nuestros círculos". En esta línea, añadía que "hoy, más que nunca, es necesario echar raíces y construir una herramienta fuerte y sólida, que esté presente en cada barrio y en cada pueblo, que sea capaz de doblar el brazo a los poderosos y de producir transformaciones profundas que hagan avanzar a nuestro país hacia la justicia social". La entrada en el Gobierno, por tanto, se ve como una oportunidad para corregir las carencias en la implantación territorial y fortalecer la organización.

El peso comunicativo del partido recaerá sobre la diputada por Cádiz Noelia Vera, quien seguirá al frente de la portavocía. Está por decidir todavía quién ostentará la portavocía del grupo parlamentario, puesto que Irene Montero es la favorita para ocupar la cartera de Igualdad y dejaría este cargo. La opción que gana fuerza ahora es que la portavocía del Congreso y la del partido no recaigan sobre la misma persona. En cualquier caso, se trata de una decisión que todavía está por tomar. Pendiente está también por confirmar el resto de la dirección del grupo parlamentario.

Los planes para un posible relevo en la secretaría general del partido, que hace unos meses llegaron a poner sobre la mesa tanto Montero como Iglesias, quedarán ahora en suspenso. Se entiende que el partido estaría más cohesionado que nunca, y es que contar con responsabilidades de gobierno siempre genera adhesión interna. A ello se suma que Podemos ha surfeado ya su peor crisis interna tras la escisión del sector liderado por Íñigo Errejón. Una de las principales paradojas de la irrupción electoral de Errejón fue, precisamente, que cohesionó internamente a Unidas Podemos. De hecho, Iglesias hasta reconstruyó puentes con la líder andaluza del partido, Teresa Rodríguez, quien siempre lideró las voces más discrepantes dentro de Podemos. Como consecuencia de esto, y vistos los resultados electorales de Más País, el otro efecto de este proyecto es que frenó el debate que todos los actores participantes del espacio del cambio, incluida Izquierda Unida, habían previsto para superar Unidas Podemos o al menos reconfigurar sus liderazgos.

Atrás quedarían no solo las luchas internas que derivaron en la escisión errejonista sino también la inédita creación de un suerte de dirección colegiada formada por una decena de líderes territoriales que demandaron cambios de calado en la organización enfrentándose a la actual dirección. La cohesión, según valoran fuentes de la dirección, se extendería también a nivel territorial, en parte también por la adhesión que genera contar con responsabilidades de gobierno —en seis comunidades, cogobiernan con el PSOE— y en parte porque solo un líder territorial, el murciano Óscar Urralburu, dejó la organización para sumarse al proyecto de Más País.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios