LAS CORTES SE CONSTITUYEN EL MARTES

Batet seguirá al frente del Congreso y Pilar Llop sustituye a Manuel Cruz en el Senado

Sánchez decide lanzar otro mensaje al sustituir en la Cámara Alta al filósofo catalán por la jueza especializada en violencia de género, una materia sensible y de combate frente a la ultraderecha

Foto: Pilar Llop, nueva presidenta del Senado, el pasado 22 de mayo. (EFE)
Pilar Llop, nueva presidenta del Senado, el pasado 22 de mayo. (EFE)

Una confirmación y un cambio imprevisto. Meritxell Batet continuará como presidenta del Congreso de los Diputados una nueva legislatura pero Manuel Cruz no seguirá al frente del Senado. Le sustituirá la jueza especializada en violencia de género Pilar Llop, según confirmaron a este diario fuentes de la cúpula del PSOE.

Es el primer mensaje que lanza Pedro Sánchez en la nueva etapa que se abre desde este martes, cuando se constituirán las Cortes Generales elegidas el pasado 10 de noviembre. E igual que sorprendió cuando escogió a Cruz en mayo, sorprende ahora al aupar a Llop como cuarta autoridad del Estado. El presidente del Gobierno en funciones quiere remarcar que la lucha contra la lacra de la violencia machista, en un momento en el que la ultraderecha de Vox la cuestiona, es una de las prioridades del nuevo Ejecutivo. Además, serán dos mujeres las que se pondrán al frente de las dos Cámaras. Una catalana, Batet, y otra madrileña, Llop. Cruz, por su parte, "asumirá importantes responsabilidades", indicaron fuentes de Ferraz a este periódico, sin concretar más por el momento.

Sánchez además conoce de sobra a Llop, porque la nombró delegada del Gobierno para la Violencia de Género, cargo que tuvo que dejar en abril de este año para integrarse en las listas autonómicas del PSOE, en las que concurrió como número dos de Ángel Gabilondo. De hecho, los socialistas, ganadores de las elecciones, la propusieron como presidenta de la Asamblea de Madrid el pasado junio, pero el pacto de PP, Ciudadanos y Vox hizo jefe de la institución al diputado naranja Juan Trinidad. Después, fue promovida como senadora por designación autonómica, y el martes se convertirá, como adelantó 'El País', en la nueva presidenta de la Cámara Alta.

Llop ya fue nombrada por Sánchez como delegada del Gobierno para la Violencia de Género, y fue de dos de Gabilondo en las autonómicas madrileñas


Pilar Llop Cuenca (Madrid, 1973), licenciada en Derecho por la Complutense, accedió a la carrera judicial por el turno libre en 1999, y ascendió a magistrada en 2004, y ha compatibilizado su función judicial con la de consultora internacional y ha trabajado en diversos países en temas relacionados con la materia penal y la violencia de género. De marzo de 2011 a abril de 2015 fue letrada del Gabinete Técnico del Consejo General del Poder Judicial, con responsabilidades como la jefatura de la Sección Observatorio Violencia Doméstica y de Género. Habla con fluidez, dice en su currículum, inglés, francés y alemán. Su último destino judicial fue el juzgado de Violencia sobre la Mujer número 5 de Madrid. De 2015 a 2018, hasta su incorporación al Ejecutivo central, fue diputada en la Asamblea de Madrid, escaño que aún mantendrá porque el Estatuto autonómico exige que los senadores por designación tengan acta de parlamentario regional. El nombre de esta magistrada, que no está afiliada al partido, también se barajó como posible candidata para la alcaldía de Madrid por los socialistas.

Cruz asumirá "importantes responsabilidades"

La continuidad de Batet (Barcelona, también de 1973), profesora de Derecho Constitucional, dirigente del PSC, exministra de Política Territorial y Función Pública, se daba por descontada en los últimos días. Ha conducido el Congreso en la legislatura fallida sin sobresaltos y sin que se cuestionara su trabajo. Quedó fuera de combate durante la campaña del 10-N por enfermedad: padecía unos fuertes vértigos que le obligaron a tomar reposo, pero en los últimos días ya se encontraba mejor y, de hecho, presidió la Diputación Permanente del pasado miércoles e inauguró la jornada de puertas abiertas de la Cámara Baja el viernes.

Sánchez quiere remarcar su apuesta por la igualdad, precisamente cuando esa área puede quedar ahora bajo la dirección de UP en el Ejecutivo

Había algunas dudas más respecto a Manuel Cruz (Barcelona, 1951) en el seno del partido, pero en general se daba por hecho que también continuaría. Al final la decisión recae en Sánchez. Y él ha decidido relevarlo, reemplazarlo por una mujer de una generación más joven. El catedrático de Filosofía, de una larga carrera académica, tuvo que salir al paso en estos meses de las acusaciones de plagio. Ahora, asumirá "importantes responsabilidades". Podría saltar al Gabinete como cuota del PSC y como gesto hacia Cataluña en una legislatura marcada por la dependencia de ERC. Una salida lógica sería que Cruz asumiera la cartera de Política Territorial, que dejó Batet y que ahora está en manos de Luis Planas, encargado solo del despacho ordinario de los asuntos del departamento. En mayo, cuando apostó por él y por Batet, el líder socialista pretendía contestar doblemente al veto impuesto por ERC y JxCAT en el Parlament a quien él había postulado originariamente para presidir el Senado. Si ellos habían tumbado la candidatura como senador autonómico de Miquel Iceta, él respondía con dos catalanes como tercera y cuarta autoridad del Estado.

María Jesús Montero, ministra de Hacienda; Manuel Cruz, presidente del Senado; y Meritxell Batet, presidenta del Congreso.
María Jesús Montero, ministra de Hacienda; Manuel Cruz, presidente del Senado; y Meritxell Batet, presidenta del Congreso.

Con Llop, una mujer por cierto muy cercana al secretario general del PSOE madrileño, José Manuel Franco, el presidente en funciones quiere subrayar su apuesta por el feminismo. Ya compuso en junio de 2018 el Ejecutivo con más mujeres de la historia de España, convirtiendo a su Gobierno en un referente en el entorno de los países de la OCDE, hecho que siempre ha destacado. Llop es por tanto el nombre con el que Sánchez quiere singularizar su lucha por los derechos de las mujeres, justo cuando se asume que el Ministerio de Igualdad, hasta ahora bajo la tutela de la vicepresidenta, Carmen Calvo, pasará muy probablemente a Unidas Podemos. Que Igualdad pase a los morados no es un movimiento pacífico dentro del PSOE, puesto que sí hay diferencias en esta materia entre las dos formaciones progresistas, especialmente en cuestiones muy sensibles como la prostitución —los socialistas pretenden abolirla; UP abogaba por regularla— o la identidad de género.

El fichaje se cerró este mismo domingo, según fuentes de la dirección del PSOE-M. Sánchez ya había sondeado a Franco en los días previos, preguntándole su parecer sobre ella y si la veía idónea para el puesto de presidenta del Senado. El líder regional le dio todas sus bendiciones porque es una diputada de su total confianza (también lo es de Gabilondo, que la quería a su lado en 2015 y 2019). El presidente contactó con Llop este sábado y ella le dio el sí este mismo domingo, siempre según fuentes de la ejecutiva autonómica consultadas por este periódico.

Reunión este lunes

Este lunes, el PSOE reúne a la permanente de la ejecutiva federal para aprobar las propuestas del partido a las Mesas de Congreso y Senado de la XIV Legislatura. Hasta ahora, los socialistas disponían, en el Congreso, de la vicepresidencia segunda (el andaluz Alfonso Rodríguez Gómez de Celis) y de la segunda secretaría (la balear Sofía Hernanz), y en el Senado, donde tenían mayoría absoluta, sentaban a cuatro representantes: además de a Cruz, a Cristina Narbona, presidenta del PSOE, como vicepresidenta primera; Fernando Martínez y Olivia Delgado, como secretarios primero y segundo. Desde la cúpula del PSOE se emplazaba a la reunión de mañana lunes para conocer la totalidad de la propuesta.

PSOE y Unidas Podemos volverán a tener mayoría absoluta en el Congreso, cinco puestos, aunque está más en duda el reparto de los otros cuatro

En cualquier caso, PSOE y Unidas Podemos volverán a tener mayoría absoluta en la Mesa del Congreso: los primeros dispondrán de tres puestos y los segundos, de dos. Cinco de nueve sillas. Las otras cuatro quedarán para la oposición conservadora. Socialistas y morados intentaron dejar a Vox fuera del órgano rector de la Cámara Baja, pero necesitaban el concurso del PP. Ahora, si mantienen su decisión de hacer todo lo posible para sacar a la ultraderecha, tendrían que renunciar a las primeras vicepresidencias. La cúpula de Sánchez ofreció al PP, que tiene aseguradas una vicepresidencia y una secretaría, un tercer puesto, y que el cuarto recayera en Ciudadanos, pero los conservadores no han revelado aún cómo van a jugar sus cartas. En el Senado, el PSOE perdió el 10-N la mayoría absoluta, por lo que probablemente no controlará cuatro de los siete puestos a reparto (un quinto se lo cedió al PNV).

Llop, cuando asumió el cargo de delegada del Gobierno para la Violencia de Género, en julio de 2018. (EFE)
Llop, cuando asumió el cargo de delegada del Gobierno para la Violencia de Género, en julio de 2018. (EFE)

La elección de Llop, una mujer joven, de origen humilde, hija de un taxista y una peluquera, madre este mismo año, sin carné del PSOE pero comprometida con el partido, con una trayectoria ligada al mundo judicial y a la violencia de género, también mira al futuro. Porque el ciclo de Gabilondo está próximo a consumirse y el Senado puede convertirse en una plataforma vistosa e institucional para ella como potencial candidata al Gobierno madrileño, en manos del PP desde 1995. Pero eso es, por ahora, ir demasiado lejos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios