ELEGIDA EN SEGUNDA VOTACIÓN

Batet, nueva presidenta del Congreso: "La democracia no son gritos ni falta de respeto"

La exministra recibe 175 votos (PSOE, Podemos, PNV, Compromís, PRC y CC) por los 125 de Pastor. ERC y Bildu votan nulo y JxCAT, en blanco. Socialistas y morados logran la mayoría en la Mesa

Foto: Meritxell Batet, aplaudida por sus compañeros socialistas tras ser elegida presidenta del Congreso, este 21 de mayo. (EFE)
Meritxell Batet, aplaudida por sus compañeros socialistas tras ser elegida presidenta del Congreso, este 21 de mayo. (EFE)

Meritxell Batet Lamaña, 46 años, diputada por Barcelona y militante del PSC, ya es la nueva presidenta del Congreso. La tercera mujer en ocupar el cargo, la tercera autoridad del Estado. La jefa de una Cámara Baja complicada y fragmentada en esta XIII Legislatura. El símbolo con el que Pedro Sánchez ha querido marcar este arranque de su segundo mandato en el poder tras ser avalado por las urnas del 28 de abril.

La ya exministra de Política Territorial y Función Pública fue proclamada presidenta del Congreso pasados nueve minutos de las 12 de la mañana. Hicieron falta dos votaciones de los 350 diputados, pero al final consiguió su investidura por 175 votos (los del PSOE, Unidas Podemos, PNV, Compromís, Partido Regionalista de Cantabria y Coalición Canaria), por los 125 recabados por su antecesora en el cargo, la popular Ana Pastor. Tras las votaciones para la Mesa de la Cámara Baja —presidenta, los cuatro vicepresidentes y los cuatro secretarios—, sucedió una bronquísima y circense sesión de acatamiento de la Constitución —el último requisito para adquirir la condición plena de diputado—, con los presos del 'procés' en el centro de todas las miradas. Los parlamentarios independentistas prometieron la Carta Magna "por imperativo legal" y por la libertad de los "presos políticos" entre abucheos y golpes en la mesa de varios diputados, sobre todo los de Vox, y las protestas de Albert Rivera.

Batet, en su primera decisión como presidenta, dio por buenas las distintas fórmulas de acatamiento de la Carta Magna empleadas, porque todas respetaba el artículo 4 del reglamento del Congreso y la jurisprudencia del Tribunal Constitucional —en concreto, citó la sentencia 119/1990—, que simplemente exige el compromiso de "respeto" de la Ley Fundamental. "Y esta presidencia será ejercida para que haya respeto a la Constitución", avisó.

La sesión constitutiva visualiza el primer pacto tras el 28-A de PSOE y Unidas Podemos, la complicidad del PNV y el distanciamiento de los separatistas


Justo a continuación Batet se dirigió a la Cámara con un breve discurso [aquí en PDF]. Recordó que el poder legislativo es una de las piezas "fundamentales, seguramente la más importante, del Estado de derecho". Y de su autonomía frente a otros medios, de su suficiencia de medios, de la "dignidad" de la institución y de sus miembros, añadió, "depende en gran medida la calidad de nuestra democracia". "Somos nosotros, los diputados y diputadas, los más interesados y los más obligados a preservar la función constitucional de la Cámara, a no degradar a los representantes ni banalizar la actividad parlamentaria. Desde su creación ateniense la democracia siempre ha tenido algo de espectáculo, pero ese espectáculo no debe ser el de los gritos o la falta de respeto, sino el de la fina inteligencia, la brillantez oratoria y la defensa leal de las posiciones políticas. Lo otro rebaja a los representantes y ofende a los representados".

Los retos que España tiene por delante

La nueva presidenta del Congreso, en línea con lo asegurado por el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, horas antes, subrayó que son "muchos" los objetivos que tiene España por delante, para hacerla "más libre", "más justa", "más próspera", "más feminista y con más seguridad y confianza en su futuro". Señaló que no será posible hacerlo "sin la acción conjunta y coordinada de todos, y eso es la política", porque la democracia no es solo "contraste y confrontación, sino principalmente construcción de amplios consensos", y para eso es fundamental que se preserve la "deliberación racional y respetuosa como cauce del acuerdo". "Y eso vamos a hacer", sentenció.

Cada uno de nosotros somos el pueblo. Ninguno somos el pueblo. Nadie debería arrogarse una representación que no tiene

El Parlamento, dijo, es la expresión de una España plural y diversa, pero "ninguno" de los partidos "por sí solo, representa en exclusiva a España, ni a ninguno de sus territorios, ni a la voluntad de toda la ciudadanía". "Cada uno de nosotros somos el pueblo, pero ninguno somos el pueblo. Nadie debería arrogarse una representación que no tiene. Siempre, y en todas partes, hay un otro legítimo y distinto, al que solo podemos exigir el respeto a la ley".

Meritxell Batet asume la presidencia del Congreso de esta XIII Legislatura, junto a Ana Pastor, su antecesora y nueva vicepresidenta tercera de la Cámara, este martes. (EFE)
Meritxell Batet asume la presidencia del Congreso de esta XIII Legislatura, junto a Ana Pastor, su antecesora y nueva vicepresidenta tercera de la Cámara, este martes. (EFE)

Batet, por último, insistió en que no hay "atajos" a la labor de diputados, porque el camino "es la ley, la razón y el trabajo, solitario y en común". Los parlamentarios de la XIII Legislatura reciben una España "mejorada" por las generaciones que les precedieron. "La historia reciente de España y de toda Europa es una historia de conquistas de paz, de bienestar, de igualdad y de convivencia. De una sociedad que quiere construir un futuro compartido. Ese es el legado de nuestros mayores". La presidenta del Congreso enfatizó que ese legado ha de ser "preservado y mejorado".

Batet, nueva presidenta del Congreso: "La democracia no son gritos ni falta de respeto"

Y de la herencia recibida forma parte "un gran pacto de convivencia", la Constitución. Ahora toca "fortalecer, amplicar y hacer efectivo ese pacto" para dejar a la siguiente generación una España "todavía mejor". Batet dio por levantada la sesión tras dar las gracias a sus señorías en las cuatro lenguas cooficiales. Mañana miércoles se reunirá con el Rey y después convocará por primera vez a la Mesa.

"Llibertat" y lazo amarillo

Las votaciones para la constitución de la nueva Mesa del Congreso se prolongaron durante casi cuatro horas. En la primera vuelta se requería mayoría absoluta (176 escaños), que no consiguió por solo una papeleta. Recibió 175 apoyos: los 123 del Grupo Socialista, los 42 de Unidas Podemos —se cumplía así el pacto de socialistas y morados—, los seis del PNV, y los respaldos de Compromís (1), Partido Regionalista de Cantabria (1) y Coalición Canaria (2).

El PSOE logra finalmente tres puestos en la Mesa, por los dos Unidas Podemos, PP y Cs. Vox no entra en el órgano, y tampoco los independentistas

En la primera ronda, la popular Ana Pastor, última presidenta de la Cámara Baja, cosechó 67 votos. Sara Giménez, propuesta por Ciudadanos, obtuvo 58 —los dos parlamentarios de Navarra Suma, la coalición de Unión del Pueblo Navarro, populares y naranjas, repartieron sus apoyos entre Pastor y Giménez—, e Ignacio Gil Lázaro, exdiputado del PP y ahora en Vox, recabó los 24 síes de su grupo. Los siete parlamentarios de Junts per Catalunya —incluidos los presos Josep Rull, Jordi Turull y Jordi Sànchez— votaron en blanco. Los 15 de ERC, con Oriol Junqueras al frente, entregaron una papeleta con la palabra 'Llibertat' en mayúsculas y un lazo amarillo impreso, 15 papeletas que se contabilizaron nulas. Nulas también fueron las cuatro de los diputados de EH Bildu —en su caso estaba escrito 'Llibertat, askatasuna'—.

Batet, nueva presidenta del Congreso: "La democracia no son gritos ni falta de respeto"

A la segunda vuelta, solo pasaron las dos candidatas más votadas, Batet y Pastor. La primera recibió los mismos 175 votos y 125 Ana Pastor, que sumó los 66 de su grupo, los 57 de Cs y los dos de Na+. Se registraron 35 votos en blanco (los de Vox, JxCAT y EH Bildu) y 15 nulos (ERC).

En cuanto el presidente de la Mesa de Edad, Agustín Zamarrón —diputado socialista por Burgos, médico de profesión, 73 años—, leyó el resultado del escrutinio, Albert Rivera, en su pugna por el liderazgo de la oposición con el PP, escribió enseguida un tuit: "Por primera vez preside la Cámara nacional alguien que no defiende la soberanía nacional de todos los españoles. Estaremos vigilantes: no permitiremos que traspasen ni un milímetro la Constitución".

Seguidamente, sus señorías votaron a los cuatro vicepresidentes del Congreso. Se cumplió el pacto de socialistas y morados sin sobresaltos. Gloria Elizo, diputada por Madrid de Unidas Podemos, fue elegida vicepresidenta primera (112 votos) y el socialista sevillano Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, vicepresidente segundo (82). Las vicepresidencias tercera y cuarta, respectivamente, fueron ocupadas por la popular Ana Pastor (70, los del PP, Na+ y Coalición Canaria) y el naranja Nacho Prendes (58). Macarena Olona, diputada de Vox por Granada, obtuvo 24 apoyos, los de su grupo, pero no entró en la Mesa al no recabar los respaldos suficientes. Hubo cuatro votos nulos y ninguno en blanco.

La última votación de la mañana fue la de los cuatro secretarios de la Cámara Baja. También funcionó la entente de socialistas y morados. Las secretarías primera y segunda recayeron en Gerardo Pisarello (de En Comú Podem, hasta ahora mano derecha de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau), que recibió 97 votos, y la diputada socialista balear Sofía Hernanz (84, ella recibió los dos votos de CC). Como secretarios tercero y cuarto fueron elegidos el popular Adolfo Suárez Illana (67) y la dirigente de Cs Patricia Reyes (59). De nuevo, Vox promocionó a uno de los suyos, a su director de Comunicación, Manuel Mariscal, pero sus 24 votos no fueron suficientes para entrar en la Mesa. Hubo además 19 votos nulos (de ERC y EH Bildu) y ninguno en blanco. El PRC votó a Batet como presidenta, a Pastor como vicepresidenta y a Reyes como secretaria, en correspondencia, dijo el partido del presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, con los resultados del 28-A en la región.

Mayoría absoluta del PSOE en la Mesa del Senado

En el Senado, bastó con una votación para proclamar al cabeza de cartel del PSC por Barcelona, el filósofo independiente Manuel Cruz, como presidente del Senado. Cruz recabó 140 apoyos (por encima de la mayoría absoluta). Frente a él, la senadora navarra de Cs Ruth Goñi obtuvo 11 votos. También hubo 84 papeletas en blanco y 15 nulas. 

Tras la votación del presidente, se eligió a los dos vicepresidentes: Cristina Narbona, presidenta del PSOE y exministra de Medio Ambiente, se convirtió en vicepresidenta primera gracias a sus 142 votos. El popular Pío García-Escudero, presidente de la Cámara Alta en los últimos siete años, será ahora vicepresidente segundo con un apoyo de 68 votos. 

Manuel Cruz, elegido presidente del Senado

A continuación fueron votados los cuatro secretarios. La primera y la segunda secretaría recae en los socialistas Fernando Martínez (senador por Almería), director general de Memoria Histórica en la pasada legislatura, y Olivia Delgado (Tenerife), que participó en la discusión de la reforma del Estatuto de Canarias. El primero obtuvo 102 votos, y la segunda, 99

 

El secretario tercero es a partir de ahora Imanol Landa, del PNV —a quien el PSOE cedió ese puesto—, elegido con 97 votos. Y el cuarto es el exportavoz del PP en el Congreso Rafael Hernando (70 votos).

El PSOE, pues, dispone de cuatro de los siete puestos de la Mesa del Senado (presidente, vicepresidenta primera y los secretarios primero y segundo). Mayoría absoluta. El PP consigue la vicepresidencia segunda y la secretaría cuarta y el PNV, la secretaría tercera. 

 

El viernes pasado, el PSOE tenía previsto renunciar a la mayoría absoluta en el órgano rector del Senado, pero este martes rectificó y buscó aliados para arrebatar un puesto más al PP. Fuentes del Grupo Socialista confirmaron a EFE el cambio por la actitud que, a su juicio, han mantenido los populares en los últimos días, ya que "no han rebajado la tensión" y han fomentado la "crispación". Fuentes de la dirección del partido recriminaban también al PP que no hubiera buscado aliados para garantizarse ese tercer puesto en la Mesa, porque sus senadores no iban a escribir el nombre de ningún aspirante popular. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios