LAS MESAS SE CONSTITUYEN EL 21 DE MAYO

Sánchez premia al PSC y reafirma su apuesta por el diálogo pese al bloqueo de ERC a Iceta

El presidente compensa a los socialistas catalanes y les sitúa en la primera línea de combate al independentismo. Comienza el movimiento de piezas del futuro con la promoción de Batet y Cruz

Foto: Meritxell Batet, próxima presidenta del Congreso, se dirige al bus de campaña de las generales, el pasado 20 de abril en Mataró, Barcelona. (EFE)
Meritxell Batet, próxima presidenta del Congreso, se dirige al bus de campaña de las generales, el pasado 20 de abril en Mataró, Barcelona. (EFE)

Si no quieres caldo, pues toma dos tazas. Que los independentistas vetan a Miquel Iceta, le impiden convertirse en presidente del Senado y frustran así los planes de Pedro Sánchez para situar al frente de la institución a un catalán por primera vez en democracia, pues el presidente reacciona redoblando la apuesta y promueve, para el Congreso y para la Cámara Alta, para las dos instituciones, a dos catalanes y dos claros defensores de la España federal y del diálogo: Meritxell Batet y Manuel Cruz. El secretario general del PSOE, amante de los mensajes de fuerte simbolismo, consciente de la proyección pública que adquieren ante la opinión pública, ha querido subrayar que nadie, ni las derechas de PP y Ciudadanos, ni tampoco los separatistas, lograrán apartarle de su objetivo, relajar las relaciones con Cataluña y encarrilar el conflicto territorial. Advertencia que tomará cuerpo el próximo martes, cuando se constituyan las nuevas Cortes Generales y arranque oficialmente la XIII Legislatura.

Era el plan B, sí, pero con el que Sánchez también buscaba el impacto, descuadrando las quinielas internas y sorprendiendo a muchos de sus compañeros. Elegía para conducir al Congreso a su ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, una mujer joven, 46 años, con carné del PSC, profesora de Derecho Constitucional, discreta, leal, trabajadora. Y para el Senado optaba por un catedrático de Filosofía Contemporánea, autor de más de una treintena de libros y columnista en El Confidencial, Manuel Cruz (Barcelona, 1951), al que precisamente Batet fichó para su lista por Barcelona hace tres años. Un hombre moderado, dialogante, poco amigo de las estridencias y de las proclamas incendiarias y que llegó a la política, y seguirá en ella, como independiente, sin militar en el PSC. Ambos votaron en contra de la investidura de Mariano Rajoy en 2016, como les ordenó su partido.

Con los dos movimientos, Sánchez aúpa a la dirigente del partido hermano con más proyección de futuro, la mujer que podría encarnar la sucesión natural de Iceta y que se ha convertido en figura imprescindible en los equipos del presidente. La despoja de un cargo de fuerte carga política, desde el que el Gobierno comenzó el deshielo en las relaciones con el Govern —ella presidió la primera reunión de la comisión bilateral Generalitat-Estado en siete años—, para pulir su perfil institucional. Tercera autoridad del Estado. No será la Cámara Baja la estación término de la carrera de Batet, sino tal vez su trampolín definitivo. El presidente rompe moldes en la misma concepción del puesto: en lugar de ubicar en él a un dirigente con una larga trayectoria a sus espaldas, elige a un valor al alza y con futuro por delante. El Congreso, dado el fin de las mayorías absolutas y del bipartidismo, se ha convertido en una atalaya capital que curte a sus titulares y les aporta un empaque casi definitivo. Ocurrió, de hecho, con la que ya es antecesora de Batet, la popular Ana Pastor, a quien en el PP observaban como potencial sucesora de Mariano Rajoy.

El presidente aúpa a la tercera institución del Estado a quien se percibe como sucesora natural de Iceta, a la que concede un trampolín definitivo


Cuando Sánchez conformó su Gobierno, se contraponían los perfiles de Josep Borrell, su titular de Exteriores, látigo absoluto del soberanismo, con el de Meritxell Batet, una dirigente de convicciones firmes pero moderada en las formas, cuidadosa con las palabras y con mano izquierda. Ambos ahora saldrán del Ejecutivo. Por distintas razones. Uno, porque encabeza la lista de las europeas del 26 de mayo —que, si no fallan las encuestas, ganará el PSOE—, y la segunda, porque liderará a partir del martes una Cámara Baja en la que se estrena la ultraderecha de Vox. Batet tendrá que afinar su talante negociador para domar un hemiciclo complejo y fragmentado, después de haber sacado lustre al Ministerio de Política Territorial y Función Pública, desde el que buscó "normalizar" las relaciones con la Generalitat, aunque en el último tramo de la legislatura fue la vicepresidenta, Carmen Calvo, la que asumió la interlocución con Pere Aragonès (ERC) y Elsa Artadi (JxCAT) para intentar salvar los Presupuestos.

"Soluciones habrá"

Precisamente, Calvo había figurado en las quinielas para pilotar el Congreso, una opción que en el núcleo duro del líder desecharon muy pronto porque la número dos del Gabinete es una pieza clave en el organigrama del Ejecutivo, una mujer de la máxima confianza de Sánchez. Batet sí se había contemplado como una opción seria en estas semanas, pese a su juventud, y se acabó imponiendo su postulación frente a aquellos que veían más en el cargo de capitana del hemiciclo a la ministra de Defensa, Margarita Robles. El despacho ordinario de los asuntos de Política Territorial recaerá, desde la semana próxima, en el titular de Agricultura en funciones, Luis Planas.

Sánchez ha insistido en que por muchas zancadillas que le pongan los secesionistas, él insistirá en su camino de diálogo dentro de la legalidad

En el Senado, Cruz se encontrará con un panorama más tranquilo, ya que el PSOE lo dominará con su mayoría absoluta. Pero su misión tampoco será sencilla. Sánchez quiere revitalizar el palacio de la Marina Española, hacer de él una verdadera Cámara territorial, como mandata la Constitución. No será una figura estrella como Iceta, pero sí comparte con él una acreditada convicción federalista. De hecho, antes de convertirse en el número dos de Batet en el Congreso en las generales de 2016 presidía la entidad Federalistes d'Esquerres. Los independentistas no han podido entorpecer su candidatura, ya que es desde el 28-A senador electo, no designado.

El presidente había fustigado a los independentistas tras el bloqueo al primer secretario por no querer "soluciones" y sí "vivir del conflicto". "Pero les voy a dar una mala noticia: soluciones habrá, convivencia habrá, fraternidad habrá, concordia habrá, porque hay cientos de miles de catalanes y millones de españoles que queremos dejar atrás un conflicto que no queremos volver a vivir", había sentenciado el jueves desde Las Palmas, durante su periplo de campaña del 26-M.

Sánchez premia al PSC y reafirma su apuesta por el diálogo pese al bloqueo de ERC a Iceta

Después voló hasta Santa Cruz de Tenerife y, antes de su regreso a Madrid, según fuentes de Ferraz, fue cerrando su plan B, con extraordinario secretismo, para ubicar a Batet y Cruz al frente de Congreso y Senado. La cúpula había manejado pelear hasta el final por Iceta, e incluso estuvo sobre la mesa la opción de una presidencia interina de la Cámara Alta. Pero cuando se constató que el Tribunal Constitucional, al que el PSC había acudido en amparo, podía no resolver a tiempo —las nuevas Cortes se constituyen el martes 21 de mayo a las 10 de la mañana—, la balanza se inclinó definitivamente a favor de una alternativa.

El mensaje era evidente, y ya lo había señalado en Las Palmas y en las horas previas: por muchos impedimentos y barreras que le pusieran los separatistas, él se saldría con la suya. Su apuesta por el diálogo dentro de la ley no admitía rebajas. Eso no quiere decir que Ferraz haya olvidado lo que concibe como una afrenta por Iceta: las relaciones "son las que son", tensas, dijo este viernes el secretario de Organización y ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos. El número tres denunció las "coincidencias" de PP y Cs con los secesionistas. Y pidió a los naranjas la abstención en la investidura de Sánchez para que la gobernabilidad no dependa de los independentistas. Reclamación que la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, hizo extensiva al PP.

No a "rifirrafes improductivos"

La ejecutiva federal del PSOE, convocada para este viernes, validó los nombramientos planteados por Sánchez y la composición de las Mesas de las dos Cámaras. Dio su plácet en una reunión de apenas 15 minutos, nueva prueba del poder omnímodo e indiscutible del líder. Al término, compareció ante los periodistas Ábalos, quien subrayó las "cualidades óptimas" de Batet y Cruz, que hacen de ambos aspirantes idóneos para dirigir Congreso y Senado con el objetivo de "arbitrar el parlamentarismo y reconducirlo hacia una senda de moderación y de debate constructivo". El número tres enfatizó que el Gobierno desea que el debate político esté a la altura de una democracia "madura" en esta próxima legislatura y se ocupe más de "solucionar los problemas" de los ciudadanos y afronte las reformas pendientes y se dedique menos a "insultos" y "rifirrafes improductivos".

El líder socialista podría reclutar a Iceta para su nuevo Ejecutivo, quizá en el puesto de Batet, pero el entorno del primer secretario no quiere "especular"

La cúpula también hizo hincapié en que su apuesta es firme. El número tres explicó que el PSOE quiere "fortalecer" las instituciones y no "fortalecerlas", y por eso rechazó conferir a la presidencia de Cruz un carácter de "provisionalidad o interinidad" a la espera de que se pronuncie el TC. Iceta ya no alcanzará la Cámara Alta.

Sánchez premia al PSC y reafirma su apuesta por el diálogo pese al bloqueo de ERC a Iceta

Con la doble elección, Sánchez premia al PSC, el partido hermano que le apoyó prácticamente en bloque en las primarias contra Susana Díaz en 2017 y el que, tras superar años de travesía en el desierto, remontó el vuelo en las generales. El 28-A, con Batet y Cruz de cabezas de lista al Congreso y al Senado, pasó del 16,10% al 23,21%. De siete a 12 diputados. Segunda fuerza en la comunidad, tras ERC. El presidente busca consolidar al PSC como alternativa al separatismo, hacer que cale el mensaje de que es posible reforzar el autogobierno siempre dentro de la legalidad.

No solo eso. Al promocionar a Batet y a Cruz, Sánchez abre vías de futuro. Ella, como una posible sucesora de Iceta a medio o largo plazo. Puede que, a finales de año, tras la sentencia del juicio del 'procés', Quim Torra adelante los comicios. La todavía ministra podría competir como candidata, aunque supondría renunciar a la presidencia del Congreso. La pista siguiente de cuál es el tablero que dibuja el líder del ejecutivo quizá la ofrezca la composición del Ejecutivo. Sánchez podría reclutar a Iceta como ministro, una forma de resarcirle del revés del Parlament. En la dirección hay quienes ven al primer secretario como el próximo titular de Política Territorial y el que conduzca, por tanto, el diálogo con Torra en esta nueva etapa. Fuentes cercanas a Iceta apuntaban a este diario que es mejor "no especular" ni adelantar escenarios. Ábalos rehusó despejar la duda: la configuración del Ejecutivo es una prerrogativa exclusiva del presidente, recordó.

Sánchez premia al PSC y reafirma su apuesta por el diálogo pese al bloqueo de ERC a Iceta

Las señales de los nombramientos

Al tiempo, el PSOE cerró con Unidas Podemos la composición de la Mesa del Congreso, y ambos se aseguraron su control: cinco puestos de un total de nueve. Mayoría absoluta progresista del órgano rector, fundamental para garantizar que no se bloqueará la actividad legislativa impulsada por la izquierda. Los socialistas sentarán a tres de los suyos: Batet, como jefa de la Cámara, el diputado por Sevilla Alfonso Rodríguez Gómez de Celis —exdelegado del Gobierno de Andalucía y enemigo eterno de Susana Díaz— y la balear Sofía Hernanz como secretaria. Unidas Podemos situará en la vicepresidencia primera a Gloria Elizo, dirigente muy cercana a Pablo Iglesias, y como secretario primero a Gerardo Pisarello, mano derecha de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. PP y Ciudadanos tendrán dos sillas cada uno.

La configuración de las Mesas certifica el primer pacto del PSOE con Unidas Podemos y afianza al PNV como un interlocutor necesario y habitual

El PSOE renuncia a la mayoría absoluta en la Mesa del Senado. Tenía derecho a cuatro asientos, pero cede uno al PNV, y los otros tres corresponderán al PP. Ferraz podía haber forzado una composición 4-2-1, como en la pasada legislatura hizo el PP, sumando aliados. "No somos como el resto", proclamó Ábalos, marcando distancias con el PP. Ferraz desea huir de la experiencia del anterior mandato y que "no haya bloqueos, ni imposiciones, ni mayorías absolutas". Para el PSOE, los nacionalistas vascos son unos socios fiables, y con ellos en la práctica se aseguran el control del órgano de gobierno de la Cámara Alta. Además de Cruz, la ejecutiva validó la candidatura de la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, como vicepresidenta primera del Senado, y del almeriense Fernando Martínez, que ejerció de director general de Memoria Histórica en el Gobierno y que forma parte de la dirección federal, como secretario.

Sánchez premia al PSC y reafirma su apuesta por el diálogo pese al bloqueo de ERC a Iceta

Con los nombramientos de este viernes, Sánchez lanzó otro mensaje complementario: el de continuidad de los equipos. Movió a una de sus ministras al palacio de la carrera de San Jerónimo, sí, pero también ratificó como portavoces socialistas de Congreso y Senado a Adriana Lastra y Ander Gil. Y confirmó en la Cámara Baja al número dos de la cúpula, Rafa Simancas, y a parte de la dirección saliente (Felipe Sicilia y Pepe Zaragoza). Esa puede ser una señal de cara al próximo Ejecutivo, en el que se espera, a grandes rasgos, la reválida de la mayoría de ministros.

Sánchez premia al PSC y reafirma su apuesta por el diálogo pese al bloqueo de ERC a Iceta

Pero no hay que olvidar que España vive su segunda campaña en un mes. El martes se constituirán las nuevas Cortes y la configuración de las Mesas ofrecen la primera pista de los pactos poselectorales. Y ahí están: acuerdo tranquilo y sin sobresaltos con Unidas Podemos, entrada de PP y Cs ajustada a su peso en el hemiciclo, confirmación del PNV en el órgano de gobierno del Senado (ya tenía una silla con Mariano Rajoy en la Moncloa) y sin billete para los separatistas catalanes y para Vox. El mensaje previsible a cinco días de las urnas de las municipales, autonómicas y europeas del 26-M. La duda será la misma: si tras los siguientes comicios se conformará el primer Ejecutivo de coalición en España, una alternativa que Sánchez y Ábalos no descartan de plano pero que, desde luego, no es su primera opción. Todo queda pendiente de las urnas.

La pugna de las derechas es como "una partida de parchís"

La Moncloa, Ferraz, Aluche y Alcalá de Henares. Pedro Sánchez se repartió entre esos cuatro puntos de Madrid en este viernes. Consejo de Ministros a primera hora, reunión de la ejecutiva federal a las 12:30, paseo por el distrito de Latina de la capital con el candidato municipal, Pepu Hernández, y mitin en la localidad complutense con el aspirante al Gobierno regional, Ángel Gabilondo. Además, el presidente presentó su credencial como diputado electo por Madrid por delegación, según informaron fuentes del Ejecutivo. 

En Alcalá de Henares, Sánchez cargó de nuevo contra las derechas. En esta ocasión, comparó su pugna en las urnas como una "partida de parchís", porque su debate es "si la ficha verde [Vox] se come a la ficha azul [PP] y si la ficha naranja [Ciudadanos] adelanta a la azul". Pero los comicios del 26-M, dijo, "no van de la supervivencia de los líderes de la derecha", sino de la de las escuelas infantiles, la sanidad y la ayudas para los que tienen más necesidades, informa EFE. La derecha, "antes partida en dos y ahora partida en tres, ofrece lo de siempre: corrupción, involución y recortes".

 

Como en los días pasados, el presidente llamó a "no dejar a medias la faena" de las generales. "Yo pido un voto coherente con el 28 de abril. Si votamos futuro y avance para nuestro país, no podemos votar regreso e involución para nuestra Comunidad [de Madrid], tenemos que votar PSOE", demandó a los ciudadanos. Incluso pidió el voto a la "gente de derechas que considera que no hay derecho a esas tres derechas" que hay en España. "El proyecto político del PSOE es Madrid y España y el de [Pablo] Casado es Casado, el de [Albert] Rivera es Rivera y el de la ultraderecha es la ultraderecha", comparó. 

 

Sánchez pidió el voto para el candidato regional, Ángel Gabilondo, su apuesta más personal (junto con Pepu Hernández), que según las encuestas podría ganar las elecciones y gobernar Madrid, por primera vez en 24 años. También demandó revalidar el mandato del alcalde de Alcalá, Javier Rodríguez. Ambos aspirantes intervinieron, junto al barón autonómico, José Manuel Franco, y Mónica Silvana, número 13 de la candidatura europea, en un mitin que congregó a unos 1.500 simpatizantes, según la organización. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios