SERÁ EL LUNES 25 DE NOVIEMBRE

ERC presiona al PSOE con una consulta exprés e insiste en una mesa de negociación

"¿Estás de acuerdo con rechazar la investidura de Pedro Sánchez si previamente no hay un acuerdo para abordar el conflicto político con el Estado a través de una mesa de negociación?"

Foto: Gabriel Rufián, con Pere Aragonès, Marta Vilalta y Roger Torrent, la noche del 10-N en Barcelona. (EFE)
Gabriel Rufián, con Pere Aragonès, Marta Vilalta y Roger Torrent, la noche del 10-N en Barcelona. (EFE)

Una maniobra imprevista. ERC, la formación absolutamente clave para la investidura de Pedro Sánchez, para que pueda alumbrarse el Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos, mete, por ahora, algo de presión en el escenario, aunque no necesariamente complica un eventual acuerdo ni aleja la posibilidad de una abstención. La cúpula del partido soberanista convoca de forma exprés una consulta a sus bases, que se celebrará el lunes. La militancia republicana deberá responder sí o no a esta pregunta: "¿Estás de acuerdo con rechazar la investidura de Pedro Sánchez si previamente no hay un acuerdo para abordar el conflicto político con el Estado a través de una mesa de negociación?".

El referéndum electrónico, dirigido a toda la militancia de ERC, se celebrará el próximo 25 de noviembre, entre las 9 y las 20:00. El mismo lunes, a partir de las 20:30, se harán públicos los resultados de la consulta. Desde la formación catalana se recordaba que la fuerza del plebiscito entre las bases es "tan firme" como que la dirección fijará posición en función de la respuesta que reciba.

La abstención de ERC es básica para que prospere la investidura de Sánchez. Los socialistas, que son quienes están pilotando las conversaciones con el resto de formaciones minoritarias —y lo hacen a través de su vicesecretaria general, Adriana Lastra—, persiguen una combinación complicada pero que entienden que es la única posible. Quieren sumar, a los 120 escaños del PSOE y los 35 de Unidas Podemos (155 en total), los diputados que aportarían Más País-Més Compromís (3), PNV (6), Partido Regionalista de Cantabria (1), Bloque Nacionalista Galego (1), ¡Teruel Existe! (1) y Coalición Canaria-Nueva Canarias (2). Con todos estos pequeños grupos llegarían los dos socios progresistas a los 169 parlamentarios. PSOE y UP necesitarían la abstención de ERC (13) y, si esta vía se frustrara, el sí de Ciudadanos (10).

Será una votación electrónica y vinculante. Las urnas virtuales se abrirán el lunes a las 9 h, y hasta las 20:00. Ese mismo día se sabrá el resultado


Por ahora, oficialmente, ERC se mantiene en el no. Este miércoles, se reunió en el Parlament con sus compañeros del Govern, JxCAT, para intentar coordinar las estrategias de cara a la investidura de Sánchez. Era su primer contacto formal tras las elecciones generales del 10-N. Pero así como los socialistas no esperan que el grupo de Carles Puigdemont en Madrid, comandado por la diputada Laura Borràs, varíe un ápice su posición, sí confían en que Esquerra vaya transitando hacia la abstención. La semana pasada ya se produjo la primera reunión entre el portavoz republicano, Gabriel Rufián, y su homóloga del PSOE, Adriana Lastra, y aunque ambos despacharán en más ocasiones, el contacto es frecuente.

Silencio del PSOE

La dirección socialista guardó un escrupuloso silencio cuando se conoció la consulta de ERC, adelantada por 'El Periódico de Catalunya' y que confirmaron posteriormente fuentes del partido independentista. Ferraz no emitió ninguna reacción oficial, alegando que el PSOE no se inmiscuye en las decisiones internas de otras fuerzas políticas.

Sin embargo, el referéndum, aunque 'a priori' sea concebido como un elemento de presión ambiental añadido, no tiene por qué empantanar el cierre de un acuerdo con los republicanos. En primer lugar, se trata de una consulta exprés, cuyos resultados se conocerán el mismo lunes, antes incluso de que se constituyan las nuevas Cortes —lo harán el martes 3 de diciembre—, y antes, lógicamente, del debate de investidura. Así, ERC recibe manos libres de sus bases para conversar muy pronto. Porque lo más probables que la militancia, vista la orientación de la pregunta, responda un ''. Es decir, nada de facilitar la reelección de Sánchez si no hay una mesa de negociación comprometida.

Los republicanos no demandan ni indulto ni amnistía para los presos del 'procés', ni exigen un relator a la cabeza de la mesa de negociación

ERC, por su parte, ha ido rebajando sus pretensiones iniciales. No pide indultos, ni amnistía para los dirigentes independentistas encarcelados —su líder, Oriol Junqueras, está condenado a 13 años de prisión y 13 de inhabilitación absoluta—, ni tampoco un referéndum de autodeterminación. Tan solo una "mesa de negociación" para abordar el "conflicto político con el Estado". Es decir, ERC reclama que el Gobierno y el Govern vuelvan a la mesa y discutan bilateralmente sobre cómo encauzar la "crisis política", según la nueva definición de Sánchez, más del gusto del soberanismo.

Los republicanos no exigen que al frente de ella se sitúe un relator, la figura que sí llegó a aceptar el Ejecutivo en febrero pasado y que provocó un importante malestar dentro del PSOE. Al final, no hubo mesa de partidos con representantes estatal y relator a la cabeza porque las negociaciones se rompieron: el separatismo insistió en que se incluyera la discusión del referéndum, que para el PSOE es imposible, y los Presupuestos Generales del Estado de 2019 quedaron varados, así que la legislatura llegó a su fin.

El preacuerdo sellado entre el PSOE y Unidas Podemos dice literalmente esto: "El Gobierno de España tendrá como prioridad garantizar la convivencia en Cataluña y la normalización de la vida política. Con ese fin, se fomentará el diálogo en Cataluña, buscando fórmulas de entendimiento y encuentro, siempre dentro de la Constitución". Una salvaguarda, la del diálogo dentro de los márgenes de la Carta Magna, suficientemente tranquilizadora para los barones del PSOE. Sánchez ha venido defendiendo que el independentismo debe hablar primero con la Cataluña no separatista, para a partir de ahí ir dando salida a la "crisis de convivencia". Pero, tras la reorientación obligada de su discurso, no descartó la posibilidad de una mesa de negociación.

Socialistas y UP también están preguntando esta misma semana a su militancia. “¿Apoyas el acuerdo alcanzado entre el PSOE y Unidas Podemos para formar un Gobierno progresista de coalición?”, es la pregunta que el PSOE dirige a sus bases, para que voten este sábado (y a partir del viernes si se hace 'online'). La que plantean los morados, para que los suyos voten desde el sábado 23 hasta el martes 26, es esta: ¿Estás de acuerdo en que participemos en un Gobierno de coalición en los términos del preacuerdo firmado por Pablo Iglesias y Pedro Sánchez?". La de ERC pillará, pues, a caballo entre las dos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios