Se precisa para convencer a las bases

ERC pide más tiempo al PSOE para negociar la investidura de Pedro Sánchez

Sánchez e Iglesias no se han marcado un 'deadline' para la investidura, y aunque su preferencia pasa por cerrarla antes de Navidad, lo primordial es garantizarse los apoyos necesarios

Foto: Adriana Lastra y Gabriel Rufián, durante una reunión el pasado mes de julio. (EFE)
Adriana Lastra y Gabriel Rufián, durante una reunión el pasado mes de julio. (EFE)
Adelantado en

ERC está pidiendo al PSOE más tiempo para negociar la investidura de Pedro Sánchez, según apuntan fuentes de sectores del independentismo, por la presión de JxCAT y de Carles Puigdemont desde Waterloo, que se oponen a que haya Gobierno en España. Se arguye desde la dirección del partido la necesidad de vender a las bases de ERC el acuerdo por la vía tácita que vendría por una abstención en segunda vuelta.

Los republicanos "necesitan tiempo para armar un relato" de cara a la investidura, indican otras fuentes cercanas a las negociaciones, en referencia a la necesidad de tejer un argumentario con garantías de mantener la hegemonía que le otorgan los sondeos y justificar su posición más posibilista frente a la tendencia rupturista de JxCAT. Las negociaciones para la investidura están siendo lideradas por el PSOE, pero los 'comuns' de Ada Colau aseguran haber abierto un canal de mediación para buscar la abstención de ERC. Este miércoles, republicanos y posconvergentes celebrarán una reunión en Barcelona para valorar una posición conjunta, después de que estos últimos hayan endurecido su discurso advirtiendo de que no se puede dar un cheque en blanco a los socialistas y pidiendo diálogo sin condiciones.

El PSOE quiere una votación de investidura para la segunda semana de diciembre, es decir, busca acelerar los tiempos, mientras que ERC ha apuntado la necesidad de tener más margen temporal para vender a las bases de los republicanos un acuerdo difícil de digerir para buena parte de las bases de esta formación soberanista. Fuentes oficiales de ERC aseguran que “en este momento estamos claramente por el no”. Pero este no sería en primera ronda. La segunda vuelta sería otra historia.

El PSOE, según fuentes conocedoras de las negociaciones, no es partidario de redefinir el calendario previsto. Porque desde el partido de Pedro Sánchez se considera que otorgar más tiempo a los de Oriol Junqueras no servirá para facilitar el acuerdo. Por tanto, se mantiene el calendario previsto: la segunda semana de diciembre para la investidura de Pedro Sánchez. Sin embargo, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias no se han marcado un 'deadline' para la investidura, y aunque su preferencia pasa por cerrarla antes de Navidad, lo primordial es garantizarse los apoyos necesarios para que salga adelante.

Hay voluntad de ERC de llegar a un acuerdo de investidura, porque la alternativa es una repetición de elecciones que nadie quiere. ERC asume que votar en contra de los Presupuestos del PSOE fue un error. Y ahora no quieren volver a equivocarse por cálculo electoralistas muy a corto plazo, en concreto, pensando en un escenario de avance electoral. La intención ahora del PSOE pasa por negociar paso a paso. Ahora, las conversaciones se centran solamente en la investidura, dejando las negociaciones presupuestarias para más adelante.

El problema para los de Oriol Junqueras es un panorama de avance de comicios autonómicos en Cataluña, que podría ser para el mes de mayo de 2020. En las filas de los republicanos hay miedo de que JxCAT, que está posicionado en el bloqueo a la constitución de un Gobierno español, acuse de traidores a ERC. Con el juicio de Quim Torra que amenaza con la inhabilitación del 'president' actual de la Generalitat, el avance electoral podría producirse en un periodo de tiempo entre mayo y junio, en función de lo que dicte el Tribunal Supremo, al que, presumiblemente, recurrirá Torra en caso de ser condenado por el TSJC.

En la cena de este lunes organizada por la patronal de Fomento del Trabajo en Barcelona con motivo de los premios Ferrer Salat, se pudo ver buena sintonía entre Pere Aragonès, el hombre fuerte de ERC mientras Junqueras siga en prisión, con la futura vicepresidenta de Economía, Nadia Calviño, según aseguran fuentes asistentes al acto. Sin embargo, Nadia Calviño y Pere Aragonès no se reunieron a solas en ningún momento, pese a coincidir en el mismo evento en Barcelona.

Bases de un futuro acuerdo

El problema que tiene ERC es que ha de afrontar un acto de fe. Hay 13 diputados de los republicanos en el Congreso que tienen que abstenerse en segunda vuelta, para facilitar que sea investido Pedro Sanchez, quien ha hecho una campaña electoral muy dura contra el independentismo en las últimas generales. ¿Qué pueden esperar a cambio? Pues que tras unas elecciones anticipadas en Cataluña en 2020, ERC cuente con el apoyo del PSC para gobernar la Generalitat. En resumen, un nuevo tripartito, como los que encabezaron Pasqual Maragall o José Montilla.

Por tanto, se trata de apoyar 'gratis et amore' a Pedro Sánchez en Madrid a la espera de que el juego de mayoría en Cataluña tras un avance electoral facilite una mayoría posibilista de izquierdas. Pero no hay garantía ninguna. La clave es que en ERC se considera que una alternativa, repetición electoral o Gobierno de las derechas, sería peor para Cataluña que un Ejecutivo de coalición en España configurado por PSOE y Unidas Podemos. Ya no digamos que un mayor avance de Vox.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios