ABRE NEGOCIACIONES CON GABRIEL RUFIÁN

Jaume Asens, el hombre puente con ERC para sacar adelante la investidura

El lunes, Iglesias ya telefoneó a Rufián, pero ambos se cruzaron llamadas sin poder hablar finalmente. Ahora, el interlocutor con el líder de los republicanos será Asens, quien ya actuó antes como puente

Foto: El cabeza de lista de En Comú Podem al Congreso, Jaume Asens. (EFE)
El cabeza de lista de En Comú Podem al Congreso, Jaume Asens. (EFE)

El momento para el que fue elegido Jaume Asens ha llegado. El cabeza de lista de los 'comuns' ya dio el salto al Congreso en las pasadas elecciones del 28-A con el mandato de "trabajar para construir puentes de diálogo y alianzas con el resto de la izquierda y las fuerzas del cambio del Estado", sin renunciar tampoco a la puesta en libertad de los "presos políticos" y a un referéndum pactado. Su perfil soberanista y el hecho de que posiblemente sea el miembro de En Comú Podem con mayor capacidad para interlocutar con el archipiélago independentista lo han convertido en el hombre puente con ERC para desbloquear la investidura con el concurso de los republicanos. Este miércoles Asens abrió un canal de comunicación con el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, según ha podido saber este diario de fuentes cercanas, para buscar su abstención y actuar como mediador.

El pasado lunes, Iglesias ya telefoneó a Rufián, pero ambos se cruzaron llamadas sin poder hablar finalmente. Ahora, el interlocutor con el líder de los republicanos será Asens, quien en el pasado ya actuó como el hombre puente de Iglesias con Oriol Junqueras y Carles Puigdemont. El que fuera tercer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona regido por Ada Colau tiene ahora el cometido de contribuir a formar un Gobierno de coalición entre Unidas Podemos y PSOE mediando con los independentistas para conseguir su apoyo.

No es la primera vez. Ya jugó un papel relevante para armar el bloque de la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno. Fue el enlace de Iglesias para mediar con los partidos independentistas. Incluso se le pudo ver acompañando a Pablo Iglesias para acudir a reunirse en Lledoners con Oriol Junqueras, con el telón de fondo de las negociaciones para los Presupuestos Generales del Estado que PSOE y Unidas Podemos habían pactado y que finalmente decayeron por el rechazo de los independentistas. La denominada 'operación diálogo' descarriló entonces, y ahora vuelve a tener una segunda oportunidad. Un ejercicio de 'realpolitk', según lo apodaron entonces fuentes cercanas a la dirección de Podemos, mientras desde Moncloa se llegó a deslizar que el líder de Podemos "llega allí donde el Gobierno no puede".

Muy cercano a personajes como el exconsejero Toni Comín -a quien incluso trató de acercar a los 'comuns'-, que a pesar de seguir siendo miembro de ERC forma parte del núcleo duro de Carles Puigdemont en Bruselas, o al exportavoz de la CUP David Fernández, Asens abrió un carril como enlace en las negociaciones para los Presupuestos que, pese a fracasar en su día, dejó un poso que ahora podría facilitar las cosas de cara a la investidura. Desde Unidas Podemos siempre se fijó el objetivo a medio plazo de configurar un bloque progresista para el que entendían necesario el concurso de formaciones catalanas. Su lectura era que la eterna dependencia de los nacionalismos periféricos para llegar a la Moncloa podría seguir condicionando la política española.

El líder de Podemos definió a Asens durante una entrevista en su programa 'Otra Vuelta de Tuerka' como "una de las personas cruciales para construir una salida democrática al conflicto en Cataluña". Es más, aseguraba dirigiéndose a Asens que muchos independentistas "cuando tienen dudas, te preguntan". Filósofo y abogado, entre cuyos primeros defendidos destaca Juan José Moreno Cuenca, conocido como el Vaquilla, Asens fue de los pocos referentes de Iglesias en Cataluña que le compraron la idea de lanzar el proyecto político de Podemos cuando fue a buscar adhesiones meses antes de su presentación pública.

Colau, Iglesias y Asens durante un mitin. (EFE)
Colau, Iglesias y Asens durante un mitin. (EFE)

Desde ERC insisten en que llevarán todos los contactos con "discreción". Esta es la consigna, mientras que públicamente han avanzado que a día de hoy están en el no a Pedro Sánchez y exigen una mesa de negociación política sobre Cataluña "entre iguales" para cambiar de posición. Esto es, un espacio con instituciones catalanas e instituciones del Estado donde se pueda discutir de todo, sin líneas rojas preestablecidas, incluido el referéndum de autodeterminación, según planteó este miércoles el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès.

La vicesecretaria general de los socialistas, Adriana Lastra, será la encargada de entablar negociaciones con los diferentes partidos, y ya ha iniciado los contactos con las formaciones minoritarias. Lastra ya fue la encargada por parte del PSOE de acabar de perfilar la redacción del preacuerdo para un Gobierno de coalición progresista entre socialistas y morados, junto a Irene Montero por parte de Unidas Podemos. Con el PNV ya se ha hecho pública "una primera toma de contacto", según el portavoz de los nacionalistas vascos en el Congreso, Aitor Esteban. Asimismo, el presidente en funciones, Pedro Sánchez, conversó ya telefónicamente este martes con el líder del PNV, Andoni Ortuzar, tras el pacto del abrazo con Iglesias, para ir cimentando esa vía del acuerdo.

El objetivo de estas negociaciones es alcanzar los 169 escaños. Se trata de los apoyos que, a los 120 del PSOE y los 35 de Unidas Podemos, sumarían Más País (3), PNV (6), PRC (1), Teruel Existe (1), BNG (1) y hasta Coalición Canaria-Nueva Canarias (2), que ahora está más dispuesta a facilitar la investidura de Sánchez, pese a su rivalidad histórica con los morados. Si se amarrasen todos esos apoyos, a los socialistas les haría falta o el sí de Ciudadanos (10) o la abstención de ERC (13).

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios