La abstención de los republicanos es clave

ERC debate qué hacer con la investidura de Pedro Sánchez y espera lo que diga Junqueras

Marta Vilalta, que oficialmente codirige el partido junto con Pere Aragonès, dejó la puerta entreabierta a una abstención: “Si quieren algo de nosotros han de sentarse a hablar”

Foto: El cabeza de lista al Congreso por ERC, Gabriel Rufián. (EFE)
El cabeza de lista al Congreso por ERC, Gabriel Rufián. (EFE)

ERC se encuentra debatiendo qué hacer con la investidura que Pedro Sánchez está armando tras su pacto con Pablo Iglesias, según explican fuentes de la formación republicana. La clave es si los 13 diputados de ERC que encabeza Gabriel Rufián se abstienen facilitando el acuerdo de múltiples minorías que están tejiendo en el Congreso. Pero hay sectores que se resisten y se está a la espera de lo que dicte Oriol Junqueras desde su celda en Lledoners. Con buena parte de sus cuadros en prisión o esperando juicio, ERC considera que hay más argumentos para el “no” que para dar luz verde al “Gobierno de progreso” que Sánchez se ha sacado de la manga.

Este mismo miércoles está previsto que Junqueras reciba en Lledoners a un representante del partido al que se espera que comunique instrucciones concretas.

El partido se encuentra dividido. La dirección sería más partidaria de una abstención que impidiese nuevas elecciones en las que Vox vuelva a subir. Pero muchas personas en las bases consideran que Sánchez ha hecho una campaña contra Cataluña. Y que convocó unas elecciones para reducir el peso de ERC en la cámara baja al mismo tiempo que intentaba ganar algunos diputados más, a costa de arriesgarse a que gobierne la ultraderecha. Para estos sectores, literalmente, Sánchez no se ha ganado su confianza.

Pero el partido no tiene decidido todavía qué postura ha de defender su grupo parlamentario en Madrid. Sin embargo, la responsabilidad pesa, porque mientras que la abstención de JxCAT es marginal, la de ERC resulta clave para que Pedro Sánchez sea presidente.

En el acuerdo con Pablo Iglesias hay un punto dedicado a Cataluña. El contenido no gusta en ERC, en especial al vicepresidente Pere Aragonès, ya que no reconoce para Cataluña la condición de sujeto político equiparable al Ejecutivo español. "El Gobierno de España tendrá como prioridad garantizar la convivencia en Cataluña y la normalización de la vida política. Con ese fin, se fomentará el diálogo en Cataluña, buscando fórmulas de entendimiento y encuentro, siempre dentro de la Constitución. También se fortalecerá el Estado de las autonomías para asegurar la prestación adecuada de los derechos y servicios de su competencia. Garantizaremos la igualdad entre todos los españoles". Parece redactado por Miquel Iceta en persona. Diálogo entre catalanes y respeto al marco legal vigente. Justo lo que el independentismo lleva años intentado evitar.

Puerta entreabierta

En una comparecencia pública, Marta Vilalta, que oficialmente codirige el partido junto con Pere Aragonès, dejó la puerta entreabierta a una posible abstención: “Si quieren algo de nosotros han de sentarse a hablar”, pese a que señaló que “votarán no si no se reconoce el conflicto político en Cataluña”.

En los próximos días, una vez que Junqueras se pronuncie, la decisión puede ir pasando filtros, lo que incluirá a Marta Rovira desde Ginebra; y también a la ejecutiva del partido. Por tanto, fuentes de ERC descartan una decisión rápida.

A los republicanos el cuerpo les pide votar no a Sánchez, pero la tentación de la 'realpolitik' existe y ya se han encargado de dejar la puerta abierta

Ir sumando

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias necesitan ir sumando: PNV, Coalición Canaria, regionalistas cántabros, Teruel Existe, Más País, hasta conseguir lo suficiente para una mayoría parlamentaria que permita la investidura. Sin embargo, sin la abstención de ERC, todo el castillo de naipes se cae. Junqueras tiene la llave.

Sin embargo, el problema catalán sigue ahí. Si Quim Torra acaba inhabilitado por el TSJC, Cataluña se precipitará en un adelanto electoral. Los que se oponen a facilitar la investidura de Sánchez advierten de que abrirle el camino al actual presidente en funciones les puede perjudicar. Entre las dos convocatorias de las generales ERC ha perdido 155.000 votos, que en su mayoría han ido a la CUP. Es mucho en seis meses y la cifra muestra los riesgos de la polarización política en Cataluña y más para un partido como el de los republicanos, que lleva un año intentando desmarcarse de posiciones unilaterales.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios