El PP se ahorra el debate sobre su abstención

Casado: "Sánchez ni nos ha llamado y ya ha elegido un gobierno radical de izquierdas"

Sánchez corta en el PP cualquier amago de debate interno sobre la conveniencia de que Casado le tendiera la mano para desbloquear la situación política después del 10-N

Foto: El líder del PP, Pablo Casado. (EFE)
El líder del PP, Pablo Casado. (EFE)

Pedro Sánchez ha cortado en el PP cualquier amago de debate interno sobre la conveniencia de que Pablo Casado le tendiera la mano para desbloquear la situación política después de las elecciones del 10-N. La noticia del preacuerdo entre el candidato socialista y Pablo Iglesias para formar un gobierno "progresista" sorprendió a todos los dirigentes del Partido Popular reunidos en su comité ejecutivo nacional precisamente para analizar el resultado de los comicios y la posición del PP ante una futura investidura. "Ni nos ha llamado, ya ha elegido" y "ha preferido lo contrario que necesita España, un gobierno radical" fueron las frases de respuesta de Casado nada más conocer el movimiento de Sánchez.

La apuesta del jefe del Ejecutivo en funciones por seguir en La Moncloa con un pacto de izquierdas y con abstenciones de los grupos nacionalistas, regionalistas e independentistas no pilló por sorpresa a los populares después de esperar en vano una llamada de Sánchez desde pasado el lunes.

"Para este viaje no hacían falta alforjas", comentó Casado al recordar los seis meses empleados por el socialista para no ponerse de acuerdo con nadie y forzar después una repetición de los comicios cuyo coste evalúa en 200 millones. Además sumó al coste de las tribulaciones de Sánchez los efectos que la economía ha tenido la parálisis política en los últimos meses.

El sucesor de Rajoy agregó que "la cabra siempre tira al monte" y Sánchez vuelve a pactar con los mismos partidos con quien siempre quiso gobernar en 2015, en el 2016 y con los que montó la moción de censura para llegar al poder. También sugirió Casado que volviera "el PSOE histórico y sensato" para echar a su actual secretario general.

El jefe de la oposición se quejó de que el inquilino de La Moncloa no se hubiera molestado en llamarle siquiera pese y reiteró que vistos los socios del socialista nadie puede esperar que el PP tome parte en la investidura de un Gobierno de izquierdas y tan radical.“Él ha elegido, no puede decir que no le ha quedado otra opción”, remachó.

Frente al panorama que se presenta en el arranque de la legislatura, Casado recalcó que hará una oposición "firme y rotunda” y que si ese acuerdo de izquierdas fracasa, como se teme, "el PP está con los españoles para representar una alternativa de futuro alejado de extremismos”.

El dirigente popular lamentó que el rechazo de Ciudadanos a su oferta de España Suma haya impedido al centro derecha concurrir unido a los comicios e imponerse a Sánchez y el conjunto de sus aliados. Según sus cálculos, con los votos del PP y Ciudadanos esa coalición hubiera sumado los 118 escaños e impedido que el PSOE quedara en primer lugar. Casado terminó por sentenciar que su partido “se ha quedado solo en la defensa del orden constitucional”.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
38 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios